Posteado por: aberriberri | abril 12, 2018

Martin Lutther King 50 años después

José Manuel Bujanda Arizmendi

Un 4 de abril de 1968, hace pues ya 50 años, murió tiroteado en Memphis Martin Lutther King mientras saludaba a los suyos desde el balcón del alojamiento donde se hospedaba a la espera de ir cenar para posteriormente acudir a un mitin de apoyo a la huelga de un millar de empleados de limpieza muy mayoritariamente negros. Asesinato ejecutado por un delincuente de poca monta que se supone actuó por encargo, asesinato que fue respondido con diez días de movilizaciones de la población negra, disturbios que supusieron la muerte de 43 personas.

Lutther King fue un pastor estadounidense de la Iglesia Batista​ que desarrolló una labor crucial en los EEUU al frente del movimiento por los derechos civiles para los afroestadounidenses y que, además, participó como activista en numerosas protestas contra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general. Por esa actividad encaminada a terminar con la segregación estadounidense y la discriminación racial a través de medios no violentos, fue condecorado con el Premio Nobel de la Paz en 1964, cuatro años antes de ser asesinado.

Su figura y su legado, era un visionario y de ahí el presente y la actualidad de muchas de sus ideas (como el de John F. Kennedy tiroteado también cinco años antes, o el de su hermano Robert) siguen presentes y latentes en parte de la sociedad americana. El movimiento de la causa afroamericana ha tratado reiteradamente de hallar un sucesor, una voz potente y referente, un relevo acorde con su carisma y con influencia política como la que tuvo y encarnó Martin Lutther King. Malcom X asesinado en Manhattan no lo fue, ni tampoco lo fue el activista Jesse Jacson que aspiró, ciertamente sin éxito alguno, en un par de ocasiones a la presidencia de los EEUU.

Lutther King denunció desde muy joven la injusticia económica, las barreras visibles e invisibles que obstaculizaban de una manera muy determinante en el transcurrir vital de los negros. Denunció los obstáculos reales y no escritos que hacían referencias a las clases sociales, a la pobreza, al reparto de la riqueza y a la marginación social. Luchó por el derecho al voto y a la igualdad civil. Entre sus acciones más recordadas están el boicot de autobuses en Montgomery, en 1955, su apoyo a la fundación de la Southern Christian Leadership Conference (SCLC), en 1957 (de la que sería su primer presidente) y el liderazgo de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad, en agosto de 1963, al final de la cual pronunciaría su famoso discurso “I have a dream” (‘yo tengo un sueño’) y gracias al cual se extendería por todo el país la conciencia pública sobre el movimiento de los derechos civiles y se consolidaría como uno de los más grandes oradores de la historia estadounidense. Por cierto, parte de los derechos reclamados por el movimiento serían aprobados con la promulgación de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derecho de Voto de 1965. Pero ciertamente parte de los blancos estadounidenses entendían que ya habían sido lo suficientemente “permisivos, solidarios y generosos” sintiéndose violentados por las aspiraciones de Lutther King, con sus objetivos y metas.

Una cifras nos pueden ayudar a ver parte de la fotografía actual de la situación en la que intentó incidir Lutther King: en la actualidad son 40 millones los que viven en EEUU lo que supone el 13% de la población; mientras hace 50 años el número de jóvenes negros que se graduaban en los Institutos de Enseñanza era el 25% hoy en día suponen el 85% suponiendo por lo tanto un avance positivo a resaltar, en esa tendencia a mejor es interesante resaltar que el índice de pobreza de los negros de EEUU ha caído de un 40%

de los años sesenta al 27% en la actualidad, si bien los ingresos de una familia negra media ha pasado de los 23.000 dólares en el año 1963 a los 40.000 actuales. Pero, siempre hay un pero, el patrimonio medio de un hogar blanco es de unos 800.000 dólares por 154.000 de uno negro, el paro alcanza al 11% de los negros contra el 6% de blancos. El 65% de los hogares blancos tienen cuenta de ahorro para la jubilación por un 40% de los negros. Es curioso observar que el 81% de los negros entienden que el racismo es un problema por un 52% de blancos. Hoy en día existen progresos legislativos contra la discriminación laboral, “programas de acción informativa” que implementan las contrataciones de ciudadanos negros en “lo” público, jóvenes negros pueblan también facultades universitarias de Derecho o Medicina etc. En resumen 50 años después de su asesinato hay claroscuros en su legado, avances resaltables pero también situaciones empantanadas con aspectos muy mejorables.

Alguien dirigirá la mirada a Barack Obama, primer presidente de color, y tendrá razón, pero sería bueno matizar que para muchos Bark Obama fue un presidente del Partido Demócrata de color y no un activista de color que llegó a ser presidente. Algunos entienden que algunas de las políticas de Barack Obama eran ajenas al color de su piel.

Su asesinato se considera como uno de los magnicidios del siglo XX, es recordado como uno de los líderes y héroes de la historia de los EEUU y de la moderna historia de la no violencia. Se le concedió a título póstumo la Medalla Presidencial de la Libertad por Jimmy Carter en 1977 y la Medalla de oro del congreso de los Estados Unidos en 2004. Desde 1986, el Día de Martin Luther King  es día festivo en los EEUU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: