Posteado por: aberriberri | abril 16, 2013

El peligro de los vascos y de europa, y la historia de dos revoluciones (II)

Iñigo Lizari

liberte_egalite_fraternite_ou_la_mortVersión traducida del Articulo integro titulado “Historia de Dos Revoluciones” por Robert A. Peterson (director de la Academia Pilgrim en Egg Harbor City, Nueva Jersey). (Parte I)

El año 1989 marca el 200 aniversario de la Revolución Francesa. Para celebrarlo, el gobierno francés está organizando la mayor conmemoración en por lo menos 100 años, que durará todo el año. En los Estados Unidos, un Comité Interamericano de la Revolución Francesa ha sido creado para coordinar los programas de este lado del Atlántico, haciendo hincapié en el tema, “Francia y Estados Unidos:. Alianza por la Libertad”. Pero fueron las revoluciones francesa y americana muy similares?

En la superficie, había paralelismos. Sin embargo, durante los dos últimos siglos, muchos observadores han comparado la revolución americana con la Revolución Gloriosa de 1688 donde no hubo derramamiento de sangre, mientras que la Revolución Francesa ha sido considerada como el precursora de las muchas revoluciones modernas que han sido violentes y que han terminado en el totalitarismo. A medida que el naturalista ruso, escritor y soldado Príncipe Petr Kropotkin dijo, “Lo que podemos aprender del estudio de la Gran Revolución (francesa) es que era la fuente de toda la actualidad comunista, anarquista, y las concepciones socialistas”. (1)

Esto se debe a que la Revolución Francesa acabó con tal violencia que muchos franceses se encuentran contrariados a la hora de celebrar su aniversario número 200. El autor francés Léon Daudet ha escrito: “¿Conmemoración de la Revolución Francesa? Eso es como celebrar el día que tienes fiebre escarlata”. Un movimiento anti-89 ha comenzado a vender elementos que recuerdan a los franceses de hoy de los excesos de la Revolución, incluyendo brazaletes negros realistas y calendarios que se burlan de las fechas sagradas de la Revolución Francesa. Los franceses de hecho deberían ser reacios a su Revolución, pues mientras la revolución americana sacó una economía relativamente libre y un gobierno limitado, la Revolución Francesa trajo anarquía primero, y luego la dictadura.

En el siglo XVIII Francia fue el país más grande y más poblado de Europa occidental. Bendecido con un suelo rico, los recursos naturales, y una costa larga y variada, Francia era la mayor potencia de Europa y la cultura dominante en el continente. Desafortunadamente, al igual que todos los demás países de Europa del Siglo XVIII, Francia tenía que cargar con la filosofía económica del mercantilismo. Al desalentar el libre comercio con otros países, el mercantilismo mantiene a las economías de los Estados-nación europeos en la crisis, y su gente de la pobreza.

Sin embargo, en 1774, el rey Luis XVI tomó una decisión que podría haber evitado la Revolución Francesa por dar nueva vida a la economía francesa: nombró al fisiócrata Turgot Robert como Controlador General de Finanzas. Los fisiócratas eran un pequeño grupo de seguidores del médico francés Francois Quesnay, cuyas recetas económicas incluyen la reducción de impuestos, menos regulación, la eliminación de los monopolios otorgados por el gobierno y los peajes internos y aranceles – ideas que encontraron su grito de guerra en el famoso eslogan, “laissez-faire, laissez-passer”.

Los fisiócratas ejercieron una profunda influencia en Adam Smith, que había pasado un tiempo en Francia en la década de 1760 y cuyo clásica obra “La Riqueza de las Naciones” encarnó el ataque fisiocrático al mercantilismo y argumentó que las naciones se enriquecen mediante la práctica del libre comercio. (2) De Smith, Turgot y los fisiócratas, el gran estadista y autor francés Frederic Bastiat (1801-1850) escribió: “La base de su sistema económico puede decirse  realmente que se encuentra en el principio del interés propio …. La única función del gobierno de acuerdo con esta doctrina es proteger la vida, la libertad y la propiedad “. (3)

Abrazando el principio de libre comercio, no sólo como un recurso temporal, sino como una filosofía, Turgot consigue que el Rey firmase un Decreto en Enero de 1776 que abolió los monopolios y los privilegios especiales de los gremios, corporaciones y empresas comerciales. También abolió el trabajo forzado de los campesinos en las carreteras, la odiada prestación personal. Luego se dedicó a romper las tarifas internas dentro de Francia. Al limitar el gasto del gobierno, fue capaz de recortar el presupuesto en 60 millones de libras y reducir los intereses sobre la deuda nacional de 8,7 millones de libras a 3 millones de libras.

Si se hubiera dejado a Turgot perseguir sus políticas de libre comercio y una menor intervención gubernamental, Francia muy bien se hubiese podido convertir en el primer “mercado común” y evitar una revolución violenta. Una marea creciente habría puesto a flote todos los barcos: Desafortunadamente para Francia y la causa de la libertad, la resistencia por parte de la Corte y los intereses especiales era demasiado poderosos, y Turgot fue destituido de su cargo en 1776. “El despido de este gran hombre”, escribió Voltaire, “me aplasta …. Desde aquel día fatal, no he seguido nada … y estoy esperando pacientemente a que alguien corte nuestras la gargantas.” (4)

Los sucesores de Turgot, siguiendo una política mercantilista de intervención gubernamental sólo hicieron que la economía francesa fuera a peor. En un movimiento desesperado por encontrar dinero en medio del escándalo en todo el país y restablecer la armonía, Luis XVI accedió a convocar los Estados Generales para mayo de 1789. Mientras tanto, el nuevo ministro de Finanzas del Rey, Jacques Necker, un experto financiero suizo, consiguió posponer los efectos del mercantilismo mediante la importación de grandes cantidades de grano.

El 5 de mayo, los Estados Generales se reunieron en Versalles. Al 17 de junio, el Tercer Estado se había autoproclamado en la Asamblea Nacional. Tres días más tarde, los delegados realizaron el famoso juramento del campo de Jeu de Paume (el juego precursor del tenis), comprometiéndose a no disolverse hasta que Francia tuviera una nueva Constitución.

Pero la Revolución Francesa real comenzó en Versalles, pero no en las calles de París. El 14 de julio, una turba atacó la antigua fortaleza parisiense conocida como la Bastilla, liberando, como un comentarista dijo, a “dos tontos, cuatro falsificadores y un vicioso”. La Bastilla ya no estaba siendo utilizada como prisión política, y Luis XVI había hecho aún planes para destruirla. Pero eso significaba poca a la multitud, que en realidad estaban buscando armas.

Prometiendo a los guardias salvoconducto si se rendían, los líderes de la turba rompieron su palabra y los acuchillaron hasta  la muerte. Sería la primera de las muchas promesas incumplidas. Pronto las cabezas, torsos, y las manos de los guardianes antiguos de la Bastilla estaban flotando a lo largo de la calle en picas. “En absoluto”, como historiador dijo Otto Scott, “una gloriosa victoria de los ciudadanos no armados de las fuerzas de la tiranía, o lo que los periódicos y la historia posterior, dijo.” (5). La Revolución Francesa había comenzado.

A pesar del derramamiento de sangre en la Bastilla y los disturbios en París, hubo un poco de pensamiento lúcido. Mirabeau quería mantener la Corona pero a su vez restringirla. “Necesitamos un gobierno como el de Inglaterra,”dijo él (6). Pero los franceses no sólo odiaban las cosas de los ingleses, sino que incluso comenzaron a despreciar a su propio patrimonio cultural – tanto lo bueno como lo malo. El 5 de octubre, la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano – un buen documento de acuerdo, pero sólo si se ha seguido.

Veintiocho días después, la Asamblea demostró que no tenían intención de hacerlo: toda propiedad de la iglesia en Francia fue confiscada por el gobierno. Era la manera equivocada de crear una sociedad libre. Ciertamente, la Iglesia fue responsable de algunos abusos, pero tratar de construir una sociedad libre, al socavar los derechos de propiedad es como realizar una tala de árboles para hacer crecer un bosque. Tal confiscación sólo sienta un precedente para la violación de derechos de propiedad, que a su vez viola los derechos individuales – los mismos derechos del hombre y del ciudadano que el nuevo gobierno tan fuertemente fue proclamando. Al confiscar bienes de la Iglesia – no importa cuán justificada pudiera estar – los líderes revolucionarios franceses demostraron que no estaban interesados ??en una sociedad verdaderamente libre, sino sólo en una sociedad hecha a imagen de sus propios filósofos. Como Bastiat dijo más tarde, (estos escritores metidos a filósofo politicos) estaban entre los primeros ingenieros sociales del mundo moderno.

Pronto Francia comenzó a descender a un abismo en el que se mantendría durante los próximos 25 años. En las ciudades donde los alcaldes monárquicos estaban siendo populares, bandas de hombres invadieron Ayuntamientos y mataron a Magistrados de la ciudad. Miles de personas vendieron sus casas y huyeron del país, llevando consigo las habilidades preciosas y el capital humano. François Babeuf, el primer comunista moderno, creó una sociedad de iguales dedicada a la abolición de la propiedad privada y la destrucción de todos aquellos que tenían la propiedad. Los guardias del rey fueron finalmente capturados y asesinados. El marqués de Sade, de quien obtenemos el término sadismo, fue liberado de la cárcel. La Comuna de París tomó el control de París.

Las acciones del gobierno fueron aún más radicales que las de la población en general. Con el fin de satisfacer la continua crisis económica, la Asamblea recurrido al papel moneda – las infames asignaciones, respaldadas aparentemente por la propiedad confiscada a la Iglesia. Aunque la mayoría de los delegados eran conscientes de los peligros del papel moneda, se pensó que si el gobierno emitió sólo una pequeña cantidad – y que el respaldo de los bienes confiscados – las asignaciones no crearían el tipo de desastre económico que acompañó el uso del papel moneda en el pasado.

Pero como había sucedido una y otra vez a través de la historia, el gobierno se mostró incapaz de disciplinarse. Como Andrew Dickson White lo expresó en su Fiat Money Inflation in France: “Nuevas emisiones de papel moneda fueron reclamadas por entonces a medida que más drams son demandados por un borracho. Las nuevas emisiones sólo aumentaron el mal, los capitalistas eran tanto más reacias a empeñar su dinero en semejante mar de dudas. Cada vez más obreros de todo tipo eran expulsados ??de sus respectivos empleos. Se realizaron una emisión de moneda tras otra. Pero no dieron alivio que sirviera de estímulo momentáneo y agravó la enfermedad “. (7)

Escribiendo desde Inglaterra en 1790, mucho antes de que la inflación francesa llegase al peor de los escenarios, Edmund Burke vio el peligro de moneda fiduciaria. Según Burke, la emisión de asignaciones fue la fácil respuesta del gobierno a cualquier problema: “¿Hay alguna deuda que presione al gobierno? se emiten asignaciones. Hay alguna  compensaciones que deban hacerse a aquellos a quienes han requisado su pertenencias en su comercio o hayan sido expulsados ??de su profesión? Se emiten asignaciones. ¿Hay alguna flota para ser acondicionada? Se emiten asignaciones…. Están las viejas asignaciones depreciados en el mercado, cuál es el remedio? se emiten nuevas asignaciones”. “Los líderes de Francia, dijo Burke, eran como curanderos que instaron el mismo remedio para todas las enfermedades”.

Burke vio en la Revolución Francesa no una disminución del poder del Estado, sino un aumento del mismo: “Por supuesto, el establecimiento de un régimen de libertad, hubiera supuesto darle (a la moneda francesa) nueva fuerza, y esto en realidad hubiera sido un hecho si un régimen de libertad hubiera sido establecido”. En cuanto a la confiscación de la propiedad – en primer lugar la de la Iglesia Católica, luego de cualquiera acusado de ser un enemigo de la Revolución – Burke dijo: “Nunca un estado, en ningún caso, se enriquece con la confiscación de los ciudadanos. “ (8)

Pero la emisión de asignaciones fue sólo el comienzo. En la primavera de 1792, la Primera Comisión de Seguridad Pública se estableció, encargado de juzgar y castigar a los traidores. Pronto por las calles de París comenzó a correr la sangre, ya que miles de personas murieron en la guillotina. El otoño siguiente, el gobierno francés anunció que estaba dispuesto a ayudar a los pueblos sometidos por todas partes para ganen su libertad. Así, en lugar de proceder pacíficamente a la exportación de productos franceses y las ideas francesas en la libertad, los franceses comenzaron a exportar  la guerra y la revolución… de ahí el dicho: “Cuando Francia estornuda, el mundo se resfría”.

A medida que más soldados eran necesarios para “liberar” el resto de Europa, Francia instituyó la historia del primer gravamen universal – lo último en control del Estado sobre la vida de sus ciudadanos. Mientras tanto, por oponerse a la Revolución, la mayor parte de la ciudad de Lyon, fue destruida. Y Lafayette, que al principio había abrazado la Revolución, fue arrestado por traidor.

Pronto, un impuesto progresivo sobre la renta fue aprobado, los precios de los cereales se fijaron, y la pena de muerte impuesta a los que se negaban a vender a los precios del gobierno. Cada ciudadano tenía la obligación de llevar un documento de identidad emitido por su comuna local, llamado, en un giro Orwelliano de idiomas, certificados de buena conducta cívica. Cada casa tenía que publicar fuera una lista de sus ocupantes legales; las Comunas Revolucionarias tenían comités con las que se vigilaba a todos en el vecindario, y pases especiales se necesitan para viajar de una ciudad a otra. Las cárceles se llenaron de pronto con más gente de lo que habían sido en tiempos de Luis XVI. Con el tiempo, se inundó la vida de tal torrente de leyes que prácticamente cada ciudadano era técnicamente culpable de crímenes contra el Estado. El deseo por la igualdad absoluta daba lugar a que todo el mundo estuviera siendo tratado como “ciudadano” de la misma forma en el que el comunismo de hoy en día se conoce como “camarada”.

———

(1). Petr Kropotkin, La Gran Revolución Francesa (Nueva York: Hijos de Putnam), 1909, Introducción.
(2). Tan fuertes fueron las conexiones entre los fisiócratas y de Adam Smith de que, según los economistas franceses Charles Gide y Rist Charles: “Pero por la muerte de Quesnay en 1774 – dos años antes de la publicación de La riqueza de las naciones – Smith tendría dedicó su obra maestra con él. ” Más tarde, Frederic Bastiat agrupados Smith, Quesnay, Turgot y juntos como “mis guías y maestros.” Dean Russell, Frederic Bastiat: Ideas e influencia (Irvington-on-Hudson, Nueva York: La Fundación para la Educación Económica, 1969), pp 58, 19.
(3). Russell, p. 20.
(4). Peter Gay y RK Webb, Modern Europa para 1815 (Nueva York: Harper and Row, 1973), p. 462.
(5.) Otto J. Scott, Robespierre: La Voz de la Virtud (Nueva York: Mason y Editores Lipscomb, 1974), pp 59-61.
(6.) Ibid., P. 54.
(7.) Andrew Dickson White, Inflación Fiat Money en Francia, (Irvington-on-Hudson, Nueva York: The Foundation for Economic Education, Inc., 1959), p. 107.
(8.) Edmund Burke, Reflexiones sobre la Revolución en Francia (Indianapolis: La Compañía Bobbs-Merrill, 1955, publicado originalmente en 1790), pp 275-276, 280.

Anuncios

Responses

  1. Nada más alejado que las revoluciones americana y francesa. La diferencia es obvia, los americanos formalizaron un régimen que previamente existía, donde la libertad y la igualdad jurídica ya eran un hecho. Los franceses, nacidos en un régimen de tiranía, reforzaron esa tiranía en nombre de la libertad y del nuevo estado revolucionario. La revolución francesa es un mito pernicioso que perdura por los intereses chauvinistas e imperialistas de los estados español y francés. Gracias Lizari por darnos esta visión de la revolución francesa con datos reales.

  2. Estando de acuerdo con Txemita, yo diria también que la revolución francesa es la madre de todo movimiento partidario de la “ingeniería social” (el fascismo, el comunismo), como derivación del endiosamiento del “estado-nación”.

    El MLNV, en ese sentido, es también hijo de la revolución francesa y de su mito totalitario.

  3. Nuestro mayor enemigo es el Jacobinismo, que surge precisamente de la Revolución Francesa, y este es un enemigo que lo tenemos dentro y fuera de nuestras fronteras.

    Cualquier día tenemos un ataque a la linea de flotación de la foralidad de la mano de BILDU y del PSOE.

    Es inacetable el prestigio social que todavía tiene la Revolución Francesa cuando de ella surgio el primer totalitarismo moderno.

    Hay que acabar con este prestigio.

  4. El peligro PARA los vascos es la corrupción infame, el tráfico de influencias, el tener que ser de un Partido para poder trabajar……..

    http://gananzia.com/la-cantera-de-eitb

    (Atentos a los chanchullos de Ortuzar y Azua publicados en Gananzia)

  5. VEo que hay mucha gente preparada en el entorno del nacionalismo vasco en temas de comunicación y que han estado trabajado en EITB, Se ha notado mucho tiempo su calidad. Esperemos que esa calidad de réditos en el paso de estos periodistas a la política. En el caso de NAfarroa estamós encantados con Uxue Barkos. Gracias por la información “vasquito”, aunque no veo nada de corrupción…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: