Aberriberri bloga

Los argumentos de AHT Gelditu (II)

Read Time:3 Minute, 6 Second

Ion Gaztañaga

Después de comprobar las ligeras desviaciones” de los argumentos de AHT Gelditu! Elkarlana con respecto al consumo energético, convendría repasar otros argumentos de la citada plataforma, no sea que podamos encontrar algún otro argumento “adaptado”.

Afirma la web AHT Gelditu respecto al coste de contrucción del TAV:

“Coste de construcción: 10.000 millones de euros en Euskal Herria (“Y Vasca”: 6.000 millones de euros. Corredor Navarro: 3.150 millones de euros. Nueva línea del TGV en Lapurdi: entre 900 y 1.150 millones de euros.) El TAV es la infraestructura más cara jamás proyectada en este país. El coste económico de la “Y Vasca” equivale a 2/3 partes del presupuesto anual total de la CAV; (…).  Con semejante cantidad de dinero se podría financiar un transporte público de calidad que satisficiera al total de la población y se podría dar respuesta a muchas otras necesidades sociales.”

Este argumento quiere apuntar a la fibra sensible social: el TAV es un depredador de los amplios recursos económicos que necesita Euskal Herria. Es significativa la frase que sigue al citado párrafo: “No obstante, estas necesidades seguirán sin ser atendidas si se decide seguir adelante con el TAV.”

Y es que la pregunta clave para demostrar la falsedad de esta afirmación no es “¿Cuánto va a costar?” sino “¿Quién lo va a pagar?”. Porque el TAV lo van a pagar los Estados Francés y Español (con algunas ayudas europeas): el presupuesto firmado por el Ministerio de Fomento y la Consejería de Transportes de la CAV habla de un presupuesto de 4.178 millones de euros (frente a los 6.000 citados) de los cuáles 1.642 (correspondientes al tramo de Gipuzkoa) serán ejecutados por el Gobierno Vasco y financiados vía cupo. Es decir, que el impacto en los presupuestos de la CAV será la de “adelantar” (y cobrar posteriormente) 1.642 millones de euros. Una ligera desviación de los cálculos de AHT Gelditu, ¿verdad? Y el mismo mecanismo se usará en la CFN. Por lo tanto, podremos afirmar que el coste económico del TAV para los vascos del sur será de cero euros. Repito: cero euros.

Con un coste cero, es evidente que el TAV no tiene impacto en ninguna política social de Hegoalde. Que existan grupos o plataformas que consideran que hay posibilidades de mejoras sociales o de infraestructuras de transporte de cercanías es siempre positivo. Muchos ciudadanos compartimos la idea de impulsar y renovar la red de transporte público como apuesta de futuro y participamos de la idea de la mejora del servicio público. Pero es evidente que AHT Gelditu no ha acertado con las supuestas causas que impiden que las necesidades sociales sean “atendidas”.

¿Qué pasaría si no se hiciera el TAV en Euskal Herria? Pues que simplemente los gobiernos de España y Francia invertirían dicho dinero en otro tramo de alta velocidad. Por lo tanto, la decisión del tren de alta velocidad en lo que a la parte económica se refiere, se reduce a la simple elección de estar de acuerdo con que el Estado pague una red de alta velocidad que nos conecta con Europa (y que además proporcionará un impulso económico para las empresas vascas que participen directa o indirectamente en la construcción de la infraestructura o del material rodante) o que dicha red se construya en otro territorio.

Si AHT Gelditu considera que el dinero que se va a gastar España para las líneas de alta velocidad impide el desarrollo social de comunidades como Extremadura, Andalucia, Murcia, Galicia, etc… invito a AHT Gelditu! a colaborar activamente con el gobierno español para convencerle de la bondad de sus argumentos. Mientras tanto, creo que la elección más beneficiosa para los vascos ha quedado sobradamente demostrada.

Salir de la versión móvil