Ladrillos, cerdos y presupuestos

Ion Gaztañaga No está el horno del orgullo español para bollos. Así nos lo indican los amargos lamentos del diario El Mundo refiriéndose al inmisericorde...