Aberriberri bloga

La “auténtica unión económica y monetaria” y el Concierto Vasco

Read Time:3 Minute, 32 Second

Joxan Rekondo bere blogean

La Eurocumbre de finales de junio creó importantes expectativas en relación con el alivio de los problemas fiscales y financieros que tienen los Estados español e italiano. Sin embargo, en los diez días que han seguido a la reunión, las esperanzas se han ido enfriando. El MEDE recapitalizará los bancos españoles. Pero, ¿cuándo sucederá esto? Habrá que esperar a la puesta en marcha de la supervisión bancaria única, que puede ir para largo. Además, Alemania sigue diciendo que el Estado ha de ser el garante de los fondos destinados al rescate bancario. Además, Draghi (el máximo responsable del BCE) ha echado por tierra las esperanzas de que el BCE compre deuda pública en el mercado secundario (no puede hacerlo en el primario), a pesar de que ya lo hizo el pasado mes de agosto.

Hoy es el día del Memorándum de Acuerdo en que debería concretarse la condicionalidad asociada a la ayuda europea al sector financiero español, si esta ayuda acarrearía condiciones específicas que obliguen más allá de cada entidad y del sector y si comprometería asimismo al conjunto de la economía pública española.

Ensombrecidos por esas urgencias, menos repercusión han tenido otros aspectos que, recogidos en el informe de Conclusiones de aquel Consejo Europeo, tienen no obstante una gran transcendencia de cara al futuro de la arquitectura política europea. Me refiero al informe presentado por Herman Van Rompuy, titulado‘Hacia una auténtica Unión Económica y Monetaria’, que persigue crear -en la línea del Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza– un marco financiero, un marco presupuestario y un marco de política económica únicos. La crisis fiscal y financiera estimula cambios institucionales profundos en la Unión Europea y muestra su potencial constituyente. Eso sí, así como la moneda (la Unión Monetaria) se creó desde arriba, este impulso de ‘más Europa’ también procede desde arriba.

¿Se disuelven en este proceso las soberanías estatales, se produce una compartición de la soberanía, o  todo esto resulta en la asignación de la soberanía en un nuevo centro europeo?  La pregunta se las trae. El marco financiero es una unión bancaria (con sus atributos comunes de supervisión, fondo de garantía de depósitos y mecanismo de resolución). El marco presupuestario exige el establecimiento de límites y la tutela de las cuentas de las Administraciones, además de instrumentos de disciplina fiscal. El marco de política económica, la capacidad de orientar las políticas económicas subeuropeas a través de los planes europeos, vigilando que no se ponga en riesgo la estabilidad de la Unión Económica y Monetaria (UEM). Particularmente, el documento considera importante esta orientación en ámbitos como la movilidad laboral y la coordinación en materia fiscal. Es innegable que hay un desplazamiento de tramos de soberanía estatal hacia la futura UEM. Pero, al resolverse ‘la legitimidad democrática y la responsabilidad’ en una ‘toma de decisiones conjunta’ en la que participarían el Parlamento Europeo y los Parlamentos estatales, parece indicarse que se plantea un escenario de soberanía compartida entre los Estados y la Unión.

En este juego, ¿qué pasa con nosotros? ¿qué nos queda a los territorios, Comunidad Autónoma Vasca y Comunidad Foral Navarra, con capacidad fiscal y financiera (casi) plenas? Hoy, la determinación de los términos de estabilidad presupuestaria de las Cuentas vascas se realiza a través de los principios de coordinación y colaboración con el Estado. El informe de Van Rompuy no prevé situaciones particulares como la nuestra. No es extraño en un documento bastante generalista que escasamente tiene 7 páginas. Pero, si se trata de dar respuesta a las demandas de ‘legitimidad democrática’ y ‘responsabilidad’, debería ser posible una ‘toma de decisiones conjunta’ (en la que participaran las Administraciones vasca y europea) que conjugara los mismos principios de coordinación y colaboración. He aquí una importante tarea que debiera estar en la agenda del Gobierno Vasco. De éste y del que haya de venir.

El desarrollo de la propuesta de Van Rompuy culminará a finales de año. En octubre se prevé la presentación de un informe más elaborado, pero todavía provisional. Entre tanto, el Consejo Europeo quiere implicar ‘estrechamente’ y consultará regularmente a todos los Estados. Hay que buscar la ruta adecuada para participar o influir en ese proceso de consultas y conseguir poner de manifiesto ante Europa la singularidad fiscal vasca.

Salir de la versión móvil