Posteado por: aberriberri | junio 18, 2014

Ekonomiaren txokoa: “Empresa” y “social” caben en un mismo concepto

Sergio Murillo Corzo (*) Ekoberrin

empresa_socialEl convulso contexto actual obliga a todas las sociedades avanzadas, y la vasca no es una excepción, a enfrentarse al reto de reinventarse. La profunda crisis global ha dejado al descubierto algunas debilidades del sistema económico actual, y ha ayudado a cuestionar algunas de sus bases, principalmente aquellas que han facilitado su perversión. Afortunadamente, cada vez son más quienes dibujan un modelo de salida de la crisis que combina aparentes opuestos en un nuevo todo coherente.

Las simplificaciones ayudan a comprender mejor el funcionamiento de los fenómenos que analizamos, y resultan imprescindibles para abordar el análisis de un problema complejo. Muchas veces utilizamos esos modelos para emitir un juicio cuando tenemos que enfrentar una circunstancia nueva, sin darnos cuenta que en esa nueva realidad no podemos conducir con mapas del pasado; sencillamente porque los mapas no son la realidad, sino una representación, y porque la realidad es nueva.

Algo similar sucede cuando hablamos de empresas y organizaciones sociales. Está muy extendida la creencia de que las empresas mercantiles, las clásicas, crean valor económico, mientras que las entidades sociales crean valor social. Este planteamiento clásico de separación entre valor económico y valor social no refleja el hecho de que toda organización, sea cual sea su forma jurídica, es parte de un ecosistema, que interactúa con la sociedad y su medio físico. La interacción de las organizaciones con su entorno social y físico, genera impactos económicos, sociales y ambientales. Estos impactos pueden ser mayores o menores, en un sentido o en otro, pero se producen inexorablemente con la propia actividad organizacional.

La propia Estrategia Europa 2020 aboga por un crecimiento inteligente, inclusivo y sostenible. Incorpora esas tres dimensiones al frontispicio de la acción de gobierno de la Unión, huyendo de estrategias anteriores centradas únicamente en el crecimiento, que se han mostrado incapaces de elevar los niveles de cohesión social. Son esas tres dimensiones, al menos, las que se deben incorporar a un modelo de salida de la crisis. Y las organizaciones que per se en su actividad generan impactos en las tres dimensiones, deben cumplir un papel fundamental en el camino de salida.

En ese modelo de salida de la crisis que apenas se esboza en el horizonte, dos opuestos vuelven a coincidir; empresa y social, para dibujar algunas figuras que ya se atisban entre nosotros.

Una buena muestra se congregó hace ya varios meses, en el recinto ferial de Gipuzkoa FICOBA (Irun), donde se celebró la Feria de Empresas de Inserción. Las empresas de inserción son una buena muestra de combinación de dos opuestos. Y afortunadamente hay muchos más casos de éxito cerca de nosotros que han conseguido, mediante fórmulas genuinas, aunar economía y desarrollo social. Por tanto, es posible que la lógica de la empresa se haga social y que llegue a quienes no llega la empresa clásica. Es posible que viviendo de sus productos y servicios, su objetivo vaya más allá de la maximización del beneficio.

Dividir la realidad en dos bloques, el de la lógica de la empresa que debe seguir su curso sin preocuparse apenas por las personas en situación de exclusión, y el bloque “ilógico” de los que tienen buen corazón y por eso empeñan su vida en recoger a los excluidos por la “lógica”, es seguir insistiendo en errores del pasado. No sería bueno seguir esa senda, entre otras razones, porque ni hay derecho a condenar a unos a la exclusión ni lo hay tampoco a destinar a otros a la inmoralidad. En la empresa social, caben “empresa” y “social” en un mismo concepto.

(*)Economista

Anuncios

Responses

  1. ¿ Algo así como la economía del bien común propiciada por el austríaco de Christian Felber ? , o mejor , la extensión del modelo Arizmendiarrieta ? , tal vez la participación de los trabajadores en el accionariado de las empresas en las que ejercen su trabajo como socios de pleno derecho ?
    ¿ Los tres modelos al mismo tiempo junto con un sector público potente sobre todo en el ámbito de las finanzas , sanidad , asistenia social , promoción de vivienda social , educación , investigación pura , ecología-medioambiente y cultura ?

  2. El neoliberalismo y el socialismo totalitario siguen instalados entre nosotros. Son un impedimento para nuestro desarrollo como personas y como pueblo. Teorías para salir de este bucle se están desarrollando en Euskadi (ejemplos los articulo de ayer y de hoy de aberri berri).
    Lo vascos somos capaces de salir de este bucle, de la misma forma que en su momento creamos las ikastolas y las cooperativas hoy nuestro deber es ampliar este espíritu a todas nuestras empresas. Este proceso debe de llevarse de abajo arriba, empresarios y trabajadores. Debemos de ponernos a la tarea, ahí que apartar a los burócratas.
    Los vascos tenemos una gran responsabilidad, no hay en Europa teóricos, empresarios, trabajadores en mejores condiciones que nosotros para llevar un proceso integrador de la empresa a buen puerto.
    Aurrera!

  3. Tolosarra,
    Espero que podamos establecer una línea de discusión basado en el respeto mutuo y en el contraste de argumentos.
    Hay una cuestión que me llama la atención y es que LAB no parece que se haya opuesto a la propuesta de Adegi que dice que su nuevo modelo pretende dar a los empleados participación en las decisiones de la empresa e incluso en el reparto de los beneficios. ¿Tú o alguien podría aclararnos cual es la postura de este sindicato al respecto?

  4. Larburu

    Lamento no poder decirte nada respecto del sindicato LAB , nunca he tenido relación con ellos.
    En un modelo de confluencia de trabajadores y empresarios , los sindicatos no están llamados a desaparecer , tampoco las organizaciones empresariales , pero ambos deben modificar , modular sustancialmente sus respectivos discursos.
    No deberían ser mundos antagónicos , cada uno a la defensiva en su respectiva trinchera , sino complementarios , reconociendo ambas partes el mérito y la contribución del otro , con criterios de reparto equitativo de la riqueza creada con el trabajo y colaboración de ambos.
    Eso es lo que yo pienso y lo que deseo para nuestra gente.

  5. Interesante Sergio,
    Creo que en esa necesidad de reinventarnos debemos de tener en cuenta los distintos aspectos que hacen que “el planeta siga girando”.
    Lo nacional, lo social, lo económico, lo religioso, lo ideológico (tenemos el ejemplo de los socialistas del siglo XXI, estos están contínuamente reinventándose para poder avanzar). Claro que estos lo hacen en la pertinaz busqueda de la destrucción de todo lo establecido para hacernos comulgar con el puño en alto a nuestro propio suicídio como seres libres, dueños de nuestro destino.

    Claro que tu aportación se diferencia en el tener que reinvertarse en pro de un desarrollo de lo social y de lo empresarial, elementos “tandem”.

    El presente / futuro de la humanidad en general y de la vasca en particular fracasará si se olvida que ello se desdobla en lo social por un lado y lo empresarial por otro y que estos a su vez se combinan en un concepto. ¿Está identificado ese concepto? Creo que si, la PERSONA.

    Un aspecto que quiero subrayar sobre tu ensayo, es que las empresas (pequeñas, medianas, grandes, cooperativas, sl, sarl, sa,…etc) deben de FOCALIZAR la cuestión social-empresarial esforzándose en OPTIMIZAR los beneficios, que a menudo NO serán los máximos posibles.
    Creo que es un error el de las empresas, la mayoría de ellas al querer MAXIMIZAR los benefiecios.
    La excesiva obsesión de maximizar beneficios corrompe, doblega, mengua otros valores, …, críticos en el equilibrio que se pretende lograr.

    Para que una empresa pueda lograr ese tan difícil equilibrio de permitir un crecimiento sostenido y bienestar de todos sus participantes en particular y la comunidad que le rodea en general, deberá invertir más en aquellos temas que hoy se descuidan, formación continua, circulos de “tormenta de ideas” dentro y fuera de la empresa, actividades culturales, deportivas,….
    Sin duda alguna el eje nuclear de lo social y empresarial es la PERSONA, protagonista principal del TRABAJO y sus múltiples logros.

    El bucle persona-trabajo. trabajo-persona es CLAVE.

    JELen

  6. Ave JEL

    No entienden los malos que la fiscalidad y kutxabank son nuestras armas para defender la construcción, que es nuestra patria “her´ia eraiki”.

    Por tanto, ya lo hemos dicho, la diputación tiene que ser nuestra, de los constructores, como lo ha sido siempre.

    Viva Pelipe!

    Obia eriyotza da-n Agur Jaunak

  7. Es cuando menos peculiar la forma en la que últimamente se ha puesto de moda entre nuestras instituciones la promoción de eso que denominan ” economía social”. Pero el caso es que, además de la habitual apología de lo obvio, no se concreta nunca en que consiste esa denominada “economía social”. Se habla siempre de compartir el poder de decisión en la empresa, de compartir beneficios cuando los haya, de poner a la “persona” en el eje de las actuaciones empresariales, etc., pero nunca se tiene en cuenta la realidad de las empresas: se compite en una “selva global”, que es inmisericorde con los que fallan, y que impone arriesgar lo que se tiene y lo que no se tiene para lograr algo de financiación.
    El caso es que si se plantea a los empleados de una empresa algo similar a lo planteado por los “iluminatis” que pueblan la administración pública actual todos están de acuerdo en compartir el beneficio, nunca las pérdidas. Porque lo que no se dice en este artículo es que la actividad empresarial implica graves riesgos: perder todo lo que se tiene y todo lo que se podría llegar a tener en caso de fracaso empresarial.
    ¿Están los trabajadores y funcionarios vascos dispuestos a asumir que cuando la empresa pierde ellos también pierden en consonancia?¿Asume algún trabajador el ligar parte de su salario a los resultados de la empresa cuando estos sean negativos?
    Mi experiencia personal es ROTUNDAMENTE NO. Partiendo de esa constatación, todo lo comentado en este artículo me parece una broma de mal gusto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: