Posteado por: aberriberri | septiembre 26, 2009

Se equivoca Aralar….

Ander Muruzabal

(Aralarren ponentzia politikotik hartutako irudia)
aralar_iv_biltzarra

La polvareda que ha levantado la Ponencia Política del IV Congreso de Aralar en lo que se refiere a Na Bai, en este mismo Blog tenemos un buen ejemplo de ello, no debe hacernos perder de vista el fondo político que subyace en ella, fondo político que se ve más claramente cuando se leen comentarios de aralarkides en diversos foros de Internet, menos sujetos a la cortesía a que obligan los documentos congresuales de un partido aunque quizás no sea la Ponencia Política de Aralar el mejor ejemplo de tal cortesía, o en las declaraciones públicas de alguno de sus dirigentes más aficionados a la rueda de prensa y la declaración estridente.

Y es ese trasfondo político el que nos debe preocupar, porque denota una importante incapacidad para el análisis político y la autocrítica, y comete dos errores de bulto que no solo pueden pagar ellos sino hacernoslo pagar a todos los nacionalistas vascos de Navarra, que después de treinta años de travesía del desierto, por fin, habíamos encontrado una herramienta eficaz para avanzar en la estructuración social e identitaria de Navarra.

A mi entender, Aralar incurre en dos errores de bulto en su análisis de la situación de Na Bai y la problemática de su propia imbricación en ella:

A pesar de que su documento congresual reconoce la existencia de ámbitos de decisión diferentes en Euskalerria que responden a estadíos de construcción nacional distintos, su crecimiento y asentamiento electoral en la CAPV, el análisis de las causas de esto daría para otro artículo, producido en las últimas elecciones al Parlamento vasco, obviando curiosamente los resultados de las Europeas, le ha llevado a asumir un protagonismo creciente en Nafarroa Bai, las declaraciones de Jiménez al respecto son clarificadoras, e incluso reclamar para si el liderazgo ideológico de la coalición. Y esto es un error porque se está actuando en Nafarroa con una perspectiva nacional y se corre el riesgo, de repetir errores del pasado, de ahondar la grieta navarra. Nafarroa Bai, en el momento actual debe operar desde una perspectiva exclusivamente navarra y en función de las necesidades de Navarra, que en este momento, evidentemente, no son ni la Soberanía ni el Socialismo, sino más bien el cambio político, la cohesión social y el reconocimiento identitario.

En Navarra no existe un referente electoral que sustente las tesis predominantes de Aralar, más al contrario, los únicos resultados analizables, si es que el escasisimo nivel de participación nos lo permite, son las Europeas, donde el experimento Nafarroa Ez, coleccionó una sonora bofetada por parte del electorado navarro.

Y se equivoca Aralar al pensar que una buena solución sería que la Coalición asumiese su propio ideario y tesis políticas:

“Una coalición, como la actual NABAI, limita el trabajo de Aralar como partido y nos obliga a renunciar a partes importantes de nuestro ideario o propuestas políticas, algo poco conveniente. Con quién y para qué, este ha de ser el debate y la reflexión que hemos de realizar para decidir sobre la forma de continuidad en NABAI”.

Y se equivoca porque es precisamente esa renuncia, la suya y la de todos los demás socios de la coalición, la que constituye el mayor activo electoral de Nafarroa Bai. La unidad de acción desde la diversidad ideológica constityó uno de los pilares fundamentales del éxito nabaizale. Resulta evidente para cualquier analista informado, e incluso para algún nostálgico, que el mayor éxito electoral de una opción “nacionalista” en Navarra fue Euskal Herritarrok, donde hallaron cobijo HB, con Aralar dentro todavía, Batzarre y un numeroso grupo de independientes y en pleno auge de Lizarra-Garazi y con una tregua etarra en vigor… 48.000 votos, a un mundo de los 80.000 que recaudo Nafarroa Bai en el 2007, y más teniendo en cuenta los veinte mil nulos que arrastraron en esas mismas elecciones las consignas de ANV.

Así pues, ¿Cual es la verdadera fuerza de Aralar Navarra? ¿Le da esa fuerza real capacidad para reclamar el liderazgo, no solo organizativo que ya lo tiene sino el ideológico? Y la respuesta es no. Nafarroa Bai será desde la diversidad y el consenso o no será. Tanto la eventual salida de Aralar de la coalición, las siglas Na Bai no son de su propiedad para que alguno se sienta más tranquilo, como su imposición ideológica solo llevarían a Aralar en un caso o Na Bai en otro al gheto electoral en que nos encontrábamos hasta el 2004.

Pero hay otro elemento en la Ponencia de Aralar que me preocupa más, si cabe…

“Varios caminos aparecen en la encrucijada. Seguir tal cual con NABAI. Apostar por seguir sólo como Aralar. Consolidar NA-BAI adaptándola a una nueva realidad y corrigiendo los problemas. O, buscar otras alianzas”.

¿Qué “otras” alianzas puede buscar, y sobre todo encontrar, Aralar? ¿Estamos asistiendo al inicio de otra operación Euskadiko Eskerra alentada por Ferraz y los medios del estado? ¿Será el final de los gobiernos PSE-PP y UPN-PSN un Pacto a la catalana con Jiménez y López en las respectivas Lehendakaritzas? ¿Es la ruptura de Na Bai el precio del Poder?


Responses

  1. Estos de Aralar no se dan cuenta de que el fuelle de votos de NaBai viene de gente ajena a los partidos abertzales y vasquistas de Navarra. Esos votos son de gente vasquista o “por el cambio” y no de gente de Aralar, PNV, EA o Batzarre, que aportan pocos.

    Como sigamos rompiendo coaliciones a esta velocidad vamos a acabar mal. Lo peor es que quienes alientan estas rupturas, que no desdoblamientos, luego se arrepentirán tarde o se revelarán como españolazos como EE.

    ¿Será Zabaleta el nuevo Onaindia y Jiménez el próximo Teo?

  2. No nos pasemos, no creo que Zabaleta y Chen-Choo acaben en el PSOE, y mucho menos en el PSN.

    Pero eso es lo de menos. Lo importante es que parece que algunos están dispuestos a hacerle el trabajo sucio al Estado y a UPN, en ese sentido sí son comparables a EE, seguramente sin darse cuenta de lo que están haciendo, pensando que así las cosas les irán mejor.

    Pero lo que está claro es que no les irá mejor a los vasquistas navarros. Y eso es lo único que importa.

  3. Nadie imaginaba tampoco que Onaindia iba a acabar así. No digo que vaya a ocurrir, pero no es improbable.

  4. Desde el primer momento, hemos asistido a una pugna por ver quien se queda con el cortijo. A la Ponencia de Aralar, hay que sumar la boutade de la presentación de Uxue Barkos como candidata propuesta por EA. Es cierto que cada cual es muy libre de hacer sus análisis y sus cuentas. Tambien es bueno contar de vez en cuanto.
    Yo creo que NaBai debe mantenerse solo en Nafarroa (Parlamente), en las Cortes y en determinados municipios (quizá solo Iruñea). En los últimos tiempos, no parece de rebido que alcaldes y alcaldesas de NaBai se presente como, por ejemplo, de Na-Bai/EA. No existe Na Bai-EA.

  5. La tranquilidad y seguridad con la que Patxi Zabaleta responde a estas cuestiones en Canal6 Navarra (programa tres en raya)me parece que desactiva esa inquietud acerca de las “otras alianzas”. Mantiene el compromiso con la coalición, los otros partidos (a los que hanombrado explicitamente) y los independientes dentro de los acuerdos fundacionales de la coalición. Veremos si esto se confirma

  6. ¿Se equivoca Aralar?
    Yo creo que no. No creo que Aralar esté actuando “a la ligera”. Más bien creo que esto es un paso más (y bien calculado) que forma parte de su estrategia para ir aproximándose a sus objetivos. Objetivos y estrategia que Aralar ha dejado claros en varios escritos desde, al menos, 2003.
    Como comentamos el otro día, en esto Aralar es claro. Siempre lo ha sido. Solo hace falta leerlo (y querer leerlo, por supuesto).
    En la ponencia política que debaten este fin de semana vuelven ser muy claros, en cuanto a objetivos y estrategia (y particularmente en lo relativo a Navarra):
    “Conformar una alternativa que permitiese a los sectores de izquierdas y abertzales disponer de condiciones y fuerza suficiente para hacer frente a UPN y PSN, …” (¿izquierda abertzale?, ¿pretendían, de veras, hacer un gobierno de coalición con el PSN, o pretendían hacer “frente” al PSN? ¿Con quien pretenderán hacer un hipotético futuro gobierno de coalición en Navarra? ¿O no quieren formar parte de ningún gobierno de coalición?)
    “Una coalición, como la actual NABAI, limita el trabajo de Aralar como partido y nos obliga a renunciar a partes importantes de nuestro ideario o propuestas políticas, algo poco conveniente. … Si Aralar ha de sacrificar y renunciar a lo anterior, debe ser por y en beneficio de … que supongan un avance para… nuestro proyecto.” (O sea, Nabai es válido en la medida en que sirve para avanzar en el proyecto de Aralar, a pesar de renuncias momentáneas. De otra forma, “varios caminos aparecen en la encrucijada”, entre ellos “consolidar NA-BAI adaptándola a una nueva realidad y corrigiendo los problemas”, que, evidentemente, debe servir a los intereses y objetivos de Aralar)
    Etc.

    Todo esto que está ocurriendo con la ponencia de Aralar y las declaraciones de determinados aralarkides confirman los análisis que vengo realizando en este Blog sobre la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra”.

    Tal como adecuadamente señala Ander, no el lo mismo la declaraciones públicas o privadas de determinados aralarkides y lo escrito en una ponencia, aunque sea para su debate en un congreso.
    En el primer caso podemos considerar las opiniones como particulares. Pero no por eso dejan de tener valor (y más si son más o menos generales y repetidas) ya que muestran lo que realmente se piensa, y nos indican lo que subyace en el fondo. Un “mar de fondo” que pese a “arreglos provisionales” siempre estará ahí y volverá a salir en la próxima ocasión. Por tanto, nos indican la dirección hacia la que tienden las cosas. No podemos “olvidarlas” sino, al contrario, debemos tenerlas muy en cuenta.
    En el segundo caso, al estar sometido lo escrito en la ponencia a la “necesaria corrección” y “obligada diplomacia”, se matiza y suaviza lo que se piensa. Por tanto hemos de considerar que lo que se dice en la ponencia respecto a los socios y a sus intenciones y actitudes respecto a Nabai no es la opinión particular de una o varias personas, sino que el texto ha sido aprobado (y propuesto para su debate por el congreso) por toda la dirección de Aralar, y que está sometido a esa “necesaria corrección y obligada diplomacia”
    Y bajo este prisma de esa “necesaria corrección y obligada diplomacia” es como debemos leer lo que dice la ponencia:
    “Hoy este importante proyecto puede fracasar por la falta de compromiso, deslealtades o protagonismos de algunos partidos o personas que la conforman…”
    “Concebir NABAI como plataforma o trampolín personal o colectivo …”
    “Junto a estos comportamientos existe una escasa disposición al trabajo y al compromiso, por una parte de partidos y personas,…”
    “Sostener alianzas artificiales, estridentes o que no responden y favorecen a las necesidades para las que se conformaron,…”

    Como he dicho, tanto las declaraciones de determinados aralarkides como la ponencia a debatir e el congreso de Aralar confirman mis análisis sobre la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra”, en cuanto a los objetivos de Aralar y los peligros para el Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, y , particularmente, para el nacionalismo JELtzale.
    No es cuestión de repetirlos ahora por lo que remitiré al lector interesado a las entradas de este blog en los que los expuse ampliamente:
    Herri Batasunaren urteurrena – Mayo 2008
    Ética y derecho a rebelión –Junio 2008
    Nafarroa Bai-ren antolaketa / Organización de Nafarroa Bai – Junio 2008
    ¿Y ahora qué? – Septiembre 2008
    Eztabaida/Debate: ETAren atentatuen eragina politikan / Consecuencias políticas de los atentados de ETA – Septiembre 2008
    La están jodiendo II – Octubre 2008
    UPN eta PP-ren arteko tirabirak / Tensiones entre UPN y PP – Octubre 2008
    El rumbo de EA (1) – Noviembre 2008
    Aralar y el polo soberanista – Julio 2009
    El cincuentenario de ETA según ETA (1) – Septiembre 2009
    Desde la Torre de San Cernin no se ve Maltzaga – Septiembre 2009

    En numerosas ocasiones he reiterado que no me importan las siglas sino el proyecto político y, más concretamente, el proyecto político JELtzale y sus posibilidades de desarrollo en Navarra y en el conjunto de Euzkadi.
    Por ello coincido con lo dicho por José Luis Bilbao en su conferencia sobre la Ley de Territorios Históricos de abril de 2008 en relación al sistema vasco de partidos y recogido por Iñigo Lizari en la entrada “cuatro partidos viables y un pacto necesario” de febrero de 2009, y también, en este aspecto, con Juanita Bananas y Patxi Zabaleta, en cuanto a la necesidad de cuatro proyectos político para Euzkadi:
    – Una derecha conservadora españolista
    – Un centro izquierda españolista
    – Una izquierda vasquista abertzale, democrática y homologable
    – Un centro o centro derecha vasquista y abertzale, con una apuesta clara por la transformación social y la construcción nacional desde los ámbitos institucionales
    (Quizás cabria un quito proyecto para los antisistema o a izquierda internacionalista y revolucionaria)
    Para ello sería necesario el establecimiento de programas políticos claros, definidos y diferenciados, así cono sinceridad y lealtad de las personas, de los afiliados y de los políticos con su ideología al afilarse y participar en cada uno de los proyectos y opciones.
    Es decir, que aquellas personas vasquistas o nacionalistas que sean de izquierdas que se apunten al programa de izquierda, y los que seamos democratacristianos o de centro-derecha nos afiliemos a la opción de centro-derecha. Sin tratar de “disimular” nuestra ideología ni de “infiltrarnos” en la otra opción.

    En mi caso, yo aplico esta necesaria clarificación a toda Euzkadi, a todos sus territorios Históricos incluida Navarra.
    En ello coincido con lo dicho por Ion Gaztañaga en la entrada “Herri Batasunaren urteurrena” de mayo de 2008: “Nafarroa Bairen ustezko “progresismo” hori ez da nafar abertzale edo euskaltzale askoren gustoko. Nire ustez, Nafarroa Baik abertzaletasunaren alde bat betetzen du baina nik uste Nafarroan zentro edo eskuin-erdiko alderdi nafarzale eta euskaltzale (agian abertzale ere ez dena) bat ez litzateke txarra izando …”
    O, como se dice en “la Recuperación Necesaria”, habría que impulsar la “emergencia de un centro-derecha navarrista de verdad” (lo que podríamos interpretar como el “amplio centro nacionalista vasco” con un programa propio para Navarra)
    Anasagasti también manifestaba una opinión similar en su la Web de EAJ-PNV (18-11-06), en referencia a la conferencia sobre D. Manuel de Irujo celebrada en Estella el 10 de noviembre de ese año: “seguramente hoy D. Manuel, como hizo toda su vida estaría … tratando de que el Partido Nacionalista Vasco tuviera perfil propio en honor a su historia y se presentara con su propia sigla a las elecciones, …”

    Luego el Electorado nos otorgará a cada uno el apoyo y el grado de confianza que nuestros proyectos y nosotros mismos les merecemos. Honradamente.

    A los que alegan la “situación del nacionalismo en Navarra” y “la correlación de fuerzas”, … y los que dicen que “fuera de Nabai hace mucho frío” y que “no tendríamos apoyo”, … y a los que abogan por mantenerse en esta Nabai que, tal como está, no deja de ser la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra”, quisiera señalarles dos cosas:
    En primer lugar, parafraseando lo que se decía en la entrada “por una Euskadi del bienestar y en paz” la relación con Aralar (MLNV) en Nabai me recuerda a la de las mujeres maltratadas con su marido maltratador. El marido las desprecia, las insulta, les pega, les pone los cuernos públicamente para que todo el mundo se entere, …, pero siguen pensando que su marido es maravilloso, y que deben seguir manteniendo el matrimonio. (Como último recurso se dicen ¿a dónde iré yo, de que viviré, si no sigo con este hombre, aunque me mate?)
    Aralar lo sabe y de ahí las amenazas con echar al resto, con irse, etc. Todo para que, mediante estas crisis (o minicrisis en otros situaciones) que intencionadamente provoca, y en base al miedo de los otros a la ruptura, ir reforzando su posición estratégica e ideológica en la coalición.
    Ahora ha debido creer que el resto de socios está tan débil social y políticamente que puede dar este golpe de mano y que le consentirán un avance sustancial en sus objetivos para la coalición “todo por miedo a irse al frío exterior”. Si sale, bien, y si no, hasta la próxima.
    En segundo lugar, ¿qué confianza política (o incluso personal) se puede mantener en alguien que te insulta denominándote, entre otras cosas, con animo de insultar “galdosiano- imaziano-petronorrianos-palominos (palominos, usea, seguidores de la kontakatillu ), regionalistas, aprobetxategis, poltroneros, clasistas, traidores, ojalateros, etc.”, o de forma diplomática y políticamente correcta “falto de compromiso, desleal, buscador de protagonismo o de trampolines, falto de disposición al trabajo, etc.?, ¿Qué estabilidad se puede esperar, que proyecto de futuro se puede esperar de la relación con alguien que te trata así, en lo que denomina “una alianza artificial” y “un simulacro”, y que pretende convertirte en “mera comparsa”?.
    ¿Creéis que los ciudadanos que comparten nuestra ideología y que son tratados de esta forma van a entregar su confianza política (como votantes) a quien así los trata?
    Yo no se la voy a entregar, y por los resultados electorales en la zona vascófona, otros muchos navarros, que ya los conocen, tampoco.

    Es interesante lo que le está ocurriendo al CDN -escarmentemos en cabeza ajena- que ha hecho dejación de su programa (recordemos que el único punto de su programa en las forales de 2007 era hacer un gobierno de coalición con UPN) y no se ha presentado con sus siglas ante la sociedad navarra (no se presentó en las generales ni en las europeas) en favor de UPN-PP.
    Según las encuestas, parece que la sociedad prefiere los originales (PP-UPN) a alguien sin proyecto propio. Sus “socios”, por los que se ha sacrificado, lo desprecian (recordemos la respuesta que dieron a su propuesta de coalición electoral) e, incluso, van a echarlo fuera de la coalición (de gobierno) acusándolo de “desleal”, una vez que han fagocitado su espacio político y social.

    Aralar, solo pretende hacer lo mismo (que UPN-PP con CDN) con sus “socios” de coalición.

    ¿Se equivoca Aralar?
    ¡¡¡No nos equivoquemos nosotros!!!

  7. ya veis que hora y fecha es. También sabeis del porcentaje de la elección y los 10 que componen la Ejecutiva.
    Ahora es cuando hay que analizar todo lo comentado anteriormente, verdad Galtzagorri?.
    Hay o no hay estudios estimativos de resultados?.

  8. Tutera, no tengo la menor idea de qué estás hablando exactamente.
    Explícate mejor!

  9. ¿Por quçe os meteis con los alegres chicos de Aralar? En “El País”, la SER, los diarios del grupo Vocento y demás de la caverna facha, los ponen de puta madre.

    Si es que no teneis ni idea, hombre.

  10. Por cierto, que le ha pasado al gran Patxi Zabaleta para que solo obtuviera el apoyo del 65% en el congreso? Las aguas tambien bajan revueltas en Aralar?

  11. Tengo la sensacion de k el Bananas nos dara toda la informax respekto al tiron d orejas dl euskaltzain d oro.

  12. Mandura:

    Creo haberte leído todo lo que has escrito en este blog. Coincido con muchas preocupaciones que manifiestas. Pero, creo que todas ellas las planteas en una dimensión puramente ideológico-estratégica. No veo que planteas un diagnóstico de las necesidades de la sociedad navarra el el momento y contexto que vive hoy. No veo que te plantees el escenario de fuerzas que concurren en ese contexto y momento navarros, ni veo que te plantees el cuadro de amigos y enemigos concretos a los que las fuerzas abertzales se enfrentan en ese contexto y momento. ¿Pretendes hacer política en el limbo?

    Si de los postulados ideológico-estratégicos habriamos de guiar nuestra actuación permanentemente, todos los que no coinciden con nosotros serían enemigos que pretenden adocenarnos o bien por la fuerza o por la astucia. Pero, la política se hace desde lo concreto y particular. Y en lo concreto y particular, los enemigos se reducen, y los amigos se multiplican. Conjugar amistades no es fácil, y no todos los amigos son de fiar, pero es necesario contribuir a agrupar a ‘los menos enemigos’ para derrotar a los enemigos principales.

  13. Si he entendido mal, pido disculpas.
    Lo de “el cuadro de amigos y enemigos concretos a los que las fuerzas abertzales se enfrentan en ese contexto y momento” y lo de “agrupar a ‘los menos enemigos’ para derrotar a los enemigos principales”, me recuerda mucho a:
    “¿Quiénes son nuestros enemigos y quienes nuestros amigos? Esta es una cuestión de importancia primordial para la revolución”
    “poder buscar en cada etapa los amigos que colaboren en la eliminación de los enemigos, y de este modo alcanza el triunfo de la revolución. Bien entendido que al final del proceso revolucionario todos los no-comunistas serán incluidos en la categoría de enemigos, aun cuando hayan podido ser considerados como amigos en alguna de las etapas anteriores”
    Si he entendido mal, pido disculpas

    En algunas ocasiones, en este blog, con objeto de devaluar mis análisis, planteamientos y propuestas, se me han achacado tres “acusaciones”:
    – No ser navarro o, al menos, realizar mis análisis y propuestas desde la óptica de la CAV
    – Desconocer la realidad navarra o, al menos, no tener en cuenta todas las premisas
    – Llevar la lógica demasiado lejos.
    No he entrado a este tipo de debates, que suelen acabar conduciendo a enfrentamientos personales y en los que el debate de ideas y argumentos acaba brillando por su ausencia.
    Me he limitado a exponer mis análisis, planteamientos y propuestas lo más argumentadamente posible, con el objeto de que los lectores de este blog las conozcan y, en la medida que puedan ser válidas, las tomen en consideración, las contrasten y saquen sus propias conclusiones.
    Por ello quiero agradecer a Aberriberri la oportunidad que me ha brindado de exponer mis puntos de vista con total libertad.
    Creo que de mis intervenciones se puede deducir (al menos así lo espero) que soy navarro o que, al menos, realizo mis análisis y propuestas desde la óptica de Navarra; y que conozco la realidad navarra o que, al menos, tengo en cuenta todas las premisas. Además, espero haber utilizado el razonamiento lógico razonablemente bien para llegar a las conclusiones a las que he llegado.

    En cuanto al diagnostico de “las necesidades de la sociedad navarra en el momento y contexto que vive hoy” es la propia sociedad navarra la que define sus necesidades y es la propia sociedad navarra la que, desde el punto de vista político, las afronta mediante elecciones libres y democráticas.
    Yo, simplemente, he tratado de tener en cuenta las necesidades y circunstancias para el desarrollo de un proyecto político nacionalista vasco JELtzale, democrático e institucional, en Navarra.
    Creo que para ello he tenido en cuenta “el escenario de fuerzas que concurren en ese contexto y momento navarros”, así como “el cuadro de amigos y enemigos concretos” (aunque no me gusta nada esta expresión) para el proyecto político nacionalista vasco JELtzale democrático e institucional en Navarra que propugno. (Esperaba que este hecho había quedado reflejado en mis escritos).

    Evidentemente que planteo mis análisis, reflexiones, planteamientos y propuestas desde una dimensión ideológica. Quizás sea un romántico o un iluso, pero creo que la política es tratar de llevar adelante un proyecto político, basado en un ideología, en una concepción del ser humano en sociedad (en una sociedad concreta local y en una sociedad universal), en una concepción de un modelo de sociedad y de un modelo de país.
    Y mi ideología, y mi proyecto político es JELtzale.
    Además como demócrata, creo que la política, en democracia, consiste en ofertar a la sociedad nuestro proyecto, para que le preste el apoyo que considere oportuno y nos otorgue la confianza política que le merezcamos. Y después, en base a este apoyo y confianza recibidos, desde la Instituciones (como gobierno u oposición), y considerando los apoyos y confianzas que otros proyectos hayan recibido, tratar de llevar adelante nuestro propio proyecto, siempre al servicio de la sociedad y de nuestro pueblo.
    Si esto es un “postulado ideológico-estratégico”, creo que los postulados ideológico-estratégicos deben guiar permanentemente nuestra actuación política.

    Evidentemente “la política se hace desde lo concreto y particular”, aprovechando las circunstancias concretas de cada momento, siendo posibilistas y sin maximalismos. Pero desde nuestros propios planteamientos ideológicos y políticos.

    Y es lo que pretendo: presentar, también, a la sociedad navarra un proyecto político JELtzale (también para Navarra), diferente al de otras formaciones, desde nuestros propios principios, sin complejos ni miedos escénicos; un proyecto político vasquista, democrático, respetuoso con las Instituciones propias, y que conjugue una concepción trascendente de la existencia con la afirmación de la Nación Vasca
    Y realizo un planteamiento estratégico, a largo plazo.

    Por cierto, yo no tengo enemigos. Reconozco que hay proyectos políticos más o menos diferentes, divergentes o antagónicos al mío; y reconozco que estos proyectos reciben mayor o menor apoyo de la sociedad. Pero no tengo enemigos.
    (Nota entre paréntesis: los amigos siempre son de fiar. Los “socios” coyunturales por interés pueden ser más o menos de fiar. Pero los amigos, siempre son de fiar)

    ¿Si pretendo hacer política en el limbo?
    No. Pretendo hacer política JELtzale en Navarra.
    Pretendo ofrecer a la sociedad navarra un proyecto político JELtzale. Y pretendo poder desarrollarlo. Abierta y honradamente.

  14. Bien, entendido. No te gusta mi lenguaje. Voy a decirtelo de otro modo. Pero, Mandura, sigo sin poder seguirte en lo que planteas para el presente. La política del ‘día a día’ se hiciera sólo desde una perspectiva ideológica, del largo plazo, sin tener un mínimo realismo a la hora de reconocer a los que están más cerca de nosotros (‘amigos’)y de distinguir a los que están más lejos (‘enemigos’), la política sería una abstracción. Podríamos tener la razón completa, pero ser inaplicable en el presente, lo que podría conllevar la condición de inaplicabilidad en el futuro. De hecho, el descrédito de los proyectos políticos que hoy está tan extendido se cimenta en su falta de adecuación a las necesidades presentes de la gente.

    Yo no discuto que seas navarro. Yo no lo soy. Pero, insisto, por que no creo haber leido tu opinión sobre como un programa político que puede ser alternativa a largo plazo en Navarra, como el que tu expones, puede crearse oportunidades concretas desde ya, puede avanzar en representación política, puede lograr avances concretos para los temas sensibles de los navarros a corto plazo, o puede influir para que ‘la teoría del quesito’ de A. Muruzábal no se perpetúe en el viejo Reino. La política que plantea sufrimientos seguros en el presente para gozar de inciertas felicidades en el futuro, es una política que en la cultura social que prepondera en este país tiene todos los visos de fracasar.

    Nafarroa Bai tiene problemas serios y no es garantía de nada. Aralar quiere la hegemonía en su seno. De acuerdo. Pero, el resto no tiene las manos atadas. Nadie dijo que no habría lucha en Nafarroa Bai o que su evolución fuera un camino de rosas. Pero, la batalla política en Navarra no se dilucida sólo en el seno de Nabai. Otros agentes políticos, de carácter y visión supremacista, están jugando ya su propias cartas. Esta semana ha sido clarificadora. Clarificadora, precisamente, para un tema tan determinante para lo que es ‘una política posible y realista’ en Nafarroa como es la extensión del euskera.

    Muchas veces pienso que el realismo en la política nacional debe aprender de las implicaciones realistas que tiene nuestro esfuerzo por el euskera, sea en Navarra como en el resto de Euskadi.

  15. El PNV tiene un gran problema y se llama Aralar. Las encuestas empiezan a llegar a Sabin Etxea y el subidón de esta formación asusta porque va a condicionar cualquier mayoría en las Diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa y en los principales ayuntamientos. Es normal que veamos este tipo de análisis nerviosos como los de aberriberri, pero la tendencia electoral parece poco reversible teniendo en cuenta el excelente trabajo parlamentario y juntero de Aralar, ampliamente reconocido por la ciudadanía. Faltan pocas semanas para que Aintzane Ezenarro sea, oficialmente por el Sociómetro, la política mejor valorada de la CAV.

  16. Con todo respeto para Mandura por su esfuerzo electoral para el debate: ¿Nos hemos preguntado alguna vez la distancia creciente que existe entre las militancias de partidos y la visión que tienen sus propios votantes?No es una cuestión de pragmatismo sólo. En un escenario en que la afiliación a los partidos es una figura en decadencia, la militancia debería estar más atenta al pulso de sus propios votantes. Y no se trata de electoralismo. Episodios como el de EA (con más exafiliados y exvotantes que activos), o el del nacionalismo institucional en general (¿cuánta gente se ha ido a casa?), nos debe hacer pensar que sobra visión partidiaria finalista (caeríamos en el sectarismo) y falta preguntarnos cómo podemos mejorar y conectar con la sociedad sobre la que queremos influir.
    Y a NaBai le podría pasar lo mismo si los partidos siguen tensionando sus discursos con visiones finalistas particulares.
    Con tus sentimientos – que comparto- y con tu visión extremadamente partidista que no comparto, acabaríamos siendo los cuáqueros o los AMI de Navarra. Puros, consecuentes, intachables, con más de 100 años de historia pero aislados de la sociedad navarra: échale un vistazo a las europeas y, si quieres, multiplícalo por 2 o por 3 (que ya es multiplicar).

  17. Hay k ver k subiditos estan los d Aralar. Me parece estupendo k Aralar suba, xk va a subir esencialmente dl voto nulo d Batasuna, lo k va a signifikar k PP+PSOE lo van a tener + jodido xa tener mayoria.

  18. Dices, y dices bien Mandura, que en Navarra hace falta presentar un proyecto nitidamente JEJtzale, sin miedos ni ataduras, que a largo plazo nos identifique ideologicamente como lo que somos, y hasta ahí podemos estar de acuerdo.

    El problema es que los proyectos, y mucho menos los políticos, no son etéreos, se basan en sociedades y territoprios concretos.

    Como es bien sabido uno de las premisas que sostengo es que la oportunidad de haber creado ese proyecto JELtzale común para toda Euskadi se perdio en el 78, cuando las prisas (siempre los mismos atajos) nos hicieron ver como conveniente construir un espacio político adecuado a nuestras convicciones en solo una parte de nuestro territorio… y olvidamos Navarra.

    Pensamos que la institucionalización de Guipuzkoa, Bizkaia y Araba en una autonomía común ejerceria como polo de atracción sobre la Comunidad Foral de Navarra y que la Disposición Transitoria 4ª dejaba abierto ese camino… y olvidamos Navarra.

    Pensamos después que el juego político diario nos permitía el pacto y el intercambio político como si Navarra fuera parte de esa institucionalización… y olvidamos a los navarros.

    Y es, hoy, 30 años después cuando lo que suelo denominar la brecha navarra se ha convertido en un abismo de proporciones más que considerables.

    Podemos seguir pensando que todo esto no existe, que Navarra no tiene una institucionalización distinta, que su sociologia electoral es la misma, que en nuestros Ayuntamientos ondea la ikurriña con normalidad, que el esukera no esta zonificado en ghetos de uso, que podemos aplicar los mismos crierios y estrategias políticas aqui y en la CAV. Y lo podemos hacer desde una perspectiva JELtzale, como haces tu, o desde una perspectiva “abertzale de izquierda” como parece que empieza a hacer Aralar… Y volveremos a olvidar Navarra y a los navarros.

    Así esa Na Bai que tanto parece recortar ambos planteamientos ideológicos y los espacios de actuación de unos y otros es la única que no ha olvidado Navarra ni a los navarros, y así es como parece que lo entendieron los 80.000 navarros que convirteron a Nafarroa Bai en la segunda fuerza poíltica de Navarra, los 66.000 que por primera vez llevaron la voz de la Navarra vasca al Congreso y los 55.000 que prefirierón la tortilla de patatas y la excursión al campo antes que apoyar ninguno de esos planteamientos ideológicos “sin miedos ni ataduras” que se presentaron en Navarra en las europeas, planteamientos que amenazan con seguir olvidando Navarra.

    Osasuna, Mandura.

  19. Por aclara un punto, la “Estrategia del quesito” no es de Ander Muruzabal, es de Miguel Sanz, que luego se entera la SGAE y la tenemos liada…

  20. K raro k Juanito Bananas no haya venido a informarnos dl gran kongreso d Aralar y el 65% d apoyo a la direkcion. Parece k tambien hay mucho imaziano-galdosiano-petronorriano entre los k asistieron al kongreso. Txentxo, hay + infiltra2, a x ellos!!!

  21. Jejeje, igomendi, no es ke no kiera hablar contigo, es ke ando liadillo haciendo lo que no haceis los vagos y maleantes: trabajar!!!! jrjjeje.

    Preocuparos por Txentxo, que ahí está con su amigo Aritz Romeo, no parece que hayan sido aplastados por la piedra de esas voces criticas de las que hablais.

    Patxi no se presentaba esta vez como hace 3 años, llevaba mochila y cuando hay que votar a tres nombres en bloque pues bueno, es normal que el porcentaje de no conformes sea alto.

    Lo importante es que la línea ideologica que define el camino y la estrategia a seguir, ha salido con casi el 100%, así que de divergencias noski de troski…

    Por cierto, los únicos abucheos fueron para EA, segun me contaron, y la Uxue tenía una cara de incomodidad que no se…alguno de vosotros le ha metido ideas raras sobre que somos comuniiiixxxxtas? u ke?

  22. Ya t he kogido kariño Bananas y t echaba d – ahora k Aralar apunta tan alto k se va a dar 1 leche kontra el techo.

    Osea k se ha aprobado kasi kon el 100% la ponencia politika k llamaba vagos y maleantes a los socios d NaBai? Estos d Aralar son 1s gentlemen k no veas. Venga, ahora k paktar kon el PSOE k lo estais deseando. Todo sea x la izkierda y el ekosocialismo, o komo homenaje a Euskadiko Ezkerra.

  23. Una reflexión sobre la pujanza de Aralar a nivel organizativo.
    Se dice y repite que el pobre resultado de Patxi Zabaleta en el Congreso de Aralar se debe a que se presentó a la reelección con ‘mochila’. Parece que se quiere decir que si no llega a ir en un único paquete con Jon Abril y Rebeca Ubera hubiera conseguido muchos más apoyos. Con este comentario, Zabaleta parece engrandecido. Pero, Jon Abril y/o Ubera parecen un pesado lastre, un trágala para una buena parte de la militancia.

    Yo creo que esto tiene una explicación. Zabaleta no se ha querido mojar nunca en las ingratas labores del aparato. Para eso tiene en Nafarroa al yeti Txentxo. Y para eso colocó en su día al vicecoordinador Jon Abril. Pero, el desgaste y la mala imagen que se ha ganado este último le ha llevado a Zabaleta a tomas dos decisiones:

    1. Crear una secretaría de organización, una jefatura de aparato, que le haga las tareas más sucias a Abril relajando su cometido y esta patata caliente le ha tocado a la Ubera.

    2. Ante un previsible voto de castigo a Jon Abril, presentar una candidatura blindada, dentro de un paquete único al que él mismo ligó su propio futuro.

    La reflexión: Si con Zabaleta de credencial, el paquete único sólo logró el sesenta y poco por ciento de los votos, el deterioro organizativo de Aralar tiene que ser tremendo, y el enfrentamiento contra el aparato todavía va a dar muchísimo de qué hablar. ¿Es esto salir fuerte del Congreso?

  24. Lo siento mucho Juanito pero lo de la mochila no cuela. Todas las reinonas dicen ir con una mochila para justificar la contestación del respetable.

    Lo que es incuestionable es que el rechazo se ha dado, aunque el aparato haya pensado en poner delante el dique Zabaleta. Con Zabaleta en la cartelera no se atreverán a votar en contra, piensa el buró, pero ni por esas. Rebeka Abril está a las ordenes de Patxi y por eso a la militancia no le ha temblado la mano a la hora de pegarle un sopapo a la primera vedette.

  25. Lederatx:
    A lo largo de mis escritos he tratado de plantearme un análisis objetivo, racional y crítico (en su sentido clásico) hasta sus últimas consecuencias, en relación a la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra” y transmitir mis análisis y reflexiones, así como plantear una propuesta de actuación para poder desarrollar un proyecto político nacionalista vasco JELtzale democrático e institucional en Navarra. Una propuesta de actuación que he considerado necesaria y urgente. Y he pretendido razonar y argumentar todo lo que he afirmado y propuesto.
    Es posible que no haya conseguido exponerlo con la suficiente claridad, porque todos los aspectos que mencionas, de una o de otra forma, los había recogido en alguna o varias de mis intervenciones en Aberriberri.
    Como he comentado creo que la política, incluso la política del “día a día” hay que hacerla desde un planteamiento ideológico (desde una ideología o unos principios ideológicos) que englobe el “modelo” de ser humano, el modelo de sociedad y el modelo de País; y que en la actuación del “día a día” hay que ser coherente con este planteamiento ideológico.
    Este planteamiento ideológico se traduce en un proyecto político, cuya realización quizás se plantee a largo plazo, pero que debe ser la guía para nuestras actuaciones concretas en cada momento. (Sería algo así como “los objetivos estratégicos”).
    Es decir, “una oferta con contenido ideológico y programático que responda a los parámetros de modelo de sociedad” y de País, desde un planteamiento JELtzale que conjugue una concepción trascendente de la existencia con la afirmación de la Nación Vasca.
    Evidentemente hay que actuar en las circunstancias concretas de cada momento, siendo posibilistas y sin maximalismos. Pero desde nuestros propios planteamientos ideológicos y políticos.
    Siendo coherentes y honrados ante la sociedad a la que le hemos solicitado su apoyo y confianza para la realización de nuestro propio proyecto político y la concreción de nuestro propio planteamiento ideológico.
    He tratado de plantear, no solo la defensa abstracta de un planteamiento ideológico y de un programa político JELtzale para Navarra, sino también un plan de actuación concreto para poner en marcha el desarrollo de este programa político JELtzale y que creo que debe iniciarse de inmediato.

    He tratado de hacer un análisis realista para reconocer a “los que están más cerca de nosotros (“amigos”) y de distinguir a los que están mas lejos (“enemigos”).
    Pero, resulta que los que, al parecer, debería considerar como “amigos” para ser “políticamente correcto”, ellos mismos nos declaran a los JELtzales como sus “enemigos estructurales”. Sí, me refiero a Aralar. (Aralar y el polo soberanista – Julio 2009, Nafarroa Bai-ren antolaketa / Organización de Nafarroa Bai – Junio 2008, y otros)
    Esta claro que mantener una “alianza estratégica” con alguien que te considera su “enemigo estructural” y que, además, es mucho mas fuerte que tú, no deja de ser un suicidio (mas o menos lento, pero suicidio) y que cada día que sigamos en esa “alianza estratégica” estaremos mas cerca del abismo.
    O sea, que los supuestos “amigos” no son tan amigos.
    También he tratado de hacer un análisis realista para reconocer a “los que están más cerca de nosotros” entre la ciudadanía, en la base electoral, desde el punto de vista de nuestro planteamiento ideológico, nuestro modelo de sociedad y nuestro modelo de País (UPN eta PP-ren arteko tirabirak / Tensiones entre UPN y PP – Octubre 2008).
    Otros participantes de Aberriberri han mostrado análisis y conclusiones similares a la mías.

    Me alegro de que consideres que el programa político (JELtzale) que expongo puede ser alternativa a largo plazo en Navarra. En prácticamente todas mis intervenciones he plateado una propuesta de actuación, que he considerado necesaria y urgente, para impulsar, desde ya, el proyecto político JELtzale en Navarra (El cincuentenario de ETA según ETA (1) – Septiembre 2009, Nafarroa Bai-ren antolaketa / Organización de Nafarroa Bai – Junio 2008, y otras).
    Pero para poder ser alternativa en un futuro, es necesario empezar a trabajar en esta dirección en el presente.
    He planteado, pues, un plan de actuación concreto y a corto plazo para realizar e1 proyecto JELtzale en Navarra, con garantías y posibilidades.
    Un plan que consiste en presentarnos ante la sociedad navarra con nuestro propio proyectos político, abierta y honradamente. Y que pasa por abandonar las “alianzas estratégicas” con el MLNV (Aralar).
    Es la única forma de que el proyecto político JELtzale tenga oportunidades concretas para desarrollarse en Navarra y lograr avances de acuerdo con nuestros planteamientos ideológicos.
    Porque está claro que las “alianzas estratégicas” con el MLNV no contribuyen para nada a crear y presentar a la sociedad navarra un proyecto político JELtzale, y que este sea creíble, sino a todo lo contrario, a la dilución paulatina y a la desaparición del proyecto político JELtzale en Navarra.
    Comentas que “la política que plantea sufrimientos seguros en el presente para gozar de inciertas felicidades en el futuro, es una política que en la cultura social que prepondera en este país tiene todos los visos de fracasar” y que, por tanto, debiera (o debiéramos) desistir del intento de proponer e impulsar la recuperación de un proyecto político JELtzale en Navarra.
    Claro que nos va a exigir trabajo, constancia y valor; y que los resultados no serán inmediatos.
    No es para comodones. Pero ¿es que somos “comodones”? Espero que no
    La nuestra era una “cultura del trabajo”. Se decía que los vascos éramos trabajadores y emprendedores, capaces de dedicar esfuerzo y sacrificio para sacar adelante una empresa. ¿Aún lo somos?
    No planteo “sufrimientos presentes” ni prometo “inciertas felicidades futuras”. Pido trabajo, constancia y valor, pero el objetivo de ofrecer y desarrollar un proyecto político JELtzale en Navarra es algo que merece la pena todo este esfuerzo.
    No es una propuesta para “especuladores” que buscan resultados “a corto”. Es una propuesta para inversores que creen en un proyecto y que están dispuestos a apostar y a invertir en él: el Proyecto político JELtzale y su desarrollo en Navarra.
    Eziña ekiñez egiña. Asmoz eta jakitez.
    En mi pueblo dicen que para cosechar primero hay que sembrar (y antes hay que labrar) y que quien siembra tarde y mal recoge… “h…”
    Si no sembramos proyecto político JELtzale en Navarra, no cosecharemos su desarrollo. Para cosechar hay que sembrar y, en nuestro caso, después de cinco años de abandonada la heredad, quizás primero haya que desbrozar.

    Por otro lado, es la única forma de que “la teoría del quesito” no se perpetúe en el Viejo Reino.
    El centro-derecha españolista obtiene en Navarra (juntos o separados) alrededor del 45% de los votos.
    Con estos resultados no es posible echarlos del Gobierno, a no ser mediante un heptapartito muy inestable y prácticamente inviable (conociendo a los miembros de ese hipotético heptapartito no tendría Programa de Gobierno coherente en materias muy sensibles para el desarrollo de Navarra, ni lealtad entre los miembros, etc. etc.), por lo que, en estas condiciones, es más seguro un “acuerdo de estabilidad” UPN-PSN.
    La única forma es que ciudadanos navarros que ahora votan “centro-derecha españolista” pasen a votar otra opción política (y, a ser posible, que no sea el PSN). La “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra” no es atractiva para esos ciudadanos y no obtiene votos de ese espacio electoral.
    Visto desde este punto de vista meramente “táctico”, sería conveniente presentar un programa político que fuera atractivo a una parte de ese espacio electoral: un centro-derecha vasquista o nacionalista vasco.
    En cualquier caso mi propuesta no es táctica, no esta motivada por cuestiones tácticas, sino que se basa en un planteamiento ideológico y en un proyecto político JELtzale.

    En cuanto a Nafarroa Bai no es que tenga problemas serios y que no sea garantía de nada, como dices Lederatx (que también), es que no tiene programa político ni programa de acción concretos para Navarra mas allá de cuatro “eslóganes”.
    Como dice Aralar en su ponencia solo tiene “planteamientos superficiales derivados de posiciones y definiciones ideológicamente indefinidas o inexistentes”.
    Los puntos que, como ejemplo, señala Aralar en su ponencia (Normas Urbanísticas Comarcales, Ciudad de la Carne, Acciona, colegios segregacionistas, mociones de condena, huelga, etc.) y otros muchos más, son una muestra de ello.
    Algunos son básicos y afectan a principios prepóliticos y éticos, como la defensa de los derechos humanos vulnerados por el terrorismo del MLNV.
    Otros afectan al modelo de sociedad y al modelo de País; y otros afectan a aspectos fundamentales y a proyectos clave para el desarrollo de Navarra.
    No es de extrañar, ya que no se comparten principios ideológicos ni proyecto político, que son, en muchos aspectos, antagónicos.
    En palabras de un comentarista político navarro (nada sospechoso de antinacionalista) se trata de “un matrimonio de conveniencia mal avenido”, en el que parece que lo único que les mantiene unidos es la Ley D’hont.
    (Nota: el problema no es que sea un “matrimonio de conveniencia”, el problema es que desde el PNV de Navarra se le ha definido como “una alianza estratégica”, con todo lo que significa una “alianza estratégica” con quien te considera su “enemigo estructural”)

    Ni siquiera hay un programa común en relación al euskera, con una política posible y realista.

    En efecto lo ocurrido esta semana en Navarra con el CDN ha sido clarificador y significativo.
    Como también fue significativa y clarificadora la posición de Zabaleta-Batasuna al impedir la extensión de la posibilidad de estudiar en el modelo D en toda Navarra.
    Como también fue significativa y clarificadora la “dejadez” de Jiménez-Aralar el año pasado que impidió la extensión de la “Zona Mixta” a toda la Cuenca de Pamplona (y que ni dimitiera ni le cesaran)
    Como también es significativo y clarificador que muchos euskaldunes y euskaltzales voten UPN (un 30% de votos en la zona vascófona, en incluso en la zona más vascófona, al norte de Belate con más de un 85% de euskaldunes, obtiene entre un 25 y un 28% de votos).
    Como también es significativo y clarificador que no hayamos sido capaces de crear una nueva ikastola de iniciativa social en la Cuenca (¿no había suficiente demanda real? ¿No hay tanta implicación o compromiso por parte de los euskaltzales?)

    Otra lección que podemos aprender de lo ocurrido esta semana es que el CDN ha preferido mantener su proyecto político diferenciado a las “poltronas”.
    “Más vale honra sin cargos que cargos sin honra”
    ¿Seremos capaces nosotros de mantener e impulsar nuestro propio proyecto político JELtzale, aunque al principio obtengamos menos “puestos”?

  26. Akullularia:
    En efecto, cada vez es mayor la distancia entre las militancias de los partidos (y no digamos de las direcciones de los partidos) y la visión que tienen sus propios votantes.
    Parece como que hubiera un cierto “autismo” entre “la clase política”, y que ésta viviera y actuara en un mundo aparte y exclusivo.
    Puede que por eso la “afiliación de base” sea una figura en decadencia. También puede que por eso los votantes cada vez estén menos motivados y que la ciudadanía cada vez este más alejada de la política.
    Y esto es malo para la Democracia.

    En efecto, los partidos debieran estar más atentos al pulso de sus propios votantes.
    Y ¿Cuál es el pulso del votante JELtzale?
    El último Navarrometro muestra cual es la postura del votante JELtzale, y no es partidario de la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra”.
    Los resultados electorales de la zona de Navarra en la que el Nacionalismo JELtzale tiene más fuerza confirman, con votos, lo indicado por la encuesta del navarrometro.
    Quizás por eso tantos votantes JELtzales muestran su escepticismo, desconcierto, desilusión, desconfianza y desapego a esa “alianza estratégica” y manifiestan una actitud pasiva y quizás, por eso, otros tantos JELtzales se han ido a casa.

    En cuanto a mi “visión partidista”, en numerosas ocasiones, incluso en esta misma entrada, he reiterado que no me importan las siglas sino el proyecto político y, más concretamente, el proyecto político JELtzale y sus posibilidades de desarrollo en Navarra y en el conjunto de Euzkadi.
    ¿Dónde está, pues, mi “visión extremadamente partidista”?

    Creo, y así lo he propuesto, que debemos presentarnos ante la sociedad navarra claramente con nuestros planteamientos ideológicos y con nuestro propio proyecto político JELtzale. Luego el Electorado nos otorgará a cada uno el apoyo y el grado de confianza que nuestros proyectos y nosotros mismos les merecemos. Honradamente.
    Solo me queda una pregunta, ¿debemos dejar de ser coherentes y consecuentes, debemos renunciar a nuestra ideología, a nuestro proyecto, a nuestra historia, … para mantener algunas “poltronas”?
    Entonces no nos digamos JELtzales.

  27. Ander Muruzabal:
    Me alegro de que compartas conmigo la necesidad de presentar en Navarra “un proyecto nítidamente JELtzale, sin miedos ni ataduras, que a largo plazo nos identifique ideológicamente como lo que somos”
    Es decir un proyecto JELtzale, según el lema “JAUNGOIKOA ETA LEGE ZARRA”, que “conjuga una concepción trascendente de la existencia con la afirmación de la Nación Vasca”.
    Me alegro.
    Mi pregunta es,… según tu plan ¿Cuándo podremos presentar a la sociedad navarra un proyecto nítidamente JELtzale, sin miedos ni ataduras?

    En efecto, en el 78 fueron los complejos ante la “izquierda”, las prisas y el intento de “tomar atajos” los que hicieron que en Navarra el proyecto JELtzale se diluyera.
    Así lo dijeron Urbiola y Arzalluz en la Asamblea Nacional celebrada en Pamplona en mayo de 2002.
    Asimismo lo decía Anasagasti en Deia en 2005:
    “Se cometió la inmensa torpeza de no acudir desde 1977 a 1982, cinco años claves, a las elecciones solos y orgullosamente con nuestras siglas. Fuimos siempre en extrañas plataformas acomplejadas que nos desdibujaron como opción política diferenciada y que nos impidió capitalizar la memoria histórica de lo hecho y del inmenso prestigio de la acción de nuestros líderes navarros, Irujo, Aranzadi, Doxandabaratz, Cunchillos, Aguirre, Plaza, Clavería, etc. subsumiéndonos en un ectoplasma sin liderazgo, del que hoy pagamos sus facturas. La política es fundamentalmente diferenciación”.

    ¿Hoy, 30 años después, vamos a cometer los mismos errores? ¿Vamos a mantener estas alianzas “acomplejadas” con quienes nos consideran sus “enemigos estructurales”? ¿Vamos a seguir desdibujados como opción política diferenciada? Y ¿vamos a actuar con “prisas” y por los mismos “atajos” para obtener algunos “puestos”, sacrificando para ello nuestro proyecto político JELtzale?

    Tu último párrafo es muy significativo. Por un lado comparas elecciones europeas (con el enorme despego electoral que estas tienen, para todas las formaciones políticas) con las Forales (que tienen una gran participación). Hay que comparar Europeas con Europeas (y en esta compasión EAJ-PNV no sale mal parada) y Forales con Forales (y en esta comparación Nabai apenas suma respecto y las ultimas Forales en que se presentaron los partido por separado y nada si comparamos los votos “abertzales” incluyendo Batasuna). Además en las Forales se ve que Nabai pierde votos en las zonas más nacionalistas de Navarra. Lo que haces es una “pequeña trampa”
    Pero más serio es lo que insinúas al afirmar que “Nabai es la única que no ha olvidado Navarra ni a los navarros (a diferencia de la perspectiva JELtzale y de la abertzale de izquierda de Aralar)”, “planteamientos ideológicos “sin miedos ni ataduras” que amenazan con seguir olvidando Navarra”
    ¿Estas diciendo que EAJ-PNV olvida Navarra? ¿Qué dicen de esto los candidatos navarros de EAJ-PNV a las europeas?
    ¿Estas diciendo que Aralar olvida Navarra? ¿Qué dice de esto la dirección de Aralar, formada mayoritariamente por navarros?
    ¿Estas diciendo que EA, que se presentaba a las europeas en coalición con Aralar, olvida Navarra?
    Entonces, si AEJ-PNV, Aralar y EA olvidan Navarra ¿Quiénes sois los “guais” que hacéis que “NaBai sea la única que no ha olvidado Navarra ni a los navarros” a pesar de los partidos que la componen?
    En cualquier caso, yo vengo proponiendo un proyecto JELtzale para Euzkadi que tenga en cuenta la realidad y particularidades de sus Territorios Históricos, que tenga en cuenta la realidad de Navarra. Y propongo, asimismo, un Partido JELtzale entroncado en una tradición histórica, que entendiendo la realidad histórica, cultural y social de Navarra, planteemos, desde ahí, nuestro proyecto político propio para Navarra, diferente al de otras formaciones, desde sus propios principios, sin complejos ni miedos escénicos: un proyecto político vasquista, democrático, respetuoso con las Instituciones propias, y que conjugue una concepción trascendente de la existencia con la afirmación de la Nación Vasca
    Como ves, el proyecto político que yo propugno NO olvida Navarra ni a los navarros.

    Por ultimo, es la tercera o cuarta vez que me achacas que realizo mis análisis y propuestas desde la óptica de la CAV. Como ya he dicho en esta entrada no voy a entrar en este tipo de debates.
    Creo que de mis intervenciones se puede deducir (al menos así lo espero) que soy navarro o que, al menos, realizo mis análisis y propuestas desde la óptica de Navarra
    Otra cosa en que no guste que desde Navarra, JELtzales navarros manifestemos nuestra postura contraria a la “alianza estratégica del Nacionalismo Vasco, democrático e institucional, con el MLNV en Navarra”.

  28. Mandura:

    He releído las entradas a Aberriberri que me indicas, y sigo echando en falta en tu visión lo mismo que te he dicho en mis intervenciones anteriores, pragmatismo, realismo o gradualismo, análisis de de coyuntura y de las circunstancias concretas.

    Pragmatismo, realismo o gradualismo que no tiene que ver con el oportunismo de agarrar el poder o los puestos. Al contrario, el pragmatismo político es la carcerística más relevante del nacionalismo vasco, la que a la postre le ha dado el mejor rendimiento a la hora de ser el proyecto político(aún fuera del gobierno vasco) con el mayor apoyo social en el país.

    Este debate me recuerda al que mantuvieron Ajuriaguerra y el lendakari Agirre un poco antes del movimiento huelguístico de 1951. Decía Agirre a Ajuriaguerra:

    “Observo en vuestra acción una enorme lentitud y una falta de decisión que se traduce en un temor constante al conpromiso. No encuentro ninguna razón que apoye esta actitud pues para mí no cuentan las opiniones de ciertos ideólogos que se mantienen en una constante especulación de principios, sin que hayan producido jamás nada positivo para la acción política que es lo que cuenta en momentos en que se juega la vida del país. El sentido común general en nuestro pueblo rechaza el vivir permanentemente en la abstracción, y la historia reciente es bastante elocuente para demostrarlo”.

    La carta del lendakari Agirre expresa, sin lugar a dudas, lo que al parecer he dicho tan mal en mis intervenciones anteriores. Yo no he planteado, o no he querido plantear, que el proyecto Jeltzale deba desistir en Nabarra. Lo que he querido decir es que el mantenimiento del proyecto de futuro, de cualquier proyecto de futuro, no puede implicar la elusión de los compromisos que acarrea la política presente.

    En política, lo especulativo es refugiarse en un futuro promisorio mientras no se atiende a las necesidades, mientras se temen los ‘compromisos’ del presente. La inversión es el avance asegurado, consolidado, paso a paso, que renueva la ilusión del día a día de la sociedad, el pueblo, la ciudadanía. Insisito en que no soy navarro, pero dudo que el futuro del proyecto nacionalista resida en tener fe, encerrarse y esperar, sin salir a compartir, sin buscar avanzar mediante alianzas preferentes, sin mejorar representación en las instituciones.

    Participo, si he dado a entender otra cosa pido disculpas, de la necesidad de enfocar el ‘día a día’ desde una posición ideológica. pero, incluso, desde la posición ideológica más blindada, es imposible no coincidir con otros en ese día a día frente a adversarios mayores. La cuestión es definir ante qué problemas principales se encuentra Nabarra, su sociedad. La cuestión continúa con el conocimiento de cómo se colocan los diferentes partidos y fuerzas de Nabarra ante esos problemas. Y, en virtud de las respuestas a esas preguntas, como dice el primer lendakari, no hay que tener ‘temor al compromiso’. Compromiso que no significa decir ‘amén’ a Aralar. De hecho, por lo que se puede inferir de las ponencias de este grupo político, hay un equilibrio de fuerzas en Nabai muy importante. Los partidos de raíz ‘jeltzale’ (por decirlo de alguna manera, ya que hoy esta definición no es sostenible) han neutralizado en buena manera la previsible hegemonía de Aralar. Además, la escasa militancia de los partidos ha elevado el predicamento de los independientes de ‘Nabaizaleok’ a un ‘status’ que se ha convertido en problema crítico para los aparatos.

    La ‘alianza estratégica del nacionalismo vasco, democrático e institucional con el MLNV en Nabarra’ se convierte en el problema de origen para tí. Yo creo, con toda sinceridad, que Nabai no es eso.

    Y Nabai no es eso, porque Aralar no está en el MLN Vasco. Aralar está escindido del MLNV. Y está escindido, sin duda, por diferencias de índole estratégica. Éstas diferencias no se refieren a cuestiones morales, sino a cuestiones prácticas, que son las cuestiones decisivas en las escisiones de las organizaciones de cuño marxista. Aralar, comparte probablemente la visión de amigo/enemigo de la izquierda revolucionaria vasca. Pero, se ha retirado de la visión que el MLNV tiene de la contradicción principal, y específicamente del carácter antagónico que tiene el enfrentamiento con algunos componentes de la misma.

    Esta reflexión no sirve para establecer con Aralar un polo ético. Pero, si sirve para no confundir su praxis política con la del MLNV. Y, en todo caso, no resuelve el problema que crea la definición de ‘enemigo estructural’ que este partido dirige al PNV. Pero, te diría, a modo de paliativo, que no es lo mismo ser en el lenguaje marxista enemigo estructural (habría que referirse a cuales son las estructuras que enemistan a ambos), que ser enenmigo antagónico. Te creo conocedor del maoísmo. Ya sabes lo que decía. Estratégicamente, todos son enemigos esteructurales: 1 contra 10. Tácticamente, sólo uno es enemigo antagónico: 10 contra 1.

    Como decía antes, la cuestión de las alianzas para conseguir objetivos comunes es una cuestión de política práctica. En la política práctica, el nacionalismo vasco, jeltzale, tiene experiencia suficiente para no quedar diluido por alianzas aparente antinaturales. Desde el apoyo de Sabino Arana a Urquijo, pasando por el gobierno de Agirre con socialistas y comunistas, hasta el de Ibarretxe con EB y con importantes apoyos parlamentarios de Aralar, el proyecto Jeltzale ha sido un proyecto que, para ganar en realismo y gradualidad, ha buscado hacer amigos, crear alianzas, abrirse a los demás.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: