Posteado por: aberriberri | marzo 7, 2011

Ekonomiaren txokoa: Otra burbuja: la del I+D

Jon Argeder Ekoberrin

Fíjense que no incluyo en el título a la “i” pequeña. No hay otra razón, que la de una mínima coherencia con los conceptos.

La I+D, o sea, la actividad que trata de descubrir nuevas aportaciones al conocimiento humano, es importantísima, qué duda cabe, pero sin la “i” pequeña se transforma en una burbuja.

Para entendernos la I+D es el campo de trabajo más alejado del mercado de bienes y servicios tradicionales. Trata de explorar lo no conocido hoy para que le sirva a la sociedad algún día.

La “i” pequeña es lo más próximo al mercado. Se suele definir como la aplicación de los conocimientos (más o menos novedosos), y que, como tal aplicación, es aceptada y pagada por los clientes. Por ejemplo: un robot que barre la casa, es una aplicación de conocimientos y resultados de investigaciones de diversos campos.

Hoy, asistimos a un impulso, desde todos los ámbitos, a incrementar los recursos dedicados a la Investigación. Está bien. Pero ni el modo, ni la organización social que tenemos en ese tema, permiten que la apuesta colectiva sea, del todo, eficaz. Sin un tejido empresarial ávido de aplicar novedades, es ineficaz. Y no por la voluntad, ni por la competencia de los investigadores, sino porque el sistema no está bien conectado. Tenemos un problema sistémico, o sea, es el propio sistema el que genera y perpetúa el problema. Los optimistas mantienen que, aunque se demoren, los esfuerzos en investigación darán resultados en la generación de riqueza. Pero esto no tiene por qué ser cierto. No está garantizado. De hecho los datos apuntan a una preocupante falta de resultados en términos de nuevas actividades, nuevas empresas, renovación del tejido empresarial.

Pero veamos la formación de la burbuja del I+D.

En los inicios del impulso a la I+D, era preciso impulsar la investigación basándose en los recursos públicos vía subvención. Era una forma de “cebar” el motor investigador. Queríamos que arrancara. Así se creó, en nuestro país, un sistema basado en los CCTT, y posteriormente los CIC y demás centros de Investigación Universitaria, que crecieron en dimensión, en diversidad de tecnologías, y en influencia como agentes en el tejido económico, que produjo un impulso impagable en la competitividad de las empresas. Gracias a ese enfoque hemos mantenido determinadas actividades, y digerimos las dificultades de los 90,s, lo que nos ha permitido llegar a nuestras cotas actuales de prosperidad. La aportación fundamental del sistema ha sido la de actualizar las tecnologías y conocimientos necesarios para la competitividad de la red empresarial que se salvó de la quema en la crisis anterior.

Ahora bien, tanto los informes de expertos externos, como los propios, apuntan a dos debilidades: 1º) el sistema de I+D está muy disperso, sin concentrarse en unas pocas áreas; 2º) y el sistema no conecta bien con el tejido empresarial. O sea, que investigamos en lo que quiere cada uno, para entendernos, sin una ordenación y orientación para hacer más válidos los esfuerzos. Y además, como no está conectado con el tejido empresarial, le cuesta mucho que se aplique a la realidad de los negocios posibles para nuestro tejido. No juzgo si el problema surge de la I+D, de su nivel o de su calidad, o si está en el tejido empresarial que no encuentra oportunidades de negocio para ese conocimiento.

Aunque el esfuerzo y la competencia de los investigadores sean grandes, va a resultar muy difícil que tengan un adecuado retorno en términos de rentabilidad de negocio, por su explotación por parte de la red de nuestras empresas.

Los componentes de la burbuja están servidos. Dependemos demasiado de las subvenciones para investigar, porque las empresas no demandan ese esfuerzo por falta de necesidad a corto, y como hay alejamiento entre agentes, la investigación no se traduce en beneficios que pudieran dar lugar, vía fiscal, a subvenciones. Como además, todos los agentes involucrados mantienen que la investigación es importante, el sistema justifica el valor en términos de futuro, que no llega. Como es preciso mantener que sigue siendo muy valioso, aunque el mercado, la “i” pequeña no lo justifique, la burbuja crece y crece. Para entendernos: podemos tener muchos conocimientos pero necesitamos traducirlos en términos prácticos que sirvan para prosperar. Y si no sucede esto último, la burbuja crece.

En una sociedad mediática, donde la apariencia es importante, los agentes involucrados se esfuerzan mucho en mantener esa imagen de potencia. ¿Ha visto cuántos Centros de Investigación y similares se inauguran con respecto a las pocas plantas productivas nuevas que surgen? Por otra parte, un joven bien preparado preferirá el entorno y estatus de la investigación (nadie dice que no sea importante ni exigente), a las dificultades de las realidades empresariales. Y éstas también requieren del mayor talento para ser competitivas.

En resumen, observo que los esfuerzos y recursos dedicados a la I+D aumentan, pero que nos olvidamos de la importancia del tejido empresarial a la hora de aplicar esos esfuerzos. Y sin el compromiso empresarial de nuestras empresas, no hay futuro próspero.

La dificultad de todo esto, causa de la burbuja que observo, es que mantener y mejorar un tejido empresarial nuestro y competitivo es más difícil, más difícil que sostener el sistema de I+D.


Responses

  1. Lo del I+D+i ya no consisten en subvenciones a fondo perdido no retornables. Las unión Europea ha cambiado la normativa. A partir de ahora los centros tecnológicos van a tener que ganarse los proyectos de forma competitiva y la mayor parte no van a ser subvenciones sino créditos a interés 0. Es decir, al finalizar el proyecto (a los 4 o 5 años) van a tener que reintegrar la dotación presupuestaria al financiador.

    Esta es una de las razones por las que los centros tecnólogicos se han fusionado en dos grandes corporacioes: Tecnalia e Ik4. Una para ganar tamaño y eliminar competencias entre ellos (es decir que se solapasen).

    Respecto al papel de las empresas no es oro todo lo que reluce, porque el sector empresarial invierte POCO en investigación. Pretende que le «sirvan» tecnología gratis o barata a través de los fondos públicos. Así mal vamos.

  2. Lo cierto es que la mayoría de los centros de investigación han vivido a cuenta de las subvenciones, proyectos europeos, etc. En general, tienen poca relación con la empresa, y la universidad no digamos ya.

    En realidad, todo este tema de las subvenciones es pan para hoy y hambre para mañana, los centros de investigación tienen que buscarse su financiación a través de mejorar, innovar y crear productos para la industria, combinándola con la investigación «básica».

    Tienen que vivir de lo que sean capaces de producir y no fundamentalmente de subvencioens. Siempre habrá áreas a muy largo plazo que la administración debería apoyar ya que sería difícil que lo apoyara la industria, sin embargo, en los países más desarrollados, la mayor parte del I+D lo realiza el sector privado, las propias empresas, porque son conscientes de que es una inversión a largo plazo. Falta mucho para llegar a esa madurez.

  3. Estoy de acuerdo con subvencionator. De todas formas, la investigación básica, es FUNDAMENTAL en muchas áreas de conocimiento y su subvención siempre será dependiente del sistema público y de los mecenas privados (como ocurre en EEUU). Y no subestimemos las aplicaciones que a largo plazo tiene la investigación pura, básica. Muchos sectores son hoy dependientes de la información básica que ha surgido de disciplinas como la biología (biociencias), la Ecología (cambio climático) etc. Hay centros tecnológicos asociados o con áreas de negocio ligadas a la INDUSTRIA y hay otros centros tecnológicos que está asociados a sectores poco industrializados como el primario, en donde lo que se prima es la atención al sector (la solución de problemas).

    En el primer caso, es la empresa la que tiene que exponer lo que necesita y son un puñado de centros tecnológicos los que deben atenderla. Sí estoy de acuerdo que en todos los casos los centros tecnológicos deben innovar y captar recursos propios, pero siempre con ayuda del sector público y la participación ACTIVA del privado, porque hacer ciencia aplicada es siempre es muy caro y en la mayor parte de los casos los beneficios en forma de explotación de patentes o de generación de información de alta calidad, es a largo plazo.

    La situación científica de Euskadi deja mucho que desear. Aparte de un par de grupos de investigación altamente competitivos en el campo de la Fisica y de la nanotecnología, hay unos huecos enormes en biciencias. Navarra, gracias a la Clinica Universitaria y al Universidad de Navarra y al CIMA (obras corporativas del Opus Dei), nos lleva una ventaja enorme.

    La situación de los científicos es realmente lamentable en España y en Euskadi. Eso que gracias a la Consejera Celaa y al nuevo DEpartamento de Educación se ha mejorado algo la situación de los postdoctorales al sustuir las becas por contratos. Y es que una persona que opte por la investigación, puede perfectamente estar con 40 años sin plaza estable, y sin haber cotizado apenas a la SS, despues de estar en distintos paises europos o americanos formandose durante años.

    Es mas fácil ser político y decir chorradas en los parlamentos de playmobil o acceder a las consejerías con 80.000 euros de sueldo al año.

  4. A mi en gran medida, el tema de la innovación se ha convertido en un bluf. Es un poco como la eficiencia energética y la ecología, que se ponen de moda y luego Iberdrola te dice que se pone verde y ala!, a cobrar más por «energía verde». Para burbujas la que infló el gobierno español con las ayudas a la energía fotovoltaica, con todos los ladrilleros invirtiendo en placas solares que iban a tope subvencionadas, y con una eficiencia energética de risa. Ahora toca pinchar burbuja, cambiar la legislación y todos indignados, venga ya!

    La única energía alternativa que ha funcionado hasta ahora ha sido la eólica, con todas sus limitaciones, y su impacto visual, que es bastante. El siguiente paso será instalarlos en el mar, donde hay mucho viento. Pues bien, al cuento del «coche eléctrico» y otras consignas, tenemos a López haciendo el canelo en presentaciones y saraos donde lo que le importa son cuántas copas puede tomarse sin que le cacen en una foto piripi.

    Todo es un gran negocio, pero llega la crísis y se acaba el chollo, no hay dinero para subvenciones a diestro y siniestro y aunque se repita que «no hay que bajar la inversión en I+D», lo que no hay que bajar es en conectar investigación con la empresa, como dice el articulista «No juzgo si el problema surge de la I+D, de su nivel o de su calidad, o si está en el tejido empresarial que no encuentra oportunidades de negocio para ese conocimiento».

    El problema, si partimos de un sistema educativo que busca más no causar «traumas» que en formar buenos profesionales, es que no hay un a educación decente ni en interiorizar que la investigación es básica en las empresas. Las empresas que no inviertan por ellas mismas en I+d se irán pronto a la porra, y los centros de investigación que quieran ir investigando pájaros y flores a su bola, lo mismo. El tiempo pone cada uno en su sitio.

  5. Hamaikatimo, no me jodas, la politika d investigacion del socialismo es komo xa enmarkar en el museo de los horrores. El k tenia 1 plan bueno era Ibarretxe k iba a invertir la intemerata, los sociatas se han limitado a seguir haciendo komo k hacen algo.

    No hay + k ver a la Cristina Garmendia, la ministra florero, a la k le han rekortado el presupuesto hasta lo minimo y era el maximo exponente del subvencionismo en sus empresas. Menos mal k se konsiguio la tranferencia d I+D gracias al PNV, kada vez falta menos xa a echar a Patxilo x inkompetente y asi poder hacer 1 politika d I+d decente, k es la k hace el nacionalismo kon todas las kritikas, k x supuesto hay k hacer.

    Euskadi a mirar el I+D d Europa, dejemos atras el subdesarrollismo apañol.

  6. Le recuerdo que la situación y la dispersión actual de los centros tecnológicos vascos tiene un responsable claro, que es el PNV. la política de investigación y desarrollo siempre ha estado gestionada por el PNV. La creación de los CICs fue impulsada, de forma poco ordenada, por el PNV. Y quiera Ud no no lo quiera los CICs se financian en una gran parte por los programas públicos que oferta el departamento de Industria del GV, Luego acuden a convocatorias Estatales, Europeas, consorcios con industrias etc.

    Por favor, un poco de seriedad con lo que se escribe.

  7. Mira kuento, la situacion aktual puede no ser optima, xo klaro, komparandolo kon el desierto apañol y el desgobierno lopeziano, pues mire ud. 1 poko d seriedad.

    A mi me parece k el PNV tiene k tener komo reto en la proxima legislatura gestionar d forma eficiente todo el tema d la investigacion. Habra k esperar a la proxima legislatura xk en la aktual ya tienen suficiente kon el I+D en Somoto.

  8. Curro en i+d y le damos mil vueltas a la competencia del estado apañol

  9. Cuento:

    Tu sin duda eres como Unamuno, ese vasco que decia que los vascos tenían que dejar de ser vascos para covertirse en la vanguardia de lo español, esta era el mismo que iba diciendo lo de «que inventen otros»

    Que puto problema sois los vascos antivasquistas, que problema para el desarrollo.

  10. Precisamente hoy leo en el DV k en I+d hay bastante diferencia en la CAPV, kon Gipuzkoa en el liderato. Pego la noticia:

    Gipuzkoa acentúa su distancia con Álava y Vizcaya en inversión en I+D y supera la media de la UE

    http://www.diariovasco.com/v/20110308/economia/gipuzkoa-acentua-distancia-alava-20110308.html

    La crisis no puede con la apuesta decidida por la I+D que desde años viene realizando Gipuzkoa. El gasto en investigación y desarrollo respecto al PIB alcanzó en el territorio histórico en 2009, en pleno ojo del huracán de la recesión, llegó al 2,41%, ampliando su distancia con el 1,85% de Vizcaya y el 1,54% de Álava. De esta manera, Gipuzkoa consigue por tercer año consecutivo superar la media de la UE-27 (2,01%).
    En total, la inversión llevada a cabo en Euskadi en actividades de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (I+D) alcanzó los 1.281 millones de euros, lo que supuso un 1,98% del PIB de la comunidad autónoma e igualar la media europea, según datos del Eustat. El incremento del gasto interno en I+D respecto al año anterior fue del 1,35%.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: