Posteado por: aberriberri | octubre 31, 2009

Eztabaida / Debate: NaBai-ren antolakuntza / Organización de NaBai

Aralarren ponentziak sortutako hautsak harro dirauten honetan, aste honetan Eusko Alkartasunak NaBairen barne antolakuntzarako proposamen bat aurkeztu du “NaBai bizkortzen” titulupean. Bestalde Batzarreko Jesus Urrak, “Las elecciones de 2011” artikulua kaleratu zuen orain dela aste gutxi, NaBai-k dituen erronkak aztertu nahian. Ondoren Eusko Alkartasunaren dokumentua eta Urraren artikulua eskaintzen ditugu eztabaidarako lagungarri izango direlakoan.

Cuando todavía no ha desaparecido la polvareda levantada por la ponencia de Aralar, esta misma semana Eusko Alkartasunak ha presentado una propuesta de organización interna de NaBai bajo el título “Fortaleciendo NaBai”. Por otra parte, Jesus Urra de Batzarre publicó hace pocas semanas su artículo “Las elecciones de 2011” donde analiza los posibles retos de NaBai. A continuación ofrecemos el enlace al documento de Eusko Alkartasuna y el artículo de Urra con la intención de que sean útiles al debate nabaizale.

“NaBai bizkortzen – Fortaleciendo NaBai”, Eusko Alkartasuna (klikatu irakurtzeko – hacer clic para leer)

——————————————————-

“Nafarroa BAI ante las elecciones de 2.011 Jesus Urra

Aunque estamos a un año y medio de las elecciones, éstas aparecen ya con fuerza en la prensa cotidiana y en las declaraciones de las fuerzas políticas. Por ello, siendo consciente de los innumerables interrogantes existentes, abordaré algunas facetas de las mismas con el deseo y con la preocupación, no lo oculto, de favorecer un cambio alternativo en nuestra comunidad.

El contexto electoral en Navarra

Como se puede apreciar en las encuestas, en la realidad, etcétera, a pesar de las turbulencias que sufren todas las fuerzas, continúa la estabilidad electoral de los tres grandes bloques electorales: derecha, socialista y tercer bloque electoral. Y, seguramente, se mantendrá una diferencia parlamentaria muy ajustada para cualquiera de las opciones de gobierno.

Esto no es contradictorio con el incremento de varias incertidumbres que están pendientes de despejarse. Las más significativas son el reparto de apoyos entre UPN y PPN, la disputa por la primacía entre PSN y UPN, la opción que tome el PSN en el futuro para la formación del gobierno, la obtención o no de una mayoría parlamentaria para el cambio, lo relativo al tercer bloque electoral: las disputas en su seno por la hegemonía y por el reparto de influencias entre sus diferentes fuerzas, el mantenimiento de Na-Bai, la presentación o no de Batasuna, etcétera. Así pues, el panorama está cargado de interrogantes en todas las direcciones. Ello puede provocar mayor apatía o un acicate extra en los respectivos electorados.

Me detendré en el análisis de las fuerzas del tercer bloque electoral por nuestra mayor implicación y porque es uno de los que ofrece más problemas e interrogantes. Y dentro del mismo abordaré más ampliamente el apartado de Na-Bai por las mismas razones y porque desempeña el papel más trascendente dentro de este tercer bloque.

Na-Bai

Se mantienen las premisas que dieron lugar a su nacimiento: el fracaso de la política de ETA/Batasuna en el largo periodo que se abre desde 1.979 hasta la ruptura de la tregua en el año 2.000 y el deseo de cambiar el rumbo y de impulsar el cambio desde las instituciones.

Na-Bai ha hecho un recorrido de cinco años, jalonado por su presentación en dos elecciones generales y en las forales y municipales de 2.007.

En su balance se pueden constatar aspectos positivos indiscutibles: el éxito electoral, la agrupación de un electorado mayoritariamente de izquierdas, nacionalista-vasco pero más amplio y heterogéneo en sus sentimientos de pertenencia, la conexión con una parte importante de los sectores sociales más partidarios del cambio, la unidad entre diferentes. No me extiendo en ello, pues resulta muy evidente.

Entre sus aspectos negativos se encuentra el fracaso del cambio. Fracaso que se ve agravado por la actual línea del PSN  y por la maniobra de la derecha para impedirlo mediante la separación entre UPN  y PPN [ojo, aquí hay errores de Na-Bai –como es, por ejemplo una incomprensión interesada de los problemas propios del PSN para la alianza a favor del cambio- junto a obstáculos reales o malas actuaciones del PSN ajenas por completo a Na-Bai]. Precisamente, la actual línea socialista y  la maniobra de la derecha dificultan más el cambio y debilitan a Na-Bai.

Están también los problemas internos y las rivalidades partidistas de Na-Bai.

Pero a mi juicio, el principal error de Na-Bai es su inadecuación a las transformaciones producidas en la sociedad navarra durante las últimas décadas. Me estoy refiriendo a la respuesta inadecuada de Na-Bai ante la situación compleja de Navarra derivada de su pluralidad identitaria y de su diferencia profunda con la CAV. Las fuerzas abertzales, ampliamente hegemónicas en Na-Bai, no saben separar bien lo que es la defensa legitima de su ideario último y la política que es factible a día de hoy y a medio plazo en nuestra sociedad. Y la conclusión práctica es la confección de un mensaje confuso que no disecciona expresamente esos dos ámbitos: su perspectiva a largo plazo y el programa para estos momentos. De esta forma, muy a menudo se traslada una propuesta que no acaba de romper con algunas premisas del pasado: como si la mayoría de la sociedad navarra defendiera la unidad vasco-navarra.

Me estoy refiriendo a la situación excepcional de Navarra derivada de la acción y de la interferencia política de ETA. No es fácil sacudirse este yugo, que condiciona las alianzas, los mensajes, la actividad institucional de Na-Bai… Y de hecho Na-Bai no lo ha conseguido. Luego ahondaré más en ello.

Me estoy refiriendo, también, a la interferencia de la política abertzale procedente de la CAV. Este fenómeno es a veces muy sutil e incluso poco visible. Yo lo percibo en su mirada hacia los asuntos navarros, en sus intereses electorales o partidistas en la CAV… Y éste hecho condiciona sobremanera la política y la estética de Na-Bai: por ejemplo, la posición de Na-Bai ante la hoja de ruta de Ibarretxe -defendiendo una injerencia absolutamente inadmisible en los asuntos de Navarra- era algo claramente perjudicial para Na-Bai.

Resulta llamativa la inadaptación de Na-Bai ante las transformaciones producidas y la persistencia de viejos esquemas o de análisis desfasados que fueron diseñados por la izquierda abertzale en la transición, que encajan mal en la realidad y que cada vez más responden a los intereses particulares de ETA: la necesidad de exagerar la opresión nacional y de conferirle un dramatismo ajeno por completo a la inmensa mayoría de la población navarra. Así pues, se constata la dificultad de Na-Bai para desarrollar una política ajustada a dichas mutaciones, una política propia y con una mirada principalmente navarra, una política capaz de tejer lazos con el electorado y con las fuerzas navarristas de izquierda.

Si observamos la situación actual de Na-Bai, vemos que se mantienen varios de sus puntos fuertes fundamentales: el deseo de cambio, la unidad y la persistencia de ETA. Ahora bien, existen incertidumbre acerca de su solidez y un mayor escepticismo, que vienen provocados por la trayectoria de Na-Bai y por los obstáculos objetivos con los que tropieza el cambio… Asimismo, es evidente la evolución negativa del discurso oficial de Na-Bai (un mensaje excesivamente nacionalista-vasco, que le aísla de sus potenciales aliados, que le achica su espacio electoral), la ausencia de ideas innovadoras, la pérdida de la frescura suscitada en sus inicios, una actividad muy normalita, alejada de sus eslóganes como la poliética y sacudida por las rivalidades entre los partidos.

A mi juicio, estos rasgos negativos dan pié a conjeturas, a veces interesadas, sobre la continuidad de Na-Bai. Los riesgos que acechan a Na-Bai -en el supuesto de que se confirmaran- procederían, de la retirada de ETA (y del correspondiente reordenamiento de la izquierda abertzale, que podría afectarle a Na-Bai) y de la tentación de Aralar por establecer un dominio superior a su influencia social e inasumible para el resto de fuerzas.

No obstante, si alguien deseara en estos momentos romper Na-Bai, se encontraría con serias dificultades. Na-Bai es la mejor opción para el nacionalismo-vasco en Navarra y seguramente la más viable en las circunstancias actuales para la eficacia del tercer bloque electoral en las urnas. De hecho, el electorado premió a Na-Bai en las elecciones de 2.007 y castigó la división en las europeas de 2.009.

He aquí las luces y las sombras, las sumas y las restas de Na-Bai en la actualidad. Desde Batzarre con las premisas actuales apostamos por Na-Bai para las elecciones forales y municipales de 2011 y creemos que su mantenimiento es viable. Eso sí, las turbulencias, la inestabilidad, las disputas inter-partidarias… serán inevitables y habrá que convivir con ellas. Tampoco son enteramente descartables problemas muy serios.

Sin embargo, a mi juicio, Na-bai necesita renovar su proyecto. Na-Bai se halla en la encrucijada entre el conservadurismo continuista marcado por el pasado y por los esquemas de la izquierda abertzale diseñados en la transición… y las señales  de cambio transmitidas por la sociedad navarra durante los últimos 30 años en varios temas clave.

Citaré varios ejemplos para ilustrarlo. Se constata la reducción y la acepción actual de Euskal Herria al ámbito cultural y el afianzamiento de Navarra como una comunidad independiente y, en consecuencia, la apertura de una perspectiva de incrementar y normalizar las relaciones con la CAV, pero descartando la unión vasco-navarra para los próximos años.

En la misma dirección, es necesario ser absolutamente claros y consecuentes, sin ninguna ambigüedad con la ineficacia y con la ilegitimidad de ETA: la lucha armada está completamente fuera de la realidad y su desaparición ha de ser sin precio político alguno; su intento de imponerle a Navarra un modelo unitario vasco constantemente rechazado por nuestra sociedad debe ser excluido sin guiño alguno mientras ésta sea la voluntad ciudadana. Tampoco merece una consideración positiva o neutral el proyecto anti-pluralista de ETA/Batasuna y hay que desmarcarse del mismo. Na-Bai ha de dar un trato exquisito a las víctimas de ETA, siendo consciente de sus errores del pasado y de la importancia actual y futura de esta materia.

Y aun reconociendo la dificultad practica para manejarse ante las continuas trampas que Batasuna (y en otro sentido la derecha) le tienden a Na-Bai, es indiscutible que no cabe el flirteo o la colaboración normal mientras estén en entredicho derechos tan elementales como la vida, como la tranquilidad y seguridad de cualquier ciudadano. Na-Bai necesita ganarse una mayor credibilidad ante la sociedad y especialmente ante el electorado socialista. Y, a día de hoy, no tiene ganada la batalla.

Batasuna. Su devenir va a estar dictaminado por la decisión que tome ETA sobre su futuro. El Estado ya ha fijado claramente su posición: aplicación rigurosa de la ilegalización. Batasuna continúa con una evolución negativa: la pérdida del gobierno en la CAV para la comunidad nacionalista-vasca merced a su exclusión electoral por la ilegalización, los perjuicios propios ante sus competidores abertzales por el mismo motivo, sin  ninguna perspectiva de mejora en el horizonte por más que se mire en lontananza… Sin embargo, es justo reconocer que su desgaste es lento y que mantiene la centralidad en la izquierda abertzale de modo muy claro (europeas-09). En Navarra estos problemas se agigantan, ya que Na-Bai le genera una competencia electoral bastante mayor y la sociedad navarra rechaza a ETA con mayor virulencia. En lo que hace a las elecciones del 2.011 el debate sobre su posibilidad de presentarse creo que se mantendrá hasta el último momento añadiendo otra incertidumbre más al coktail electoral.

IU. Su tendencia electoral a la baja es evidente, sus problemas se acrecientan. No se ven atisbos para una mejora de aquí a dos años. Desde Batzarre valoramos negativamente estas tendencias. Frente a estas evidencias, hasta la fecha, con oscilaciones electorales muy acusadas, ha persistido un sector social que se sitúa a la izquierda del PSN. Con estos sectores sociales Batzarre posee similitudes equivalentes a las que tenemos con la izquierda social de Na-Bai. Siempre hemos tenido una preocupación máxima por tender puentes entre estas izquierdas y lamentamos de veras que no se pueda dar una colaboración electoral del conjunto del tercer bloque. Con toda probabilidad no será factible. En cualquiera de los casos, Batzarre intentará establecer la máxima colaboración entre las diferentes izquierdas en todos los espacios en los que sea posible.

Candidaturas unitarias de ámbito municipal. En la zona media y en la Ribera existen numerosas candidaturas unitarias de izquierdas o progresistas. Este hecho sucede, a juicio de Batzarre, o bien porque se trata de poblaciones reducidas; o bien porque existe una gran fragmentación (Na-Bai, IU, escindidos del PSN, independientes de estos partidos) y una gran debilidad de todos ellos. Batzarre ha defendido la línea de primar la alternativa municipal frente a la derecha y agrupar a las gentes de izquierdas que se sitúan fuera del PSN en candidaturas unitarias de izquierdas. Pensamos que la promoción de la propia sigla sería en detrimento claro del interés de la localidad. En cualquiera de los casos, estas realidades poseen dinámicas propias y escapan a lo que decidan los respectivos partidos.

El papel del cambio

Aunque sea de modo breve enunciaré algunos trazos de esta cuestión llamada a ser el centro de la lucha electoral desde ahora y en los próximos comicios. Este tema, además, adquiere suma importancia para Na-Bai, pues ocupa un lugar central en su propia constitución. Sin duda habrá que volver sobre el mismo de forma más desarrollada.

A primera vista, el cambio ha sufrido una evolución negativa. En el año 2.007 había un gran movimiento de opinión pública heterogéneo, asentado en PSN, Na-Bai e IU favorable al cambio, que por diferentes avatares se vio truncado. Se produjo la continuidad del gobierno de la derecha con el apoyo exterior del PSN. En el 2.008 las elecciones generales no refrendaron la debacle socialista auspiciada por la mayoría de Na-Bai: el PSN les gana  el pulso a Na-Bai e IU. En el transcurso de estos dos años no han mejorado las cosas. Al revés, hay mayor pesimismo, menor expectativa, un desinfle del fenómeno ZP, una pérdida de atractivo de los gobiernos de izquierdas en Cataluña y Galicia, la irrupción de la crisis económica que centra las preocupaciones de la gente, unas relaciones empeoradas entre las izquierdas, una derecha más avisada. Es decir, de entrada nos encontramos con muchos problemas.

Siendo muy cierto todo esto, siendo muy consciente de los serios obstáculos para el entendimiento entre PSN y Na-Bai y dando por hecho que no está clara ni mucho menos la imprescindible mayoría parlamentaria, pienso que los diversos proyectos de cambio estarán en el centro del debate y volverán a polarizar la contienda política y electoral. Y lo veo así por su carácter mítico y porque encierra elementos muy variados y algunos de ellos muy profundos: responde al interés de la sociedad de izquierdas representada por PSN, Na-Bai e IU; hay ganas de desalojar a la derecha tras gobernar durante tantos años; hay una demanda profunda  por parte del abertzalismo y del vasquismo navarros de no ser ninguneados y de poder estar representados en un gobierno de coalición de las izquierdas conforme a su peso electoral (un 20-28% del electorado) como cualquier otra corriente social de envergadura. Y del otro lado, desde la derecha, se va a producir una resistencia muy fuerte –como se pudo comprobar la vez anterior y como lo atestiguan los hechos- a abandonar el gobierno.

Por estas razones es completamente necesario trabajar el tema con todo detenimiento.

El cambio también ocupará un lugar estelar en el tercer bloque electoral junto a otras preocupaciones centrales como son la crisis económica y sus secuelas sociales, la defensa del estado de bienestar, la convivencia de identidades, la defensa del progresismo en Navarra, el problema de ETA… Y hemos de aprender de los errores del pasado y ser conscientes de que requiere un acuerdo sólido entre las izquierdas navarristas y pro-vasquistas, de que requiere un esfuerzo enorme de empatía y generosidad por parte de todos los agentes, y de que requiere creérselo de verdad. Sin esta actitud de fondo es difícil que pueda salir adelante. En esta ocasión no me extiendo más en ello.

Para concluir no me resisto a enunciar las cuestiones que constituyen, a mi juicio, los ejes o el núcleo duro de la orientación que el tercer bloque electoral -y especialmente Na-Bai- deberían pergeñar para el cambio. En unos casos simplemente los cito y en otros los desarrollo algo más. Veamos:

(1) Apostar por el cambio y  resolver los problemas existentes para el cambio: me refiero a afrontar con todas de la ley la complejidad y la excepcionalidad de Navarra; el tratamiento a ETA que es uno de los principales problemas para la colaboración entre las izquierdas y para el cambio; una línea expresa para ganarse al electorado socialista para la colaboración con Na-Bai e impedir la maniobra de la derecha para atraer al PSN.

(2) Encajar las diferentes piezas para lograr el entendimiento de las izquierdas navarras: la principal responsabilidad recae en el PSN, pero al resto de las izquierdas nos corresponde una responsabilidad esencial para alcanzar dicho objetivo; sin una acción confluyente de las dos partes, no se conseguirá.

(3) El rechazo total de ETA y la  crítica firme a Batasuna: las piezas centrales deberían ser una perspectiva prudente sobre la continuidad de ETA si ésta lo desea, la necesidad de su deslegitimación social, la crítica firme a Batasuna por su inconsecuencia política y moral, la autocrítica del abertzalismo y de la izquierda radical por algunos errores (el trato deshumanizado otorgado a las víctimas de ETA entre otros), la desaparición incondicional de ETA sin precio político, la reparación a las víctimas de ETA y a las “otras” víctimas producidas por la vulneración de los derechos humanos por el estado, el saneamiento de la democracia deteriorada por decisiones equivocadas de los jueces, por leyes restrictivas, por policías impunes…, una salida no revanchista tras la desaparición de ETA.

(4) Defender la convivencia de identidades en Navarra: partiendo de las identidades actualmente existentes, propiciando un modelo de integración compleja para Navarra, buscando nuevas bases sobre  una síntesis razonable entre navarrismo, vasquismo y abertzalismo.

(5) Fortalecer y normalizar las relaciones entre la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y Navarra: colocar en el horizonte la vía de la relación intensa más que la de la unificación para este período.

(6) Situar a Na-Bai como una fuerza navarra, independiente, sin que las fuerzas abertzales o pro-vasquistas renuncien a su ideario. Voy a detenerme en dos aspectos.

Na-Bai necesita imperiosamente adecuarse a las señales que viene emitiendo nuestra sociedad sobre su pluralidad identitaria y sobre su diferencia profunda con la CAV; estos fenómenos no son pasajeros, se pueden constatar durante siglos. El proyecto de unidad política territorial de los cuatro territorios en una sola comunidad política se ha mostrado inviable a corto y medio palazo. Por ello, hay que abrir otras vías de acercamiento. Na-Bai tiene que ganar credibilidad y centralidad en la sociedad navarra para avanzar y para normalizar la situación del abertzalismo y vasquismo en nuestra comunidad, para salir del aislamiento, para romper el desprestigio cosechado en las últimas décadas, para invertir su situación actual de lejanía, de desconfianza suscitada en los otros, para no recrearse en un victimismo permanente… Tiene que ganarse la confianza y la amistad del navarrismo de izquierdas y dialogante.

Y en esta fase de cambio, de transición, de readecuación que tanto le afecta al tercer bloque electoral, Na-Bai debería destacar la izquierda y el progresismo entre sus principales señas de identidad. Y debería presentarse en esta fase como una fuerza plural y abrirse dando cabida a gentes nacionalistas-vascas, pro-vasquistas e incluso a no-nacionalistas vascas, favorables todas ellas a un proyecto justo y equilibrado de convivencia entre las diferentes sensibilidades. Esto requeriría buscar un denominador común, una representatividad ajustada para todas las sensibilidades, una visualización de la pluralidad. Esta sería, a mi juicio, una visión ambiciosa, innovadora y realista conforme a nuestra sociedad.

(7) La izquierda navarrista necesita (y le conviene) un pacto con las izquierdas pro-vasquistas o abertzales desligadas de ETA.

En este período la centralidad del cambio reside en el acuerdo PSN-Na-Bai e IU. De igual forma, la primacía le corresponde al PSN por la clarísima hegemonía del navarrismo en nuestra sociedad, por su  capacidad integradora (su posibilidad de pactar con unos o con otros, su centralidad en la sociedad, el hecho de ser la principal fuerza orgánica -y seguramente electoral- de la alianza…) Por ello, el PSN estuvo en el centro del huracán en el 2.007 y volverá a estarlo en la próxima ocasión, que se dé.

Además, hay un basamento común entre ambos bloques. Las similitudes de la izquierda navarrista con el vasquismo son mayores que con la derecha por varios motivos: el status social de sus electorados, su confluencia progresista, su sensibilidad y programa sociales, su tradición republicana y de izquierdas, su pasado histórico… Con la derecha comparte el proyecto navarrista (en parte, pues siempre ha mostrado una actitud más abierta hacia el vasquismo y en su electorado cuenta con un porcentaje importante, que se sitúa dentro del vasquismo cultural) y desgraciadamente comparte la persecución de ETA, algo que desde  Na-Bai deberíamos tener más en cuenta.

Igualmente, así fue esta colaboración en el pasado, especialmente en el antifranquismo, aunque no estuvo exenta de límites evidentes (las desavenencias notables entre izquierdas y nacionalismo-vasco durante el período republicano, posteriormente durante la dictadura esa colaboración se circunscribía en su experiencia a un número de personas muy reducido). Sin embargo, los errores de unos y de otros torcieron esta trayectoria y propiciaron el desencuentro tras la instauración de la democracia. Hoy es ETA el principal obstáculo para iniciar en serio este acercamiento y para abrir una etapa nueva en Navarra.

En mi opinión, si hay voluntad sincera de sacar adelante esto, existe una confluencia de intereses suficiente para lograrlo. Analizando el mapa electoral es difícil que se produzca un cambio fuerte y cualitativo sobre los tres bloques político-electorales, que, con sus dientes de sierra, se repiten desde hace 30 años; y en esas condiciones ambas izquierdas se necesitan. Hay sectores sociales de los dos bandos, que demandan un proyecto integrador. Ensanchar estos sectores debe ser uno de los grandes retos de  Na-Bai. Así percibe la derecha este peligro y trata de impedir como sea el cambio inter-identitario.

La izquierda navarrista se halla en condiciones inmejorables para preservar su identidad navarrista y para disputar los sectores electorales que basculan entre ambas izquierdas, pues los deseos ampliamente mayoritarios de la población navarra avalan sus tesis navarro-españolas.

Por otro lado, el PSN debe adecuarse a la nueva situación del vasquismo navarro tras la irrupción de Na-Bai; a la larga si ETA desaparece, si el abertzalismo y el vasquismo avanzan en la adecuación a la sociedad navarra del siglo XXI y apuestan por proyectos más integradores, le obligaran a moverse. Además tiene que definir su línea frente a la derecha y exponer con claridad sus límites y sus exigencias para un acuerdo con las izquierdas pro-vasquistas o abertzales desligadas de ETA. La indefinición practicada durante estos años le ha resultado claramente perjudicial, a mi juicio. Precisamente es el momento y la oportunidad de liderar (o co-liderar) un proyecto potente de reformas.

(8) Un programa potente de reforma social y de avance progresista

Este capítulo debe ser el más importante: una combinación de la defensa, avance y desarrollo del Estado de Bienestar para la mayoría social con un plan de medidas de todo tipo frente a las repercusiones de la crisiseconómica sobre los sectores más desfavorecidos.

Dejo para otra ocasión el entrar con más detenimiento en los problemas serios que plantea la gestión de un plan realista de cambio. Este es el  principal nudo gordiano de la cuestión.


Responses

  1. ¿Dónde cojones estaban todas estas propuestas cuando se abrió el tiempo en 2008? Quiero decir, que está muy bien que se discuta… Incluso encuentro que las diversas propuestas sobre la mesa, por cierto, faltan las del PNV y la de independientes, sobre todo, la opinión de Barkos, tienen muchos puntos en común con los que se podría avanzar…

    Pero, ¿Por qué no el año pasado, cuando se abrió la convocatoria oficialmente? ¿Qué es lo que ha cambiado desde entonces?

    Y, por favor, que no sea lo que creo. Porque, entonces, muchas de las paranoias de estos foros quedarían explicadas y dejarían a NaBai a la altura de algo irrecuperable. Hablando en plata: que no se que lo único que realmente aportaban EA y PNV fuera el gobierno de la CAV.

  2. No entiendo tu frase: “Hablando en plata: que no se que lo único que realmente aportaban EA y PNV fuera el gobierno de la CAV”.

    Los votos d la koalicion EA-Aralar ya los konocimos en las europeas y tampoko son xa echar kohetes (las del PNV menos, xo iban solos), asi k algo aportaran los partidos uni2 k no aportan x separado.

  3. Aparte de ser mi seudónimo, digo puff, porque los trabajos de EA y Batzarre hay que estudiarlos bien y leer entre líneas.

    No cabe duda que dicen muchas verdades pero también algunas pleni-parciales, aparte de intencionadamente fomentar contradicciones.

    Quisiera aportar algunas matizaciones respecto del trabajo de EA y del de BATZARRE.

    EA
    Apartado 2.2
    dice “La pluralidad de NaBai es su mayor riqueza cualitativa y plus aglutinante……
    Apartado 2.3
    La anteposición del proyecto de NaBai a los interes particulares de cada uno de los partidos.
    Apartado 2.4
    NaBai, por su propia pluralidad interna, constituye en si mismo una oferta y un modelo.

    En teoría hasta aqui, podríamos estar de acuerdo pero la realidad es tozuda y nos demuestra una y otra vez que nos estamos engañando.

    Se repite con mucha frecuencia la palabra PLURALIDAD. Lo cual me parece de traca. He participado en varias asembleas que ha habido de NaBai y precisamente he denunciado éste hecho. De plural nada. ¿Porque? Pues muy sencillo, porque no encaja con otra palabra que emplean con machaconería cual es la de IZQUIERDAS.

    Pienso que el futuro REAL de NaBai es hacer una introspección de verdad y desterrar la palabra IZQUIERDAS para precisamente dar cabida a todo tipo de pensamientos, tendencias, etc. Si, si no me importa decirlo, mañana puede haber gente de CDN e incluso de UPN que se acerquen a NaBai si de verdad percibieran PLURALIDAD.

    En cuanto a la ANTEPOSICION del proyecto de NaBai a los intereses partículares de cada uno de los partidos.

    Estoy de acuerdo pero la realidad una vez mas es terca y quien no vea que ARALAR abandera el movimiento esta cieg@.

    ¿Y que hacemos con esa parte importante de gente que se dice independientes? Muy sencillo, yo no me lo creo. La mayoría de ell@s de independientes nada de nada.

    Mas adelante dice el ensayo, que la “convivencia en Navarra ha estado condicionada por 2 estrategias: 1) la estrategia violenta de ETA, 2) la exclusión sistematica de todo aquello que contradice a la Navarra Oficial y en particular la negación de la identidad vasca de Navarra y de todo aquello que la representa.

    Para mi en el punto 2) puede radicar otra de las equivocaciones, el empezinamiento en el carácter identitario vasco de Navarra. A un castillo se puede entrar por la puerta grande, pero mas facil puede ser entrar por una de las puertas pequeñas.
    Conociendo la sensibilidad del pueblo Navarro, parece mentira que las gentes pensantes de EA y de Batzarre no lo tengan claro. Ya vale de IMPERIUM DOMINIUM. Ese precisamente fué uno de los errores de EAJ / PNV antes de la escisión, con los gritos y banderas de NAFARROA, EUZKADI DA. Pienso que el trabajo inmenso que queda por hacer es trabajar codo a codo en Navarra en las cosas cotidianas que preocupan, desde una perspectiva NAVARRISTA /EUROPEISTA y poco a poco haciendo ver a la gente que Navarra depende de los Navarros y no de Madrid.
    El tema identitario vasco lo considero un tema de medio / largo plazo que podrá venir por añadidura. La casa hay que empezarla por los cimientos, NUNCA por el tejado. Eso no quita para que asuntos como la cultura, el euskera etc. que son PATRTIMONIO DE LA HUMANIDAD y ANTES DE NAVARRA tengamos que defenderlos a capa y espada.

    URRA (BATZARRE)
    Quisiera empezar por indicar que el Sr. Urra es un personaje muy peligroso porque es un experto en las artes del Materialismo Dialéctico como me lo demostró en mas de una asemblea y en éste trabajo suyo.

    En una asemblea, y se quedó tan contento, exclamó que Batasuna colgaba de ETA. Cuando me tocó el turno, en ruegos y preguntas, me dirijí a él y le sugería que o bien no tenía ni idea de dialéctica o que nos estaba queriendo ENGAÑAR, dije que ETA y Batasuna eran y son complementarios (BIETAN JARRAI). Y ocurrió lo esperado, típico de estas gentes, se calló, hizo oídos sordos. Pero mi objetivo era lograr el runruneo que se creo en la sala. El primero que se puso nervioso, por cierto, fue P. Zabaleta, le cambió la cara y todo.

    El Sr. Urra en el tercer párrafo debajo del apartado Na-Bai dice—- “la unidad entre diferentes”—una vez mas jugando al despiste para los profanos de la daléctica. Esta claro que se refiere a la UNIDAD DE LOS CONTRARIOS. Prosigue diciendo, “no me extiendo en ello porque resulta muy evidente”. Pues bien está expresión es típica de los marxistas cuando precisamente NO LES CONVIENE extenderse para no dar pistas.

    Mas adelante prosigue diciendo—“las fuerzas abertzales, ampliamente hegemónicas en NaBai”—y se queda cagancho. Ocultando al profano la diferencia que existe y que se ha debatido en éste y otros blogs con mucha frecuencia la diferencia entre un abertzale (Nacionalista Vasco), un abertzale (marxista-maoísta) como es el caso de Batzarre, Aralar, ETA y el resto de la IZQUIERDA RADICAL que por coherencia revolucionaria no pueden ser nacionalistas ni vascos ni de ningún sitio, son internacionalistas.

    Mas adelante critíca la evolución negativa del discurso de NaBai por ser excesivamente nacionalista vasco.

    Pero ni por casualidad dirá que el discurso es excesivamente de IZQUIERDAS.

    Y curiosamente mas adelante dice lo contrario, que NaBai es la mejor opción para el nacionalismo-vasco en Navarra y seguramente la mas viable.

    ¿EL Sr. Urra a quien pretende CONFUNDIR o ENGAÑAR?

    Y termino.

    ¿Donde queda EAJ / PNV en éste proyecto? Pues pienso que en la cuneta. Lo tienen ahí como dijo P. Zabaleta en su día tildandonos de un partido de derechas como el “perro patada” que hace compañía. Lo de perro patada es cosecha mía.

    Por cierto el NBB con el puño y letra de J.A. Agirrebengoa publicó una nota de prensa hace cosa de unas tres semanas precisamente critícando a ARALAR y su afán de ser punta de lanza del proyecto de NaBai y en extensión del MLNV para Navarra.

    Sinceramene debemos hacer honor a unas palabras de nuestro himno cuales son…zar, sendo, simo…y caminar SOLOS pero con la CABEZA bien alta y siempre con HUMILDAD. Mas vale SOLOS que MAL ACOMPAÑADOS.

    Mis disculpas por haberme extendido un poco.

    Gabon,

  4. Ante las numerosas menciones a lo aportado, en cuanto a resultados electorales y votantes, por los “independientes” y por la “unión” y que, al parecer, no aportaban “los partidos por separado”, convendría tener en cuenta cientos datos.
    Los transcribo a este blog. No los comento sino que los pongo a disposición de los lectores para que estos dispongan de todas los datos

    RESULTADOS ELECTORALES EN NAVARRA

    ELECCIONES FORALES 2003
    Ea-Pnv: 22.727 votos
    Aralar: 23.697 votos
    Batzarre: 7.897 votos
    Total Partidos que se coaligaron en NaBai: 54.321 votos, 16’60% de los votos, 12’00% del censo

    ELECCIONES GENERALES 2004
    NaBai: 60.645 votos, 17’24% de los votos, 13’37% del censo

    ELECCIONES FORALES 2007
    NaBai: 77.625 votos, 22’48% de los votos, 16’94% del censo

    ELECCIONES GENERALES 2008
    NaBai: 62.073 votos, 18’40% de los votos, 13’48% del censo

    ELECCIONES FORALES 2003
    Ea-Pnv: 22.727 votos
    Aralar: 23.697 votos
    Batzarre: 7.897 votos
    Total Partidos que se coaligaron en NaBai: 54.321 votos
    Nulo: 21.289 votos
    Partidos NaBai + Nulo: 75.610 votos, 23’11% de los votos, 16’70% del censo
    (el nulo técnico ronda el 0’5% del censo)

    ELECCIONES GENERALES 2004
    NaBai: 60.645 votos
    Nulo: 15.611 votos
    NaBai + Nulo: 76.256 votos, 21’67% de los votos, 16’81% del censo
    (el nulo técnico ronda el 0’5% del censo)

    ELECCIONES FORALES 2007
    NaBai: 77.625 votos
    Nulo: 18.285
    NaBai + Nulo: 95.910 votos, 27,77% de los votos, 20,93% del censo
    (el nulo técnico ronda el 0’5% del censo)

    ELECCIONES GENERALES 2008
    NaBai: 62.073 votos, 18’40% de los votos, 13’48% del censo
    El efecto de la llamada a la abstención por parte de Batasuna es difícil de cuantificar. El incremento de la abstención respecto a la abstención media fue de aproximadamente un 2% del censo (unos 9.000 votantes) y respecto a la abstención en las Generales de 2004 de aproximadamente un 4% del censo (unos 18.000 votantes)
    NaBai + incremento abstención: Unos 71.000 – 80.000 votos, 15’5 – 17’5% del censo

  5. ¿A que no saben qué grupo político está hablando directamente con Barkos para llegar a un acuerdo directo? Adivinen, adivinen. Barkos deja el Congreso y se convierte en la jefa del Grupor Parlamentario de NaBai, y el partido ese consigue el apoyo necesario para manipular NaBai a su antojo… una jugada perfecta. Evidentemente, el resto de partidos (inclusive el PNV) se quedan completamente fuera de juego. Quizá lo que dice puff fuera inteligente hacerlo.

  6. Aplicarle a Jesús Urra los criterios que utiliza Puff están fuera de la realidad. Demuestra un desconocimiento de la evolución que ha tenido Batzarre y el propio Urra. Ojalá contáramos en el nacionalismo con las dosis de espíritu crítico que demuestran los escritos de Urra. No engañan a nadie; no ocultan la cultura política de la que vienen y a la que van. Y son los primeros que rompieron con Lizarra.
    Lo siento, Puff: pero aplicar la Dialéctica de manera tan inoportuna y tan injusta como lo haces te descalifica y molesta especialmente a los que la quieren utilizarla científicamente. Te recomiendo que en los buenos libros que tengas, repases el capítulo reservado al Dogmatismo.

  7. Akullularia,

    Soy el primero en decir y lo digo mas arriba que es una persona muy preparada. Pero es que mucha gente está muy preparada, y cuanto mejor prepara, mejor nos podrán engañar.

    En aquella rueda de prensa, el Sr. Urra no contestó a mi duda si sabía de diaectica o nos estaba engañar. El actuar como si no hubiera oído nada, para mi fue muy significante.

    Mas sabe el diablo por viejo que por diablo.

    Y por favor, no me vengas a estas alturas a dar clases sobre lo que es o no DOGMATISMO.

    Que ya tengo mas calvas que canas.

  8. Información periodística sobre la situación de NaBai publicada en Diario de Noticias La transcribo a este blog. No la comento sino que la pongo a disposición de los lectores para que estos dispongan de todas los datos

    Diario de Noticias, Domingo, 8 de Noviembre de 2009

    El callejón de NaBai
    Aralar reclama a sus socios no dilatar más la reorganización que necesita NaBai, pero el tono de los reproches han puesto a la defensiva al resto de partidos, que han acabado uniendo fuerzas. Del resultado de esta reflexión interna dependerá el futuro de la coalición.
    HAY que tensionar NaBai”, repiten estos días distintos dirigentes de Aralar. La situación se ha vuelto insostenible, dicen, por lo que ven necesario afrontar el problema y buscar una salida a la “parálisis” que vive la coalición. La formación de Patxi Zabaleta ha optado por poner todas las cartas encima de la mesa y forzar la reflexión interna a base de hacer públicos los obstáculos que a su juicio están bloqueando un proyecto político que se ha demostrado exitoso, pero que necesita una actualización. Las formas, sin embargo, han complicado el debate. El tono de sus críticas ha puesto a la defensiva a los socios de coalición, que ante la desconfianza de las verdaderas intenciones de Aralar, han acabado uniendo fuerzas.
    Las continuas señales de alarma han causado cierta confusión en NaBai, que no acaba de entender tanta insistencia en hacer públicas desavenencias que, en algunos casos, ha provocado el propio partido de Zabaleta. Pero Aralar mantiene firme su apuesta, y pone fecha al proceso reflexivo. “Si el próximo 15 de marzo no hemos llegado a un acuerdo sobre las bases programáticas y organizativas tendremos que tomar una decisión”, advierte la formación abertzale. En Aralar nadie habla abiertamente de abandonar la coalición, pero tampoco descartan una traumática ruptura. “Tendríamos 8 ó 9 parlamentarios, y seríamos la tercera fuerza”, advierten.
    LOS PROBLEMAS
    Una necesaria reorganización programática y organizativa
    Si las coaliciones son ambiguas por definición, más lo es NaBai, que integra cuatro partidos y un buen número de independientes a los que a menudo cuesta encontrar un denominador común más allá de su sentimiento vasquista. “Pero eso no puede frenar a la coalición, y es imprescindible fijar unos contenidos ideológicos y programáticos claros”, sostiene Aralar, que durante las últimas semanas ha puesto sobre la mesa una retahíla de agravios que dificultan su permanencia en la coalición. Unos ideológicos, otros organizativos y algunos más, estratégicos.
    La formación de Zabaleta, por ejemplo, cree que NaBai prioriza en exceso su papel institucional, alejándose de los movimientos sociales e infravalorando su presencia en la calle en un momento de creciente desapego social hacia la clase política. La expansión de la marca NaBai a toda la comunidad, incluida la Ribera; la necesidad de acentuar el perfil izquierdista de la coalición; la actitud ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; el escaso peso de los órganos locales y sectoriales; la importancia de contar con un coordinador que de coherencia y estabilidad a la propia coalición; y la reorganización interna son otros de los déficit detectados a los que Aralar exige soluciones inminentes. “Esto no es ninguna improvisación, ni una cuestión táctica. Debemos fortalecer programáticamente la coalición y recomponer las confianzas dañadas. Si no se reconocen los problemas, no se pueden arreglar, y este es un debate que no puede esperar a la víspera de las elecciones”, subrayan desde su dirección.
    LA VISIÓN DEL RESTO
    EA, Batzarre y PNV cierran filas ante los ataques de Aralar
    Para forzar el debate, Aralar ha optado por la crítica directa a sus socios, a quienes reprocha “falta de compromiso”, “deslealtades” o “protagonismos personales”. “No se puede estar con un pie dentro y otro fuera de la coalición”, ha reprochado a EA, por su apuesta por el polo soberanista en la CAV, y a Batzarre por su defensa de los pactos con otras formaciones de izquierdas en el sur de la comunidad.
    Sin embargo, la virulencia con la que Aralar ha atacado a sus socios ha acabado cohesionando a EA, Batzarre, PNV y buena parte de los independientes, que mantienen una voz única en muchos de los temas que ahora Aralar intenta reformar. Así, la desconfianza entre partidos y dirigentes se ha instalado en la permanente, el máximo órgano ejecutivo de NaBai, que en los últimos meses ha sido más un foro de discusión de las cuestiones internas que un medio para marcar las pautas estratégicas y políticas.
    El fondo del problema es compartido por buena parte de los socios de coalición, pero no las recetas para hacerle frente. “En los términos que propone Aralar va a ser difícil llegar a un acuerdo”, advierte un miembro de la permanente, sorprendido por la dureza de las críticas de Aralar. “Abordar los debates desde la tensión es una mala vía. Debemos sosegar el ambiente si queremos ponernos de acuerdo en algo”, añade el mismo dirigente, que coincide con otros miembros de NaBai en que Aralar intenta patrimonializar la coalición. “La pluralidad es precisamente uno de nuestros mayores activos, aunque en ocasiones pueda complicar la toma de decisiones”, añade un destacado dirigente de Batzarre, que considera que trasladar la marca de NaBai a todas las localidades puede perjudicar el cambio. “¿Si hay dinámicas de izquierdas que funcionan en la Ribera, por qué dinamitarlas?”, plantea Batzarre.
    En el lado opuesto de Aralar, EA ha optado por transmitir mensajes triunfalistas que, en ocasiones, ignoran la propia realidad. “No entendemos ese afán por sobredimensionar los problemas y elevarlo a causa de ruptura”, afirma un parlamentario de esta formación, que niega que estén ocultando los problemas, y que reprocha a Aralar que haga públicas discrepancias que no plantea en los órganos internos. “De deslealtades podemos hablar mucho todos. Yo tengo una lista de todos los agravios de Aralar. Pero nuestra apuesta por NaBai es clara, y está al margen de lo que pueda ocurrir en la CAV”, sostiene otro dirigente de EA, que acusa a la formación de Zabaleta de actuar al margen de la coalición y luego reprochar a los demás todos sus problemas. Similar reflexión hacen en el PNV, que echa en falta más autocrítica en Aralar, y que avisa de que no aceptarán “intentos de anulación del pluralismo político de Nafarroa Bai”.
    LA CUESTIÓN ORGANIZATIVA
    Los acuerdos de 2007 no son válidos para Aralar
    Junto a estas cuestiones surge también el problema organizativo, en el que Aralar prefiere no centrar todo el protagonismo, pero que explica buena parte de su inconformidad dentro de la coalición. “Fuimos demasiado generosos al firmar los acuerdos de 2007, y eso se ha vuelto en nuestra contra”, resume un destacado dirigente de Aralar.
    Las bases de aquel acuerdo, negociado contrarreloj, estaban asentadas en el resultado de las elecciones de 2003, en las que la formación que encabezó Zabaleta logró 24.068 votos, frente a los 22.824 que obtuvo la coalición EA-PNV, y los 7.873 de Batzarre. Según aquel acuerdo, la presencia de los partidos en la permanente sería paritaria, pero sin que ninguna formación tuviera derecho a veto. La proporcionalidad quedaba relegada a la listas electorales.
    Pero la fórmula no convence a Aralar, que cree que el escenario es diferente y que ve condicionadas sus propuestas en un juego de mayorías que no controla. “El punto de encuentro entre PNV y Aralar no puede estar en el intermedio ideológico porque el peso de cada partido y los votos que aporta es muy diferente”, sostienen en la formación de Zabaleta, que exige una reorganización interna más ponderada. “Aralar no firmaría ahora un acuerdo en los términos de 2007”, advierten desde su ejecutiva, que quiere aprovechar la renovación de los acuerdos de coalición a los que obliga la ley electoral para lograr un rediseño “más justo y equilibrado” de la organización interna.
    Es quizá el punto más sensible de todos, y donde Aralar encuentra mayor soledad. “Entiendo sus aspiraciones, pero como cualquier coalición, NaBai debe tener mecanismos que corrijan la mayoría y respeten a la minoría, porque de lo contrario algunos nunca se sentirán representados”, destaca un miembro de la permanente que aboga por la paridad en la ejecutiva. “La proporcionalidad ya la mantenemos en las listas”, sostiene.
    En este argumento coinciden EA, Batzarre y PNV, que consideran que la fortaleza electoral de Aralar está basada en meras especulaciones. “Nadie sabe de dónde sacan lo de los 8 ó 9 parlamentarios. En las elecciones europeas quedó claro que por separado perdemos toda nuestra fuerza”, destaca un miembro de EA, que defiende su propuesta organizativa, basada en una ejecutiva paritaria y un consejo general compuesto de cargos públicos elegidos de forma proporcional a peso de cada partido. A todo ello se une además la pugna por la designación del candidato a la presidencia del Gobierno, una decisión mucho más profunda que la de dictaminar el cartel electoral, y que ya ha hecho saltar los primeros roces.
    EL FUTURO
    Un callejón de difícil salida
    La coalición abre así un periodo intenso de reflexión de cuyas conclusiones dependerá el futuro de una opción que pese a todo se consolida como segunda fuerza, y cuya base social difícilmente entendería que las disputas partidistas dieran al traste con la herramienta que ha revolucionado el escenario político de la Comunidad Foral, y en el que vasquismo tiene ahora un papel protagonista. “La única salida es la propia coalición. No tenemos otra alternativa. Todos vamos a tener que dejar pelos en la gatera”, reflexiona un dirigente de la coalición.
    Pero la salida del callejón no va a ser sencilla. De momento, Aralar ha emplazado al resto de partidos a varias reuniones bilaterales en las que afrontar estas cuestiones. “Volveremos a ser flexibles y generosos”, aseguran desde su dirección, pero advierten: “No nos comprometeremos más allá de 2011 si no se resuelven los problemas detectados. Sería engañar a la gente”. El resto de partidos acepta el reto con la esperanza de que la postura maximalista de Aralar sea sólo un intento de ganar fuerza negociadora. “Vamos a necesitar mucho trabajo de cocina”, sostiene otro miembro de la permanente, que advierte a Aralar que si quiere el liderazgo, lo debe saber ejercer con mano izquierda. “Las posturas de fuerza no ayudan a lograr consensos”, coincide otro miembro de la permanente, preocupado por que la escalada declarativa acabe llevando a NaBai a un callejón sin salida.

  9. A veces me siento mas puff y otras veces me siento mas blindado.

    Creo que voy a duplicar la dosis diaria de ese producto lácteo que tanto anuncian para evitar “estrañamientos”, ¿se dice así no?
    Es que como siempre insinuan en la publicidad un fenómeno natural pero sin explicitarlo.

    En fin EAJ / PNV debería salir de patas de la coalición NaBai, mas claro me queda después de leer a “mirando desde el gallico (de San Cernin)”.

    puff que gozada es estar y sentirse blindado “

  10. Puff = blindado,

    Esoy viejita pero algo de experiencia también. Estoy plenamente de acuerdo con tu opinión que el PNV debería abandonar la coalición NABAI.

    chi ve deamo adeso !


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: