Aberriberri bloga

El quilombo hispano

Read Time:3 Minute, 40 Second

Koldo San Sebastián

El término “quilombo” tiene dos acepciones. Una: “lugar al que asisten hombres para contratar los servicios de prostitutas”. Otra: “situación en la que predomina el desorden y el ruido”. Los resultados electorales del pasado mes de diciembre han convertido el panorama político español en un gran quilombo. Casi todos se han quedado colgados de una brocha y sin escalera.

El Partido Popular dice que no entiende nada. ¿Como es posible que Rajoy, cabeza de la fuerza no sea presidente?. ¡Hay que respetar a la fuerza más votada!. Ellos, los del “pepé”, que siempre lo han hecho!. ¡Ah no!. Que a los vascos se les hizo pasar por la parte estrecha del embudo. Y qué decir de lo cadáveres que ha ido dejando por el camino. ¿Habrá tenido algo que ver con el conflicto catalán el recurso presentado por el PP ante el “tribunal” constitucional?. ¿Qué pasa con las leyes “regadas” por Wert o Fernández Díaz en contra de todo y de todos?. Y de todo ese rosario de medidas contra el autogobierno vasco, ¿qué decir?. A todo esto hay que sumar la corrupción rampante con la marca de la gaviota: acaba se “reventar” el caso Acuamed, y van…

Los medios (de comunicación) gubernamentales públicos, privados de la Iglesia católica están en guerra.  Los titulares del viernes de periódicos como “Abc” o “La Razón” resultan patéticos. El periódico de Maruenda dice en su primera página: “Sánchez negocia dar al PNV el control de los presos de ETA a cambio de seis votos”. Es cierto que estos señores (los de La Razón) no saben que el Estatuto (ley orgánica 3/1979) confiere a la Comunidad Autónoma la competencia en instituciones penitenciaras. Además, ¿para qué quiere el PNV “el control de los presos de ETA”?. Lo lógico es que se exija el cumplimiento íntegro del Estatuto (tal como se aprobó en 1979 y en su integridad) y la Disposición Adicional Primera de la Constitución. Si esto se cumpliese, verían los de “Abc” que pedir el derecho a decidir, forma parte del Estatuto de Gernika (Disposición Adicional).

El Partido Popular (y Mariano Rajoy, como capo dei tutti capi) se ha preocupado muy mucho de dinamitar todos y cada uno de los puentes con otras fuerzas con las que había pactado en alguna ocasión (incluido el PSOE, con la que perpetró el “golpe institucional” en Euskadi). ¿Cómo salir de esta?: Pedro de presidente, Soraya de vicepresidenta y Mariano, a casa, con desactive de las leyes más polémicas.

El papel de Pedro Sánchez en los últimos días se parece mucho al de Patxi López en las vísperas del ya citado “golpe institucional”. Esta claro que él quiere ser presidente. Caiga quien caiga. Algunos barones y baronesas quieren mantener sus tronos con cierta tranquilidad: Asturias, Extremadura (con el PP), Andalucía (con ciudadanos),… Nada con Podemos a pesar de lo de Castilla La Mancha (curioso comentario el de su presidente con referencia a kataplines, a él que se los tienen bien agarrados) o Valencia. Y el inevitable Guerra con sus “inventos”. Como un barón más, el diario “El País” ha dejado una advertencia editorial: “Rajoy no puede, Sánchez no debe”. “Tacháaaang”!. No se sabe muy bien lo qué quieren, o sí: un Gobierno de concentración PP-PSOE. ¿Qué papel jugaría el prescindible Ciudadanos?. El PP tendría que pagar, de una forma u otra, algunos peajes  no menores: apuntalar a Chimo en Valencia, a Javier Fernández en Asturias, incluso a Susana en Andalucía. Por mantener la presidencia Mariano Rajoy tendría que pagar un altísimo precio. Pero, es lo menos que se puede pedir. Francisco González, a quien el PP (de Aznar, eso sí) promocionó desde “Argentaria” al BBV+A reparte consejos desde la “cumbre de Davos”.

¿Y adelantar las elecciones?. Si se cumpliesen los pronósticos, parece que estaríamos ante una nueva modalidad de bipartidismo. PP-Podemos. O no. Susana Díaz debería dar un paso al frente con su discurso de unidad nacional frente al separatismo (aquí le puede “rascar” terreno a C’s, especialmente en Cataluña). En fin, no se.

Desaparecida ETA, vuelven los islamo-masones-rojo-separatistas. España necesita un enemigo, un peligro apocalíptico para tapar sus vergüenzas sumergida en un monumental quilombo, en su doble acepción. Aquí lo único que queremos es, básicamente, que nos dejen en paz y ser sujeto y no objeto de todo lo que nos afecta o pueda afectar. Juntos, si quieren, pero no revueltos.

Salir de la versión móvil