Posteado por: aberriberri | marzo 20, 2012

El Concierto Catalán: Entre la privación fiscal y la reacción igualadora.

Joxan Rekondo

“Es una verdad histórica que el estado español ha sometido a nuestro país [Cataluña] a un expolio fiscal permanente que ha paralizado el desarrollo económico y social”. Así lo afirma la moción recientemente aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Girona que cree también que ese expolio fiscal “ha llegado a la absoluta insostenibilidad actual” y que convoca a la insumisión fiscal de los catalanes.

Este episodio es consecuencia, más o menos directa, del clima político que se vive en aquel país. El indudable crecimiento del desafecto catalán hacia España tiene primordialmente (aunque no únicamente) una razón económica.

Para comprender el ambiente, basta con observar los datos que, sobre la balanza fiscal de Cataluña con el estado, ha presentado estos días el conseller de Economía de la Generalitat catalana, Andreu Mas-Colell. Es decir, por cada euro recaudado por el Estado para atender los compromisos que le corresponden, 43 céntimos no se gastan en Cataluña. Más, el balance fiscal catalán respecto del Estado alcanzó en el año 2009 los 16.409 millones de euros de déficit, un 8,4% del PIB que los catalanes tributan sin recibir nada a cambio.

Está muy extendida la sensación de que es el futuro del país el que está en riesgo, en un territorio en el que se pagan más impuestos que en otro lugar. Así y todo, el sector público catalán vive con el agua al cuello, con las cuentas públicas de la Generalitat a las puertas del tercer plan de ajuste.

El ajuste, sin embargo, apunta a la insuficiencia fiscal. Y el debate catalán (el pacto fiscal) está situado ahí precisamente. Porque, en estas condiciones, no quedaría más remedio que ajustar para evitar la quiebra de la autonomía. Pero, “esto se hunde” decía hace unos meses Jordi Barbeta. Y auguraba que, tarde o temprano, Artur Mas habría de plantearse si, para dejar de sufrir, “una autonomía tan enferma no merece la eutanasia”. Para volver a empezar, concluía el periodista.

Cuando se habla de soluciones, los políticos catalanes citan el modelo alemán, que establece una cesión fiscal máxima del 4% como cuota de solidaridad interterritorial. Pero, la referencia que prefieren es el concierto vasco. Fue un error, se reconoce, no incluirlo en el pacto que posibilitó el Estatut del 79.

Ahora, tras un estudio que ha durado casi todo el año 2011, una Comisión del Parlament ha concluido que Cataluña necesita un pacto fiscal basado en el concierto económico. De acuerdo con esta propuesta, las instituciones catalanas gestionarían y legislarían sobre la fiscalidad catalana; y la cuota a pagar al estado por el ejercicio de sus competencias y por la cooperación interterritorial se establecería de manera bilateral.

El dictamen de la ‘Comissió d’Estudi d’un Nou Model de Finançament basat en el Concert Económic fue respaldado en la misma por los representantes de CiU, ER e ICV. PSC, PPC y Ciutadans votaron en contra, aunque los dos principales partidos estatales no se han cerrado públicamente a negociar. A pesar de que las conclusiones de la ‘Comissió d’Estudi’ fueron votadas hace meses -el pasado 28 de octubre del 2011- el Pleno del Parlament no las ha aprobado todavía.

De acuerdo con el planning acordado por la ‘Comissió’, a partir del momento en el que se produzca la resolución del pleno parlamentario, al Govern le tocaría organizar la implicación de la sociedad civil (que ya se ha empezado a movilizar) y, al cabo de tres meses, se obligaría a presentar un proyecto de ley cuyo objeto fuera la convocatoria de una consulta popular que ratificara la propuesta de pacto fiscal.

En España, sin embargo, este debate se vive como una amenaza. En ese ámbito, el pacto fiscal catalán origina un rechazo feroz. Los que segregan anticatalanismo, acusan precisamente al concierto catalán de ser una forma de segregación económica, fiscal y financiera respecto al estado.

De rebote, ese incansable jacobinismo hispano, aprovechando la potente reaparición de la corriente recentralizadora, coloca en la diana a los conciertos vasco-navarros. No bajemos la  guardia. El nuevo ataque proviene de los que proponen homogeneizar los regímenes financieros foral y común en un nuevo ‘café para todos’, apelando a la falta de equidad del actual sistema y valiéndose de una modificación del diseño de los Cupos vasco y navarro.

Anuncios

Responses

  1. Que cierren las embajadas y dediquen ese dinero a financiar la sanidad catalana, los catalanes seguro que se lo agradecen

  2. Pero no habiamos quedado en que las instituciones forales eran singulares?. Como siendo singulares van a copiarlas los catalanes?. Si consiguen su concierto se demuestra la vacuidad del tinglado foralista.

  3. JELen agur

    Son singulares pero no exclusivas.
    Pueden y deben ser modelo para otras naciones/regiones que quieran tomar las riendas de su fiscalidad.
    ¡Cuanto dinero queda en el camino sin suficiente justificación!

  4. Teniendo en cuenta el dinero que se escapa de Catalunya para financiar panderetas a lo largo y ancho de la piel del toro, con el dinero de las embajadas no llega ni para pipas.

    Además de que las embajadas pueden ser muy rentables económicamente si se utilizan para que las empresas puedan acceder a nuevos mercados. Cada uno sabrá en qué gasta el dinero, lo que no es de recibo es que comunidades como Extremadura lleven 30 años recibiendo dinero a espuertas y lo único que hayan hecho es tener la tasa de funcionarios más alta.

  5. Kaixo lagunas

    El concierto y las diputaciones son nuestra piedra filosofal.
    Ahora bien, una diputación que no revierta los impuestos a las constructoras es una aberración contra natura. Por tanto, habrá que buscar fórmulas para que se siga construyendo en Gipuzkoa la incineradora, el puerto, y se hagan más autopistas. En Sabin Etxea deben escucharnos y entender que desde los cimientos hasta la cumbrera todo es construcción.

    JEL-en agur jaunak

  6. Afortunadamente lo mejor es krear 1 empresa tipo Garbitania xa las perras vayan a los amiguetes del potealari profesional Garitano.

  7. El tema está realmente candente, el Conseller de economía no está precisamente para bromas. Hoy mismo en La Vanguardia:

    http://www.lavanguardia.com/economia/20120312/54268051728/catalunya-mantuvo-2009-deficit-fiscal-con-estado-8-pib.html

    Mas-Colell: “O pacto fiscal o el fin del autogobierno”

    El conseller advierte que la ley de estabilidad presupuestaria que se tramita en el Congreso permite “aniquilar el autogobierno catalán”

    A los catalanes se les está acabando la paciencia y sin Catalunya, España kaput. Ojo que vienen curvas.

  8. Kaixo Lagunas

    Si a los catalanes se les fuera la mano en su tira y afloja, se nos abre una oportunidad de oro para negociar un nuevo pacto con el estado que pueda hacer de nuestras empresas un destino privilegiado de inversión extranjera amén de un espectacular aumento de nuestra cuota en el mercado español.
    Por tanto hoy más que nunca, J unto a E spaña L iberal,
    JEL-en agur Jaunak


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: