Ekonomiaren txokoa: Pobres pobres

Sixto Jimenez

La historia de la humanidad nos muestra que la convivencia con la pobreza extrema nunca creó mayor preocupación ni problemas de conciencia a la minoría privilegiada. Los seres humanos adaptamos nuestro discurso ético con facilidad en la dirección que favorece a nuestros intereses y el espectáculo de la miseria ajena deja de impactarnos cuando se convierte en “lo normal” o se produce fuera de nuestra vista.

Pero no hace falta remontarse a tiempos pasados. Un viaje a cualquier país no desarrollado nos presenta la convivencia actual de la exhibición de riqueza y de consumo suntuario al lado de la miseria. Las ONG´s de esos países se alimentan de ayuda exterior ante la indiferencia de la mayoría de los detentadores de la riqueza interior.

Y tampoco hace falta ir tan lejos. En nuestras ciudades no faltan los sin techo. Algunos que dejan ver su condición y bastantes más que la disimulan, porque hay mucha pobreza oculta y, lo que es peor, avergonzada. En una sociedad que adora el éxito y culpabiliza el fracaso, los derrotados se ocultan y los favorecidos no ven el problema, o al menos no lo perciben como injusticia y mucho menos como algo que deba implicarles.

Un estudio de psicología social puso de manifiesto la tendencia de los favorecidos a creer en cierta culpabilidad de los indigentes. Ya se sabe, el alcohol, la vida desordenada, el juego, la falta de previsión o de esfuerzo… Juega también en nuestro favor el conocido efecto psicológico que nos hace tener una imagen distorsionadamente favorable de nosotros mismos. Así, por ejemplo, se ha comprobado que más del 80% de los directivos creen ser más éticos que la mayoría. Muchos se equivocan, evidentemente. Pero todos ellos encuentran en esa opinión una clara satisfacción psicológica y un excelente motivo para no actuar solidariamente.

Y así, los seres humanos sobrevaloramos nuestros propios méritos y calidad, infravaloramos y presumimos culpabilidad en los desfavorecidos, nos acostumbramos al paisaje de la pobreza y percibimos como “normal” lo que deviene habitual.  Anestesiamos nuestra responsabilidad con el ejercicio de la caridad y no diferenciamos entre lo legal y lo justo. El resultado es una sociedad menos solidaria, en la que la necesidad es prueba de fracaso que uno debe ocultar y que las autoridades cuidarán  de desterrar de los lugares emblemáticos porque afean la ciudad.

La actual crisis y el dominio de las políticas neoliberales van a dejar a muchos en las orillas. Bueno será que ellos muestren su situación sin recato, reclamen la solidaridad que merecen en justicia y no nos dejen adormecer nuestras conciencias. Si el sistema deja al margen a millones de personas, el sistema no es válido. En esta nave navegamos juntos y a todos nos corresponde remar y a todos nos debe alcanzar el rancho. Todos debemos todo a la sociedad que constituimos juntos y nada seríamos sin ella. La sociedad necesita confianza, seriedad, libertad, estímulo y exigencia, pero en equilibrio con la igualdad de oportunidades y la solidaridad con quien no puede dar más o se ve maltratado por las circunstancias.

Las diferencias de riqueza que derivan del mérito y del esfuerzo son justas por su origen, pero no ilimitadas en su derecho. Las que derivan de la especulación, la usurpación y la herencia ni siquiera son justas, aunque sean legales o se sitúen fuera del alcance de la ley. Los largos años de crisis vividos y por vivir y la propia salida de la crisis reclaman solidaridad. En sentido contrario van, sin embargo, la reducción de la escasa capacidad adquisitiva de los perceptores del salario mínimo y de los pensionistas; el recorte de derechos de dependientes y parados; el desmantelamiento, empobrecimiento, o privatización de servicios básicos indispensables para gran parte de la población; y la negación de servicios de salud a inmigrantes sin residencia legal, algunos de los cuales fallecerán a consecuencia de nuestras medidas de ahorro. Sangriento ahorro que no movilizará conciencias ni tal vez costará votos.

Así es la política neoliberal, quienes la han votado masivamente o quienes no la desenmascaramos suficientemente. Eso sí, la caridad, los hechiceros, su propaganda y nuestra propia psicología tratarán de hacernos creer que no hay alternativa, que no es momento para disentir, que no es culpa nuestra, que siempre habrá pobres y que los pobres deberían esforzarse más y gorronear menos. Pobres pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous post 7 razones para una dimisión
Next post Contra el comunismo interterritorial (I)

Harpidetu blogera / Suscríbete al blog

Azken iruzkinak / Comentarios recientes

  1. https://www.berria.eus/paperekoa/1876/018/001/2022-09-13/historia-zintzo-eta-kontrastatu-baten-alde.htm Gremioko profesionalek erakundeei eskatzen diete zerbitzuko lanerako enplegatu ditzatela.

  2. Como en muchas facetas los vascos, en las fiestas, tenemos mejor gestión que discurso. Hay que trabajar los relatos, no…

  3. Ez ez da egia, hemen batzuek, zu ere tarteko noski, ez diogu, lagunen arteko gorabehera eta liskarrekin, auzolanean Euskadi eraikitzeari…

  4. Borroka egitea errentagarria gertatzen da,batibat,bat bakarrik danean borrokalaria,Hori da gure herrian gertatzen dana.Argi ta garbi esan dezagun.Urteak daramatzagu,"ezker abertzaleak","euskal komunistak"…

  5. Egoera gatazkatsuak sortzeko, batzuek, etengabe, jai-ekitaldi desberdinei aurre egiten diete. Konfrontazio estrategia bat da, eraso egiten den ekintza aitzakia bat…

  6. Ederra gero egindako zehaztapena. Historiagileak askotan, postibismoak itsututa, positibismotik kanpo ere geratzen dira euren historia-zientifismoaren osinean itololarrian. Ezinago ados artikulugileak…

  7. https://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/8949215/la-brecha-entre-dos-desfiles-de-nuevo-protagonista-del-alarde-de-hondarribia-tras-paron-por-pandemia/ Increíble forma que tiene EITB colonizada de batasunos de dar la noticia acerca del alarde de Hondarribia. Los niveles…

Harremanetan jarri / Contactar

Laguntzaileen artikuluak / Artículos por colaborador

StatCounter

wordpress visitor counter

Contact us

Total
0
Share