Jeta socialista (I)

Imanol Lizarralde

Parece claro que ETA pretende borrar de los rostros de los dirigentes del PSOE la sonrisa del triunfo electoral. El asesinato de Isaías Carrasco fue el primer intento. Lo siguen siendo los ataques a las sedes socialistas. Lo más grave de este asunto (como lo muestra el artículo de Iñaki Iriondo el periodista de GARA, citado por mi compañero de blog Ion Gaztañaga) es que el objetivo del MLNV sigue siendo una negociación con el gobierno del PSOE.

Pero para madurar esta situación posible los atentados son necesarios. Sobre todo si presionan al sujeto con el cual quieren negociar. Cinco años de negociación con los socialistas (e incluso unos cuantos años más en los 80, en los que los socialistas negociaron antes y después de atentados tan sangrientos como el de Hipercor) muestran a las claras que la persistencia de muertos, incluso del propio partido, no sería óbice para que estos volvieran a retomar una negociación, dando un nuevo giro de 180 grados.

Es por eso por lo que la campaña socialista montada a costa de la moción de censura de Arrasate tiene muy escasa credibilidad. El PNV se encuentra ahora públicamente crucificado por sus contradicciones internas y es por eso por lo que los socialistas, administrando arteramente la crisis de sus adversarios, inciden en ellas, pretendiendo levantar nuevamente el discurso de la connivencia entre los nacionalistas y ANV/Batasuna. La cuestión principal es que tal connivencia ha sido posible sólo gracias a la situación creada por el PSOE (en conjunción con ETA y con Batasuna). ANV tiene alcalde en Arrasate gracias a los socialistas. Del mismo modo que EHAK está en el Parlamento Vasco por la conveniencia socialista de perjudicar la mayoría nacionalista y frustrar, de paso, el Plan Ibarretxe. Pero está claro que el PSOE nuevamente (como con el fallido “proceso de paz”) se mueve cegado por sus intereses tácticos pues ve posible la derrota electoral nacionalista en las próximas autonómicas.

Quisiera así continuar la senda abierta por mis compañeros de blog, Iñaki Arratibel y Ion Gaztañaga, y profundizar en la exégesis de la entrevista a Jesús Egiguren aparecida en El País. Pienso que nos es necesario llegar hasta la raíz de las vicisitudes del finiquitado “proceso de paz”, pues las responsabilidades (o irresponsabilidades) socialistas son patentes. Y dejan más a la luz el cinismo de su política en Arrasate y del chantaje político-moral propuesto al PNV al respecto.

Al comienzo de la entrevista se le pregunta a Jesús Egiguren acerca del asesinato del socialista Isaías Carrasco y el acto de haber participado meses antes con ETA en una negociación, para, poco más tarde, llevar su féretro. “¿Qué sensación tuvo?” fue la pregunta. A la que respondió: “Lo que sentí fue que el proceso se había hecho para no tener que llevar más féretros”. Cuando más adelante le hacen la pregunta de “¿Qué falló en ustedes?”, referida al frustrado proceso de paz, Egiguren responde: “No soy consciente de haber cometido errores de calado”. Egiguren no ve ningún error en propiciar un proceso de paz avalado con conversaciones de cinco años y la posterior ruptura de este y el que tuviera que sostener el féretro de la primera víctima política tras la ruptura.

Es verdaderamente sorprendente y llamativo que Egiguren no sólo no admita sino que no sea capaz siquiera de formular algún error que cometiera. Y hablamos de un proceso que comprometió al Parlamento Español, a la mayoría de los partidos políticos vascos y españoles, que propició conversaciones políticas y una negociación con ETA.

(Continuara…)

4 thoughts on “0

  1. Los sociatas viven uno de sus mejores momentos. En Euskadi con el PNV noqueado, EA a punto de desaparecer y EB con un lio interno. En España, tienen a IU hundida y al PP a la gresca interna con un Rajoy q se agarra a la silla y Espe diciendo chorradas. Asi q si antes tenian jeta, ahora no t cuento.

  2. Otra muestra de que los sociatas andan crecidos:

    El Pais:

    El PSE marca sus ‘líneas rojas’ en la reforma educativa

    http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/PSE/marca/lineas/rojas/reforma/educativa/elpepuespvas/20080422elpvas_3/Tes

    El PSE dio ayer un puñetazo sobre la mesa y exhibió músculo para advertir al Departamento de Educación, en manos de EA, de que cualquier reforma educativa de envergadura que se empeñe en realizar debe contar con su consenso previo. De lo contrario, se convertirá en “papel mojado”, sentenció.

    Celaá: “Al consejero de Educación se le ha acabado el tiempo”

    Los socialistas son la segunda fuerza política en el Parlamento y aún se encuentra fresca en la memoria su contundente victoria en las pasadas elecciones generales, donde ganaron en los tres territorios. Con estos avales, su portavoz en materia educativa, Isabel Celaá, trazó ayer las líneas rojas de los socialistas, las que no se deben traspasar.

    Y la anunciada reforma de los modelos lingüísticos, con la supresión del modelo A (enseñanza en castellano), es una de las cuestiones por las que el PSE no va a entrar. “El Gobierno no se va a atrever a sacar una reforma de este calado sólo con el apoyo de los nacionalistas. Y si se atreve, por ahí no vamos a pasar. Será el momento de que el PNV hable”, recalcó.

    Hasta ahora, el PNV ha dejado hacer a EA en Educación. Los peneuvistas no han tenido que mojarse. Las dos ocasiones en las que se planteó la conveniencia de la reforma en el Parlamento dio su visto bueno, pero sólo se trataba de propuestas generalistas y más bien de una declaración de intenciones, sin contenidos específicos. Si al final EA logra remitir a tiempo a la Cámara el proyecto de ley, que plantea la creación de un modelo único con el euskera como lengua vehicular, el PNV va a tener que exponer su postura sin ambages. Con la actual correlación de fuerzas en el Legislativo, el tripartito podría sacar adelante la reforma con la ayuda de EHAK, algo que está prácticamente asegurado. De momento, los socialistas reiteran su propuesta de que mientras no se cambie la ley, los colegios concertados no cierren las líneas del modelo A donde exista demanda (al menos 20 alumnos para conformar un aula).

    Los desafíos educativos se suceden sin solución de continuidad. A la reforma, hay que añadir la judicialización del currículo, la financiación de los centros concertados, la elaboración del mapa escolar o el conflicto de los complementos de los profesores de la UPV. Y la realidad, es que el departamento está pactando detrás del escenario (con los agentes educativos) y sin el consenso de los grandes partidos de la oposición (PSE y PP, que suman un escaño más que el tripartito) las grandes cuestiones de la política educativa. “Hay que traer al Parlamento, al debate público, los asuntos que conciernen a la educación. Nada de pactos en la oscuridad con agentes afines”, destacó Celaá.

    Con esta premisa, recomendó al consejero de Educación, Tontxu Campos, que no envíe al Parlamento en lo que queda de legislatura ningún proyecto de ley de gran repercusión y que los deje para el comienzo del próximo cuatrienio, en el que habrá más tiempo para plantear un debate sosegado. “Al consejero de Educación se le ha acabado el tiempo”, resumió.

    Sobre el aumento de financiación de los centros concertados y su equiparación con los públicos, el PSE puntualizó, en primer lugar, que no todos los centros concertados son iguales. “Se trata”, indicó Celaá, “de que aquellos que quieran corresponsabilizarse con el sistema educativo vasco hasta el punto de equipararse en tratamiento a la red pública, habrán de ceder soberanía para compartir los derechos y todos los deberes de los colegios públicos”. Y en ese apartado se incluye no cobrar ningún tipo de tasa a los padres, tal y como hacen en este momento los colegios privados concertados.

    La reforma de modelos sin consenso con la oposición y la equiparación financiera de la red concertada con la pública son dos de las líneas rojas trazadas por el PSE. Y para salvaguardarlas, los socialistas plantean un pacto escolar, similar al que en 1992 suscribieron PNV, PSE y la extinta EE, que fue la base sobre la que se asentó la Ley de la Escuela Pública Vasca. Esta ley es la que se soporta el entramado jurídico del sistema educativo de la comunidad autónoma. El nuevo pacto pasa por un modelo lingüístico que se base en un “bilingüismo equilibrado” entre euskera y castellano, con la presencia vehicular del inglés.

  3. Egiguren, por su parte activa en el proceso de paz frustrado, tiene la obligación de militante de portar el féretro de Isaías Carrasco. Tiene que resolver la contradicción en la que ha incurrido.

    La cuestión no es que Egiguren no admita ningún error, sino que dice no haber sido “consciente” de hacerlo, y además, de haberlos cometido de calado; osea, que inconscientemente sí ha podido cometerlos, y desde luego, algún que otro “errorcillo sin importancia” ( no de calado) también los ha cometido. La jeta de esta gentuza socialista y euskadica, radica precisamente en que no ha sido capaz de formular o reconocer algún error, tal y como dice Ion Gaztañaga, y estoy convencido, que de forma absolutamente consciente. De los socialeros nunca hay que fiarse, y de éstos (los Euskadicos), menos todavía.

    Como partido socialista, de haberse movido en 1 ocasión, es susceptible de moverse N veces, y ahí la constante “presión armada” a la que está siendo sometido. Pero me da en la nariz,que el palo para el PSOE y la “regañina” al PNV de la organización terrorista ETA, tiene una doble intención: mover al PSOE a posturas pre-proceso y tratar de evitar políticas transversales entre ambos partidos políticos, que trasladarían la situación política mucho tiempo atrás, donde la izquierda abertzale, en las circunstancias en las que está, volvería a encontrarse en la más absoluta de las soledades.

    De materializarse esa transversalidad, la “presión” hacia “unos” podría aumentar, e iniciarse una línea de intervención directa para los otros. AL LORO.

  4. De la cara dura de los socialeros ha habido numerosas muestras las dos últimas décadas en Euskadi y en España. En este último proceso, movidos más por intereses tácticos particulares que por la intención de sentar las bases para la resolución del conflicto histórico (del “otro”, el del MLNV, mucho menos). Respecto a la transversalidad que comenta José Angel, estoy muy de acuerdo con que ETA intentará destrozar cualquier atisbo de transversalidad entre el nacionalismo y el PSOE, aunque no tengo muy claro que esta ciaboga se vaya a poder realizar, por el estado interno de unos (PNV) y las intenciones torticeras de otros (PSOE).Lo que no hemos de olvidar es que Euskadi Ta Askatasuna ya ha intentado liquidar a miembros de EAJ-PNV, por ejemplo Juan Mari Atutxa, al que, si no recuerdo mal, intentaron asesinar en 8 ocasiones…por lo que , si se dieran las condiciones oportunas, a ETA no le costaría nada tumbar a un representante de EAJ-PNV; eso sí, alguien con un “plus” de justificación que pueda ser vendido ante sus bases como represor, representante de la oligarquía, etc., etc.,…y de mientras, los socialeros de Patxi López preparando el asalto a Ajuria Enea…

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.

Previous post Hilando fino
Next post Ni siquiera la historia les absolverá

Azken artikuloak / Artículos más recientes

Azken iruzkinak / Comentarios recientes

  1. Pero el Estado favorito del partido pre-nacionalista (esto es, fuerista) es el español, no? Salvo error por mis partes, nunca…

Harremanetan jarri / Contactar


Laguntzaileen artikuluak / Artículos por colaborador

Agiritegia / Archivo

StatCounter

wordpress visitor counter
2008(e)ko apirila
A A A O O L I
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Contact us