Posteado por: aberriberri | abril 17, 2019

Catársis ideológica (y 3)

Joseba Kortadi

La aparición pública del grupo juvenil GKS (Gazte Koordinadora Sozialista) ha provocado un debate ideológico importante al interior del ámbito revolucionario vasco. Autores próximos al nuevo organismo juvenil interpretan que la constitución de este es una importante contribución a la necesidad de cubrir la carencia de una subjetividad revolucionaria. Frente a ellos, participan miembros muy relevantes de Sortu, que defienden la orientación ideológico-revolucionaria del partido que guía la política actual de la izquierda abertzale.

Tras el fracaso de ETA, los revolucionarios vascos buscaron salvaguardar su capacidad de incidir en la política desde la unilateralidad. Bajo esta, la línea de actuación estratégica de la izquierda abertzale no podía estar subordinada más que a sus propios designios. El criterio principal debería ser, por lo tanto, proteger la independencia política de su vanguardia. Esta debía ser capaz de crear ideas y proyectos para dominar las claves de la confrontación revolucionaria, evitando a toda costa ser absorbida o someterse al liderazgo de las fuerzas no revolucionarias.

Es imposible alcanzar esa unilateralidad sin consolidar una dirección propiamente revolucionaria. Con esa finalidad, la izquierda abertzale ejecutó el proceso de reorganización interna que siguió al proceso Abian, que culminó con la reestructuración de EH Bildu para que Sortu pudiera dirigirla sin demasiadas dificultades. Pero, la duda sobre la capacidad de Sortu de mantener su independencia política tiene lógica desde una perspectiva dialéctica. Al margen de que su apuesta actual pasa por el logro de mayorías que puedan encauzarse a través de los tres distritos administrativos en los que se divide Euskal Herria, este partido se ha tenido que someter a determinadas restricciones para poder ser legalizado.

La garantía de la unilateralidad revolucionaria es ser capaz de crear dinámicas sociales que no puedan domesticarse bajo lo instituido. La unilateralidad surge desde dentro de la confrontación del movimiento popular contra la institución establecida. La unilateralidad revolucionaria busca crear y recrear el poder del movimiento frente al ‘estático’ monopolio estatal. Ahora bien, una unilateralidad que no acredite un potencial expansivo, que no se muestra capaz de activar una hegemonía sobre otras fuerzas a través de alianzas o frentes, no puede constituir una subjetividad revolucionaria ganadora. Puede, acaso, servir como referencia testimonial y de adiestramiento teórico, y para poco más.

En este marco, en el debate se resalta la tensión entre el movimiento (acción colectiva y de calle) y las instituciones públicas. Para GKS, hay que modelar el poder obrero a partir de la creación de instituciones propiamente proletarias, salir de las relaciones sociales capitalistas e instaurar desde ya modelos de relación comunistas. Sin renuncia a las luchas sociales, Eneko Compains pone el acento en la lucha institucional porque para realizar una ruptura con el Estado burgués no hay más remedio que modificar la relación de fuerzas en su seno. El proces catalán y su evolución anima a pensar que el logro de mayorías electorales y el papel de las instituciones es clave para la ruptura del Estado. Los máximos dirigentes de la izquierda abertzale repiten una y otra vez las palabras que atribuyen a Castelao: “para que España pueda ser roja, antes tendrá que ser rota”.

Anteriormente, veíamos que la definición y el tratamiento que habría que dar a eventuales aliados, que pueden representar opciones de clase opuestas a la revolución socialista, y a enemigos incide de manera directa en el enfrentamiento entre las posiciones oficial y crítica del espacio sociológico de la izquierda abertzale. Esta diferente visión se proyecta en la gestión de la llamada cuestión nacional vasca.

Para GKS, la independencia política no se remite a la cuestión nacional, sino que es una herramienta al servicio de la organización del poder socialista. Posición que rememora viejas causas de ruptura en los orígenes del movimiento revolucionario vasco. Por el contrario, entre las determinaciones que adopta la ponencia Zohardia destaca la búsqueda de alianzas transversales de carácter interclasista para lograr el objetivo de romper el Estado. En esta etapa, el maoísmo aportaría la expresión que autentifica su ortodoxia revolucionaria: “la liberación nacional es la forma que adopta la lucha de clases”. Así se materializaría que se llama Revolución democrática, cuya característica principal es que  abriría paso a un escenario en el que las fuerzas revolucionarias podrían disfrutar de una bien ganada hegemonía, bajo la que podría explicitarse de una manera más descarnada la lucha de clases hasta entonces contenida. La Revolución democrática abriría paso a una estrategia desnacionalizadora que eliminara el obstáculo que, según Argala, separa a la clase obrera vasca de las de los Estados español y francés y permitiría fraguar la unidad entre ellas en términos de interés común de clase.

La lucha ideológica derivada de esta situación contiene varias paradojas. Es interna y a la vez externaliza sus consecuencias. Es obviamente interna al espacio revolucionario. Ahí se expresa como un choque frontal entre legitimidades alternativas. Cada término niega el carácter revolucionario de su opuesto. Unos son tildados de reformistas, otros de practicar un izquierdismo infantil y un revolucionarismo de boquilla. Pero, en la medida en que esa negación de apariencia absoluta se plantee con naturalidad revolucionaria, aunque se manifieste como un enfrentamiento con costes duros, su resultado puede desembocar en un estímulo regenerativo, neutralizando el riesgo de desviaciones y colaborando en el afianzamiento de una orientación auténticamente revolucionaria.

GKS hace llamamientos explícitos a la unidad. Más precisamente, a la unidad en la lucha. La dinámica de enfrentamiento es coherente con esa invocación. Para la filosofía dialéctica, la unidad contiene la lucha en su propio seno. Se trabaja la unidad desde la aplicación más severa del principio de contradicción. El marxismo vasco proviene de la semilla maoísta que germina en Euskadi.

Citemos a dos maoístas de diferente generación para colocarnos en los dos términos del debate. Alain Badiou, referente del recomienzo del marxismo tras la caída del muro de Berlín, tuvo una gran influencia en el MLNV de la época de la “socialización del sufrimiento” y ahora puede simbolizar la posición de GKS y su entorno. Para él, se trata de sacar de la inoperancia la identificación con “el nosotros, los comunistas”, como precisión nominal añadida al “nosotros los revolucionarios”, que significa “la absoluta preeminencia de la presentación múltiple sobre la representación” (De un desastre oscuro, 1991). Boda Chen, fiel secretario de Mao, pone de manifiesto la lucha sin cuartel de su jefe contra los oportunismos de diferente signo (de derecha y de izquierda), advirtiendo que eran intercambiables. Para Mao, la línea de “Solo lucha sin alianza” de los oportunistas de izquierda llevó a que “en el momento en que era necesario y posible aislar al máximo a los enemigos de la revolución, ellos pretendieron aislar al Partido” (La teoría de Mao sobre la Revolución China, 1951).

A veces, vence la tentación de resolver este conflicto creando un marco de consenso interno a la izquierda abertzale, pensando en que recuperar la unidad orgánica sobre mínimos comunes va a multiplicar la eficacia de la lucha. Esa solución puede ocasionar dos efectos adversos que pueden afectar a la capacidad combativa de los sectores más revolucionarios. Uno de ellos es que las exigencias de la unidad formal mellen todavía más la capacidad de desplegarse en luchas sociales múltiples. El segundo es que viéndose obligados a camuflar el riesgo de ruptura y aflojar la confrontación interna, pongan en riesgo la visibilidad revolucionaria.  Sin ésta, no hay garantía real frente a la asimilación por el statu quo. Para compensarlo, la lucha interna de contrarios estimula el nervio ideológico, y es reanimadora y movilizadora de una subjetividad revolucionaria que no se puede permitir un momento de reposo.

La lucha ideológica, aunque surja al interior del ámbito revolucionario, tiene también una inequívoca proyección externa. La teoría/práctica revolucionaria demanda una lucha ideológica permanente –también dentro del sistema de amigos- que busque balizar un itinerario estratégico hacia el socialismo. Es evidente que una sacudida ideológica en una fuerza política con una fuerte penetración social ha de repercutir en las condiciones en que se desenvuelve la sociedad. Aún más, en un momento en el que esa realidad social es de calma chicha. Es decir, cuando la realidad externa no incentiva la vitalidad de los partidos revolucionarios, sus fracturas internas son el acicate para una dinámica de agitación que a la vez busca sacudir los fundamentos que sujetan el estado de cosas político y social.


Responses

  1. De ahí que, sin la lucha de DOS opuestos en determinadas condiciones -el proletariado y la burguesía-, no pueda concebirse la sociedad capitalista; de la misma manera que no puede concebirse el espectáculo de un ‘partido de fútbol’ sin el encuentro de DOS equipos en las condiciones que determina el juego.

    Como ‘entidad’ significa UNO y no hay lucha de contrarios sin la presencia de DOS opuestos en una entidad, la visión dialéctica de cuanto existe plantea el problema capital de definir el alcance y significado de UNIDAD – DIVISIÓN – COMBINACIÓN.

  2. Bien los comentarios de Jordi en Aberriberri -bajo el articulo ‘Catarsis ideológica (y 3). El segundo de ellos nos plantea, desde la visión dialéctica, el problema capital de definir el alcance y significado de unidad,división y la combinación. Estaría bien que se ampliara la explicación sobre ese problema capital, porque en el artículo de Kortadi no queda tan claro como se desarrolla el aspecto de combinación. ¿Combinación de qué? ¿Que tiene cuáles efectos? ¿Se puede poner un ejemplo?

  3. Con la pretensión de clarificar las preguntas que hace Markel, inserto un pasaje del artículo titulado “Lucha Interna” que versaba sobre el proceso ABIAN y que firmé yo mismo en nombre del colectivo Orixe:
    “La actuación combinada de la UNIDAD y la DIVISIÓN permite un mayor despliegue de fuerzas, una mayor versatilidad programática, llegar a más sectores sociales y cubrir más frentes de lucha con una mayor dotación de medios. Lo que podría concluir en una mayor eficacia en la lucha, importante cuestión que aquí apuntamos y abordaremos con mayor profundidad en el siguiente artículo”.
    El enlace en Aberriberri: https://aberriberri.com/2016/04/12/abian-2-lucha-interna/
    No puedo sustraerme a indicar al amigo Joseba K. lo que siempre digo en nuestras reuniones. El materialismo dialéctico, aunque no sea una filosofia mecanicista, es un logos. A menudo, en los procesos sociales interviene también el pathos que impulsa a los seres humanos y que puede rectificar el curso lógico previsto.

  4. “Hay dos métodos que los comunistas debemos aplicar en todo trabajo que realicemos: uno es combinar lo general con lo particular, y el otro, ligar la dirección con las masas.”

    “si los dirigentes se quedan en el llamamiento general no se ocupan concreta y directamente de la ejecución cabal, en algunas organizaciones, del trabajo que llaman a realizar, para abrir una brecha en un punto dado, adquirir allí experiencia y luego orientar con ella a las demás entidades –, no podrán comprobar si es justo ese llamamiento ni enriquecer su contenido, con lo que dicho llamamiento correrá el peligro de quedar en letra muerta.”

    “Egun, noraezean dabilela gazte erakundea entzun izan dut. Krisian dagoela, nondik eta norantz jo ezin asmatuta.” (Zubimendi)

    “Norazean” es difícil la combinación dirección-jóvenes, para ello es necesario experimentar y fortalecer.

    La lucha ideológica puede resolver la división en el seno del pueblo. Pero lo que no van a hacer es dejar de zurrar al enemigo. En estos casos conviene no confiarse, ponerse a resguardo y denunciar.

    La Kale Borroka a ellos les impidió el desarrollo de su organización juvenil pero al resto de vascos nos amargo la vida. “Bizitza ospindu zidaten” que dice mi amigo, el proveedor de lechugas.

  5. No se si interpreto bien, pero creo que el factor de combinación de este mosaico de organizaciones que están surgiendo en el viejo MNLV puede ser su anticapitalismo. El componente tóxico contra el que luchan es la opresión capitalista. Para todos ellos el capitalismo, que lo gobierna todo, es el responsable de la perdida de soberanía de las naciones y de las crisis interconectadas que la humanidad sufre en sus vertientes económica, ambiental y alimentaria.

    Lo que a ellos les parece “nuevo” a mi me parece una versión actualizada de lo “viejo”. Al final los anticapitalistas terminan haciendo lo mismo que los capitalistas, ponen la propiedad del capital en el centro del debate. La solución, es crear no poseer, no es cambiar la propiedad de manos, es cambiar propiedad por responsabilidad. El acuerdo sobre el que informó ayer la comisaria europea de empleo, asuntos sociales e inclusión, Marianne Thyssen va por el buen camino: “El Parlamento europeo prepara un plan comunitario ‘para financiar el desarrollo sostenible’ basado en una resolución sobre participación de los trabajadores en las empresas aprobado por unanimidad en los parlamentos de la CAV y Navarra.”

  6. Paradigma de esta situación podría ser el periodista John Reed pues ya en su primer libro de cierta envergadura, Reed revela una comprensión exacta de las causas de la revolución mexicana liderada por Pancho Villa, ya que en los cinco meses que pasó en México, supo identificar su pensamiento con las aspiraciones de un pueblo oprimido por el imperialismo yanqui. En esa época escribe la historia “Mac, el americano“, en la que el escritor estadounidense hace una crítica implacable de las relaciones entre los “yankis” y los pobres “nativos” de los países dominados por ellos económica y políticamente. De vuelta a los EE.UU., fue arrestado durante una huelga textil por protestar contra las arbitrariedades de la policía.

  7. En prisión escribió “El hotel del Sheriff Radcliffe“, denunciando el sistema penitenciario estadounidense. Ese folleto causó sensación. Desde entonces, no cesó jamás la militancia política del escritor; que pasó a desarrollar, a través de conferencias y artículos, una intensa campaña contra la “Standard Oil Company“, por el hecho de que esta empresa había ordenado asesinar a varios huelguistas en los pozos de petróleo de Bayona y Colorado.

    Rockefeller, uno de los dueños de la “Standard Oil Company“, presentó una demanda contra los periódicos que publicaban los artículos de John Reed, pero esta demanda no pudo progresar porque los propios tribunales se vieron obligados a reconocer la exactitud de las alegaciones formuladas por el famoso periodista.

  8. Markel, difícil lo de debatir contigo pues de los tres posts que mando sólo me publican dos y no sé las razones de todo ello.

  9. JELen agur

    Pancho Villa antiimperialista yanki?
    Qué raro!
    No es la idea que tenía yo de la lucha de Pancho…
    O no será esa tradicional deformación de la realidad que de manera interesada hacen muchos grupos como los socialistas revolucionarios, los testigos de Jehova, la masonería….
    Pancho luchó contra el sistema social oligarquico terrateniente, pero empezando por ser un puro bandolero.
    Es decir, su lucha fue una guerra civil mexicana.

  10. Jordi, ha pasado algo raro, desde luego. Leí tres comentarios tuyos. Ahora solo queda uno.

    Espero que pronto vuelvan a ser visibles

  11. Txalaparten doinuekin hasi da Gazte Topagunea. 40 urte igaro dira Ezker Abertzaleko lehenengo Gazte Antolakundea sortu zenetik eta horren harira batu dira milaka gazte Lemoan. Mahai-inguruek eta musika kontzertuek hartuko dute tarterik handiena topaguneak irauten dituen lau egunetan.

    Catarsis y división…

  12. “Reflexiones de un militante de base”

    https://borrokagaraia.wordpress.com/2019/04/18/reflexiones-de-un-militante-de-base/

    “Se está perdiendo la conciencia de oprimido y eso es letal para nuestro pueblo.”

    “¿Receta para solucionarlo? Pues no lo tengo claro, pero confrontación ideológica, lucha de masas, resistencia y construcción nacional son imprescindibles.”

    “Futuro. Una nueva generación se ha incorporado a la lucha por la liberación social y nacional con diversas formas organizativas ( Ernai, IA, GKS, Ikasle zorrotz,….). Si tod@s los que tenemos entre 30-50 años y nos hemos desactivado en los últimos años por distintos motivos conectamos con ell@s en pueblo y barrios, con ganas de aprender mutuamente, el potencial es inmenso.”

    El ejemplo de Gazte Topaketak que nos trae “alias” es bueno. Después de 40 años, vuelta a empezar, con la esperanza de activar a los “viejos” de entre 30 y 50 años. Mientras unos siguen construyendo país (Herrigintza), otros continúan en la rotonda de la destrucción propia y ajena.

  13. Avui, hem formalitzat el pacte 🤝 amb @ehbildu per tal d’actuar de forma coordinada al Congrés. Volem ser decisius a les Corts per forçar l’Estat a respectar el dret a l’autodeterminació📩, aplicar polítiques socialment justes📊 i alliberar els presos polítics🎗 ERC.-

    Hay por ahí quien decía en intervenciones, entrevistas y ruedas de prensa que este acuerdo no existía, que era un fake
    ( …pues tendrán que explicarlo o bien desdecirse )

  14. La verdad es que la noticia me importa un pimiento, menos que lo de Pantxo Villa, pero lo que Otegi decía era que además, del acuerdo alcanzado entre EH Bildu y ERC, formarían un grupo único en el Congreso y Senado.

    Y exactamente eso no es lo que dice lo que nos ha puesto Txarli. “Hoy, hemos formalizado el pacto con @ehbildu para actuar de forma coordinada en el Congreso.”

    En todo caso lo único seguro, y lo que nos importa, es que en el congreso habrá un grupo solo de vascos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: