Aberriberri bloga

Regenerando, que es gerundio

Read Time:2 Minute, 18 Second

Ion Gaztañaga

El disgusto del resultado electoral me ha afectado bastante. Tengo que reconocer que la noche del domingo, después de entregar las actas de escrutinio, mientras me zampaba unos pintxos en el batzoki tenía más mala leche que nunca. Creo que a varios les pitaron los oidos. Y como no me conviene actuar en caliente, pues ya me conozco, decidí escribir este artículo a mitad de semana en vez del mismo lunes.

La imagen que me venía a la cabeza una y otra vez era una frase de nuestro presidente Urkullu, recogido en diversos medios de comunicación (por ejemplo El Pais) pronunciada en el mitín del Kursaal. Urkullu, con su mejor voluntad, llamó a los desafectados y afirmó que el PNV iba a recuperar sus valores tradicionales para poder ofrecer esas garantías a quienes se habían sentido decepcionados. Y añadió la frase mágica: “nos estamos regenerando.

Hay que entender el papelón de Urkullu, con unas elecciones forales y municipales que en Gipuzkoa fueron dolorosas, un mitín en el Kursaal con unas perspectivas no tan buenas como se querían (al fin y al cabo, si los socialistas tenían encuestas internas que les daban resultados excelentes, los jeltzales también se olerían algo) y la reciente ejecutiva “de consenso” y la ponencia “todo vale, todo entra” que se consensuó.

A lo mejor la clave es el significado de la palabra “re-generar”. O sea, volver a generar. Todo depende de qué tomemos como modelo para volver a crear. Lo que se dice regeneración strictu senso, ha habido. Se han vuelto a copar todos los puestos con los de la cuerda, se han vuelto a barrer todos los candidatos con otros más “adecuados”, y se han impulsado candidaturas a las ejecutivas con algunas personas repetidas. Vamos, lo que se dice volver a generar lo mismo. Lo que anteriormente hicieron los de la otra sensibilidad en Gipuzkoa, lo han hecho los de ésta. Seguramente lo mismo que ha pasado en Bizkaia.

Pero la clave es que la ciudadanía no quiere ese tipo de regeneración, sino una que tome otro modelo. Seguramente el modelo de nuestros dirigentes históricos, con una ética intachable, que devolvían dietas por principios (Sabino), que dimitían por defender la vida de los prisioneros (Irujo), que acompañaban a nuestros aliados ibéricos en momentos épicos (Agirre), que no tenían empacho en enfrentarse a la muerte para solidarizarse con los cautivos (Ajuriaguerra).

Y “regenerando”, es además, un tiempo verbal interesante. No significa que volver a crear y punto. Significa estar continuamente renovándose, buscando ideas, trabajando, pensando, actuando. “Regenerando” es más bien el deseo de satisfacer a Heráclito que decía que “no se puede entrar dos veces en el mismo río”. Y a lo mejor es que más que un río, parecemos una charca de aguas estancas.

Salir de la versión móvil