Aberriberri bloga

Jordi Pujol y Nafarroa Bai

Read Time:8 Minute, 20 Second

Tomado del blog Nabaizaleok

Foto: Nos vemos feos

No gustamos a nuestros adversarios. No gustamos a nuestros socios. Disgustamos a nuestros votantes. Y no nos gustamos nosotros mismos”.

Más o menos, así se expresaba Jordi Pujol en una entrevista radiofónica refiriéndose a su partido cuando faltaba poco tiempo para perder el Govern en favor del Tripartito. Y al Honorable se le podrán discutir sus ideas u opiniones, pero nadie discutiría su instinto, olfato político y visión a largo; y acertó de pleno. Ganó las elecciones, perdió el Govern y apenas hubo protesta social. Se había instalado en una mayoría de la sociedad catalana la idea de que CiU debía ser sustituida, y hasta una buena parte de sus propios votantes creyeron que lo merecía.

Seguramente en 2007 cualquier nabaizale le aplicaría este razonamiento a UPN, y lo seguiríamos aplicando ahora, porque ¡ya les vale! Pero estos días muchos y muchas nabaizales nos lo estamos aplicando a nuestro propio movimiento político. Muchos y muchas aplicaríamos las palabras de Pujol a nuestra querida y maltratada NaBai. Probemos:

Nunca hemos gustado a nuestros adversarios

Alguien podría decir que “ningún partido gusta a sus adversarios”, pero el caso de NaBai siempre fue especial. Nació para impulsar un Cambio de Régimen en Navarra en colaboración con otras fuerzas progresistas y conseguimos unir a fuerzas enemigas entre sí contra nosotros. Efectivamente el Régimen dirigido por la Derecha navarra necesitaba “lo vasco asociado a Batasuna” y la colaboración del PSOE; y todos recogieron el mensaje. Ferraz ordenó algo inexplicable en otra parte del Estado (el PSOE sosteniendo el gobierno de la derecha), y el MLNV, empezando por ETA, nos incluyó en su lista de enemigos. Todos ellos preferían el Régimen bipolar de UPN-PSOE que tuviera a la exBatasuna como alternativa, para “hacer inofensiva a la alternativa”. Aquel Agostazo de 2007 fue duro, nos dejó sin interlocutores para construir el Cambio (“no sin NaBai, no sólo NaBai“), fue el anuncio del ninguneo y la exclusión. Pero nos dignificó y ganamos. El problema es que sólo lo entendieron nuestros adversarios. La Derecha se escindió para ganar versatilidad con Ferraz, y la exBatasuna cambió la agresión a NaBai por la OPA en connivencia con uno de los socios. ¿Y nosotros? ¿Qué aprendimos?

No nos gustamos entre los socios

Las relaciones entre los partidos, más allá de la lógica tensión de las diferencias, casi siempre fueron convulsas. La tendencia al hegemonismo, los ataques a la pluralidad y el vistazo centrífugo a la periferia siempre fueron moneda corriente. Pero aprendimos a convivir con ello hasta que algunos cruzaron fronteras de complicidad con el adversario. Estas tensiones llevadas al extremo, la tendencia a convertir la coalición en “exclusivamente abertzale” (no logrado gracias al movimiento de nabaizales independientes), y la elección de nuevo aliado precipitaron la salida de Batzarre.

En Junio de 2010 EA firmó un acuerdo con la IA ilegalizada (Lortu Arte), desarrollado más tarde en EH Ezkerretik. Ambos acuerdos incluían proyectos electorales incompatibles con NaBai. La IA pretendió sustituir a NaBai con un acuerdo con Aralar y EA; y EA, con unas bases navarras decantadas por NaBai, intentó la síntesis de incluir a Batasuna en la coalición. Una entrada -y la dirección de EA lo sabía- que suponía la salida de NaBai de PNV, Batzarre e independientes.

Se produce una situación en la que sólo está cómoda la IA. Cada propuesta, cada movimiento va dirigido al desgaste creciente de NaBai, con una complicidad de la dirección de EA que queda explicitada cuando rechaza la propuesta de las bases de EA de que Uxue Barkos sea la candidata a la Alcaldía se Iruña “por no adecuarse al perfil estratégico de EA”. Siendo Uxue la misma persona, ¿Qué había cambiado en EA para que la candidata preferida por sus afiliados navarros en 2004, 2007, 2008 y 2009 (proclamada en el Frontón Labrit), ahora no cumpliese “el perfil estratégico del partido”? Es muy sencillo: la dirección nacional de EA tenía un socio preferente distinto al que no le podía gustar esta candidata: la IA. ¿Lo vimos todos menos los afiliados de EA?

Lo cierto es que el tiempo apremiaba y estaba claro la táctica de desgaste de la IA y la de dilación por parte de la dirección de EA. Pero estas prisas no justifican que  al reto político de la petición de explicaciones por parte de EA se haya respondido con “razones mecánicas y tácticas” por parte del portavoz más habitual de la Coalición (“la IA no ha pedido nunca entrar”), y se haya elegido el garrote de los ultimátum.  Y estas razones han sido consumidas por los EAkides como una agresión, como una expulsión. Justo en el punto que más interesa a la IA y a la dirección de EA.

Y claro que había una razón política que trasladar a EA y su afiliación, así como a una parte significativa del mundo nabaizale que cree que “legalización de la IA y coalición con ella es lo mismo”. No hay que inventar nada; lo firmamos hace un año cientos de nabaizales, entre los que se encontraban significados afiliados de EA (la negrita es del original, y ya anunciaba dónde estaba el peligro):

“Reconocemos el derecho de la izquierda abertzale ilegalizada a reconstruirse a través del “proceso de acumulación fuerzas soberanistas” que desee dirigir. Pero entendemos que su espacio político es un espacio diferente al espacio político de NaBai. Los partidos nabaizales deben tener claro que no se puede estar en dos espacios políticos a la vez. Sólo la Derecha y los impulsores de este polo necesitan confundir estos espacios, como paso previo a la desaparición del proyecto fundacional de NaBai. (Manifiesto Nafarroa Bai, Aurrera!)”

El problema radica en que el partido que dirige la coalición no podía dar esta respuesta política, que es la que podría conectar con la mayoría de EAkides navarros, porque Aralar no cree en esta explicación política. Y la otra parte del problema es que hay una parte significativa de EA que “mete la cabeza bajo el ala”, no quiere ver lo que todo el mundo ve, no exige a sus dirgentes información sobre pactos electorales con la IA y se enroca en “me expulsan de NaBai”. Una auténtica encrucijada para estos afiliados:

Sin entrar a valorar los nombres, los porcentajes y orden en las listas del Parlamento que se ha reservado Aralar con el acuerdo del PNV, dejando en marginal la aportación de los independientes, probablemente sea el mejor acuerdo posible. Pero nos deja claro para el futuro la altura de miras de unos y otros.

El movimiento nabaizale que impulsan los independientes es claramente el que da a NaBai la proyección de pluralidad y la riqueza, más allá de la coalición de dos partidos (algo que tan bien ha aprovechado la dirección de EA). Manteniendo además el carácter vasquista que siempre tuvo NaBai, más allá del carácter exclusivamente abertzale que desea Aralar.

¿No va siendo hora de que la mayoría de EAkides exijan a su dirección tener la información fidedigna sobre los acuerdos electorales con la IA que incluyen a Navarra? ¿Es posible que más de 6.000 militantes de la IA los conozcan y los hayan debatido en sus asambleas, y los de EA ni pregunten? ¿No sería lógico reservar espacio para la gente de EA que quiere estar en NaBai, y no con Batasuna? ¿Y no sería lógico que este movimiento nabaizale tuviera el peso suficiente en la nueva NaBai, y que fuera el mejor lugar en el que se ubicaran todos aquellos EAkides que creen en NaBai y quieran escapar del precipicio al que les ha llevado su dirección? Pero para eso se exige un poco más de inteligencia, y un poco más de generosidad ¿O es que estamos con “otra inteligencia” más allá de Mayo?

No nos gustamos a nosotros mismos

No voy a hacer muchos amigos con esta carta. Pero no me he inventado nada y está en boca de todos desde el viernes por la tarde. Y ante esta situación la vieja política induce a cerrar filas, poner sonrisa y decir aquello de “NaBai es mucho más fuerte que en 2007”. Pero así no nos gustamos, y pedirle a la gente que “trague y vote” no es muy nabaizale que digamos

Intentemos gustar a los que confiaron en nosotros, y contémosle nuestra verdad sin disfraces.

Yo me creí aquello de que el espíritu nabaizale es más crítico que la media, y que había que intentar un nuevo modo de hacer política. Y me lo sigo creyendo.Seremos más creíbles si, en vez de disimular,  decimos y explicamos que nos hemos volcado en que NaBai esté presente en 2011. Que los enemigos externos han innovado en su modo de combatirnos, que había complicidades y problemas internos, y que no ha sido posible con esta fórmula conseguir un mejor acuerdo. Pero que conseguimos reeditar el mejor instrumento que ha tenido el nacionalismo pluralista y la izquierda vasquista. Que defendemos nuestro espacio político del intento de llevarnos con la IA y convertirnos en “inofensivos para el Régimen”.

Que ahora toca estar presentes en la mayor parte de Navarra para impulsar el Cambio pluralista en Navarra. Y que tenemos amplio margen de mejora para hacer de Nafarroa Bai un proyecto estratégico que trascienda de coalición a sujeto político. Donde los nuevos modos de participación popular en el proyecto vaya desplazando al caduco concepto del “poder que proviene de la propiedad de acciones de la empresa”. Que de una NaBai SA vayamos a una NaBai Soc. Coop. en la que partidos e independientes encontremos la mejor integración. Nuestra asignatura pendiente.

Salir de la versión móvil