Aberriberri bloga

Carrerilla

Read Time:3 Minute, 6 Second

Aitor Mimendia

Es conocido por todos ese dicho según el cual “para atrás ni para coger carrerilla”. En estos momentos de grave crisis del sistema financiero, hemos podido ver y participar de una economía especulativa en lugar de productiva.

Tal vez parezca exagerada la comparación que voy a lanzar en mis próximas líneas pero bajo mi punto de vista, nuestra ponencia política aprobada por inmensa mayoría ha potenciado un escenario de política especulativa que dejando claras las limitaciones que el sistema constitucional reserva para lo vasco, ha podido dejar de lado elementos básicos del comportamiento jelkide de las últimas décadas.

No dedicaré un párrafo más a la alambrada levantada por los Socialistas al desarrollo de todo lo Vasco por mucho que ellos se vistan ahora de Caseritos y nos digan que hablan Euskera en la intimidad, pero tras leer al Sr. Ziarreta y su reconocimiento del error de Socialización de la Consulta y del Derecho a Decidir me reafirmo en que debemos volver a mostrar nuestra política productiva, empleando la especulativa en la formación de un ideario de vanguardia que no asuste al caladero natural de votos.

Dentro de este escenario de la política productiva, creo que se han perdido determinadas líneas de trabajo que entiendo absolutamente necesarias para conformar el bloque hermético que se ha sido siempre. Dando por hecho que la candidatura de Ibarretexe es la mejor posible en este contexto, entiendo necesario aglomerar a la afiliación y a los simpatizantes entorno a unos valores mínimos que nos hagan diferenciarnos tanto de quien apoya a los pistoleros como de los que tienden alambradas.

Existe un espacio político dentro de la sociología vasca cuyo aliento a la hora de votar se está resintiendo frente a la tibieza del Alderdi ante determinadas actitudes. Unos ejemplos de lo que comento bien podrían ser el no haber nombrado aún al Presidente de la Gestora de Ondarroa, GUDARI y Santo Custodio del Alderdi dándole tratamiento de Grande de Euskadi. Hago naturalmente extensible este título a cuantas personas están en su situación o parecida.

Otro de los ejemplos sería la falta de tacto que se ha tenido con la Ertzaintza, a quien se ha pretendido asesinar y que bajo mi punto de vista poco “mimo” y “apoyo” ha recibido. A mi me hubiera gustado ver una concentración del EBB frente a la Ertzain-etxea de Ondarroa, pero debe resultar difícil conciliar agendas…

También creo que la capacidad de trabajo y colaboración de muchos Alderdikides de formación contrastada es francamente mínima. Si pretendemos ser referencia en temas éticos, morales y políticos debemos implicarnos en la ayuda directa a las bases y concejales menos preparados, algo que por experiencia veo que no ocurre.

Por ello, a raíz de algunos comentarios que se escribieron a mi artículo “Participación y Formación” en los que se proponía crear estructuras de trabajo conjunto que complementasen las capacidades de las ejecutivas provinciales para ayudar a pequeñas juntas municipales del Alderdi, o a agrupaciones de electores afines a la órbita del partido propongo que Aberriberri haga un llamamiento formal a la colaboración a técnicos de todas las materias para remitirlas a las ejecutivas provinciales para articular grupos de apoyo y trabajo. De esta forma la voz del Alderdi estará cada vez más presente tanto en los grandes pueblos como en los más pequeños. Por mi parte cuenten con mi colaboración en materia de arquitectura.

Si debemos dar un paso o cuatro hacia atrás (sensación que transmite Ziarreta), aprovechemos para  reflexionar y retomar buenas costumbres. La hiperpolítica es tan necesaria como la consolidación de los movimientos diarios de nuestros concejales y simpatizantes, por ello se deberían llenar listas completas de estómagos agradecidos que se ofrezcan a dar parte de lo que vienen recibiendo.

Salir de la versión móvil