Posteado por: aberriberri | mayo 14, 2010

A la memoria de Joseba Latiegi

Bookmark and ShareAdd to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Imanol Lizarralde

El 5 de mayo pasado murió nuestro buen amigo Joseba Latiegi. Llevaba meses atacado por una grave enfermedad. Cuando la semana anterior un grupo de amigos le hicimos una visita, lo pudimos ver encima de la cama del hospital, sentado en la postura del loto y con una sonrisa en la boca. Se entregaba a la muerte como se había entregado a la vida: como un luchador al que la última batalla no le podía quitar el buen humor.

Traigo aquí el recuerdo de Joseba porque su padre, el empresario José María Latiegi, fue asesinado el 14 de abril de 1981, por un miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, José Antonio Zurutuza, alias Capullo, en Usurbil, a la puerta de la fábrica.

Recordemos que aquellos eran los “años de plomo”. Era cuando más mataba ETA y los grupos afines, justo un poco antes de la creación del GAL y en los terribles momentos en los que en los cuarteles se oían rumores del golpe fallido que luego ocurrió. Eran los peores momentos de la reconversión industrial y los últimos coletazos de la Guerra Fría. En Euskadi el MLNV y otros grupos revolucionarios españoles se dedicaban a prender el fuego de “la lucha de clases interna vasca” (en término utilizado por Mario Onaindia) en las empresas de Euskadi. Los sindicatos, incluyendo los ahora mayoritarios, participaban en ese juego de desplumar y desprestigiar a los empresarios de nuestro país, cobrando sus abogados indemnizaciones millonarias a costa del cierre de las empresas. Y las organizaciones armadas no permanecían inactivas, sino que añadían un nuevo frente armado al frente laboral.

Eran habituales prácticas como el tiro en la rodilla, el secuestro, el encierro de industriales en sus propios despachos, el insulto y el jaleamiento en sus propias fábricas, los carteles con sus nombres acompañados de aquel temible grito de guerra “obrero despedido, patrón colgado”, las negociaciones laborales a punta de pistola (mi propio tío, fue testigo de cómo le ponían una pistola sobre la mesa y el abogado le decía: “yo soy el abogado de ETA”), las bombas en las fábricas, las calumnias, de las que fue objeto el propio José María Latiegi. Muchos empresarios tomaron el camino del destierro forzado. Muchos fueron víctimas de la locura, la ruina y la muerte.

José María Latiegi era un gerente más que tuvo que enfrentarse a una disputa laboral dentro de la empresa donde era directivo, Moulinex. Como relata su viuda y madre de Joseba Latiegi, Ramona Garrido, “sé que no quiso pagar pero nada más. Era un trabajador nato. Entró en Pamplona con siete obreros y dejó 350. Lo contrataron para levantar Moulinex porque se estaba hundiendo”. José María Latiegi también había sido uno de los fundadores de la ikastola San Fermín en Pamplona. Y se había preocupado por que sus hijos fueran euskaldunes. Su condición de vasquista no le eximía de estar en la lista de objetivos de las organizaciones armadas. El no obedecer los mandatos de estas era el crimen que había cometido y por el que fue asesinado por Zurutuza.

Este tema ha vuelto a la actualidad con la extradición desde Francia y el procesamiento de José Antonio Zurutuza, el asesino de Latiegi y de otras dos personas más (el delegado de la Compañía Telefónica de Guipúzcoa, Enrique Cuesta Jímenez –padre de Cristina Cuesta- y su escolta, el agente de la Policía Nacional Antonio Gómez García, asesinados en 1982). Ramona Garrido había luchado de forma denodada para que el asesino, procesado el 25 de octubre de 1982, fuera extraditado de Francia. Pero los numerosos errores judiciales impidieron la extradición, que no fue hecha efectiva hasta el 2005. La judicatura decidió, en contra de la decisión de los tribunales franceses, de que el delito de asesinato de Latiegi había prescrito y no había que juzgarle por ello.

Por esa razón Ramona Garrido y su hija Amai entraron el febrero pasado en el juicio de Zurutuza por los asesinatos de Cuesta y Gómez. Ante sus peticiones de justicia para que fuera procesado también por el asesinato de José María Latiegi, fueron expulsadas de la sala, mientras los familiares y admiradores del asesino aplaudían al juez.

La tragedia que cae sobre una familia cuando ETA asesina a alguno de sus miembros consiste en que este acto irreversible afecta de forma permanente. El dolor de una familia no prescribe legalmente sino que se prolonga a lo largo de la vida de todos sus miembros. José María Latiegi fue asesinado hace más de veinte años. Pero dentro de su familia la herida sigue sangrando. Y la petición de justicia sigue tan vigente como el primer día después del asesinato. Pues más allá de posibles indultos o rescisiones, la no impunidad ante el crimen es necesaria. Es necesario que la ley diga que José María Latiegi fue asesinado por alguien. Dando identidad al asesino, damos dignidad al asesinado, independientemente de las penas.

Mientras esto ocurría, Joseba Latiegi luchaba contra los diversos males que le causaron la muerte. Pocas veces se refirió entre nosotros sobre la muerte de su padre. Nos contaba la gélida soledad de las primeras navidades sin su padre. Asistíamos a la misma ikastola, siendo el mejor amigo de mi hermano Joseba. Cuando mataron a Latiegi vimos allí de todo: la solidaridad de algunos y el cinismo de otros que justificaban con buenas maneras el asesinato de un gerente o simplemente lo trivializaban. Las justificaciones ideológicas del MLNV para el asesinato de empresarios euskaldunes y nacionalistas es una constante desde el secuestro y asesinato de Juan Berazadi en los años 70. El asesinato hace pocos años de Inaxio Uria y las últimas cartas de extorsión de ETA es un recordatorio de que ese frente sigue abierto.

Joseba Latiegi renunció voluntariamente a la venganza y al odio. Como tantas otras personas víctimas de ETA, prefirió sufrir el mal antes que cometerlo. Pero la experiencia traumática del mal deja sus secuelas. El silencioso y punzante dolor que le acompañó durante la mayor parte de su vida se manifestó finalmente en toda su crudeza.

¿Cuál es el premio del hombre en esta tierra? El asesino del padre de Joseba Latiegi, el asesino de otras dos personas más, puede vivir e incluso concitar el reconocimiento de su facción política y ser considerado como un héroe. Pero todos los días de su vida, haga lo que haga, llevara grabados sus crímenes en su carne y en su espíritu. Cuando contemple una puesta de sol o la cara de un niño, el asesinato de tres personas seguirá pendiendo de el, por encima de todas las justificaciones ideológicas y los abrazos de los camaradas.

Joseba era euskaltzale, como su padre. Era profundamente jeltzale y estaba imbuido por el glorioso ejemplo del nacionalismo sin mácula y sin crimen que supo levantar José Antonio Agirre a lo largo de la guerra civil y del largo exilio. “Maldito sea aquel  que tenga en su corazón un deseo de venganza”. Esa fue la frase que dijo nuestro glorioso Lehendakari cuando los ejércitos vascos abandonaban Vizcaya. Joseba admiraba el talante noble, íntegro, fuerte, sencillo y humano que se atribuía a los vascos. Virtudes todas ellas que él poseía y representaba en su mayor grado.

Su vida fue buena, no estuvo manchada por deseos ni actos degradados, no cayó en el resentimiento ni en el odio. Fue, como su padre, un trabajador nato, creó una maravillosa familia. El Dios que venció a la agonía y a la muerte lo acogerá como a un hermano y le dará la justicia que los hombres en la tierra le robaron. Y brillará en la gloria junto con su padre.

Agur Lati, Egun Haundirarte.


Responses

  1. Una gran persona Lati.
    Poco se puede añadir a lo dicho por Imanol, salvo la tragica desaparcion de un buen hombre, que deja un vacio en el corazon de muchos y un recuerdo maravilloso en las personas que tuvimos el honor de compartir con el.
    Goian Bego.

  2. Emocionante, Lizarralde.

  3. Apartekoa Imanol, indar eta maitasunez betea.

  4. Poko se ha estudiado a los komandos autonomos, esa subkontrata d ETA, k akabo xk asi lo kiso ETA, al ver k eran demasiado “autonomos”. Kuanta historia y dolor sin resolver, y k kojones habia k tener xa ser direktivo en Euskadi, parece inkreible k el Pais siguiera adelante y se pusiera a nivel europeo en 1 par d dekadas. Hay k rekonocer, k a pesar d las diskrepancias kon la deriva batasuna d Garaiko, k el PNV y el primer gobierno d Euskadi hizo 1 labor impresionante, kon la ayuda d todos, inkluidos empresarios, xa en plena plaga d atenta2, sekuestros…. el Pais saliera adelante. Algun dia habra k rekonocer la labor d toda esta gente, empresarios, politikos y agentes sociales. Mi + sincera enhorabuena a Lizarralde x reinvindikar esta memoria.

  5. Ezin sinestu Joseba joan dela. Bere dendan 2009ko antivirusa erosi nuenean harekin edukitako elkarrikezta gogora etorri egiten zait. Gure semei buruz aritu ginen hizketan. Aurten 2010 berak lan egiten zuen dendan, bera bajan zebilela esan zidaten. Gero haren lagun min baten bitartez bere egoeraren berri jakin nuen.

    Tipo jatorra ta leiala, abertzalea, eta gorrotorik gordetzen ez zuena nahiz eta jasandakoa jasana izan. Halako pertsonekin altxa egiten da gure Euskadi.

    Goian bego lati

  6. Artikulu ederra imanol.

  7. Lizarralde, oso ondo.

  8. goian bego

  9. Goian bego, benetako gudaria

  10. Zoragarria, Imanol. Eskerrik asko. Ez nuen Joseba ezagutzen baina goian bego, baldin eta goirik bada.

  11. JELen agur

    Imanol, vaya maravilla de epitafio que has escrito de Joseba.
    He sentido sana envidia.
    Desconocia estos hechos y siento una gran admiración por Joseba y su padre (Goian Bego), pero tambien por su madre y el resto de familia.
    Todo un modelo.
    Lo mismo que admiración, siento desprecio (más aun si cabe) por los asesinos de su padre, y por todos los que han colaborado en emborronar nuestra sociedad, hacieno daño a los que verdaderamente pueden trasformar nuestra sociedad en un pueblo libre y solidario.

  12. Lizeoko ikasle ohia, nere haurren ikastola, lagun askoren ikastola. Eredu ederra utzi digu Josebak, aberrirako gorrotoa ez dela bide. Zorionak eta besarkada bat, Imanol.

  13. Nire doluminak Imanol eta Joseba Latitegi lagun ta sendia osoari. Jente hau bai da eredugarria.

    Gora Euzkadi Askatuta!

  14. PD: Goian bego

  15. Ederra, ta tamalgarria alde berean… Goian Bego Euzko abertzalea !

  16. Gizarte gaixotu honek egunen batean aurre egin beharko dio gure artean ereindako min eta gorroto guztiari, herri bezala aurrera egin nahi badugu noizbat.
    Bidaia ona izan dezala Joseba Latiegik.

  17. Imanol, me parece aprovechas la muerte de tu amigo para meter tus morcillas políticas. Te vales de la muerte de tu amigo para apoyar tu “causa”. Recurres a la foto del difunto y usas poalabras emotivas con fines poolíticos. Pero goian Bego.

  18. Estimado Raskolnikov:

    Hay muy mala fe en tus palabras. Joseba Latiegi era jeltzale y le hubiera desagradado haberlo descrito de otra manera.

    Apreciaría también que con su muerte se recordara la de su padre. Para mí es muy positivo contribuir a la memoria de ambos.

    A lo mejor llamas uso político de la muerte el recordar al padre asesinado, a quienes lo asesinaron, por qué razones, con que ideología. Es una exigencia ineludible de la memoria recordar que José María Latiegi fue asesinado por que era gerente de una fábrica y por que los organismos terroristas de aquel entonces ponían en el punto de mira a los empresarios.

    Esa es la verdad, sin adulteraciones. Recordar a José Antonio Agirre, a aquellos que lucharon contra el fascismo y eludieron hacer el mal, prefiriendo sufrir antes que hacer sufrir, es aludir a Joseba Latiegi, que se sentía orgulloso de participar de todo ello.

    Un saludo.

  19. Lo que quiero decir es que a mi entender el homenaje personal a un amigo fallecido y un discurso polícitico con sus argumentos yu datos me parecen poco compatibles. Me da la sensación de que juegas a “ablandar” al lector con la foto del fallecido, a tocar su fibra sensible, para luego !bang¡ poder introducir tu tesis y/o argumentos con mayor facilidad. Un amigo es mucho más que política. Un amigo no es un argumento político. Recordar a los asesinados no es uso político, es justicia simplemente, pero que yo sepa tu amigo no murió asesinado, o he entendido mal tu texto.

  20. Recordar a un amigo, como lo ha hecho Imanol con Joseba, no es facil, pues somos seres complejos y capaces en muchas facetas de la vida, por lo que de todas todas, un escrito como el de Imanol es una reduccion de la vida de Joseba.
    Una reduccion tambien en clave politica, ya que desgraciadamente, Joseba fue victima de la violencia terrorista y tuvo que sufrir su orfandad y la carga que ello conllevaba en años muy duros y en el que parte de la sociedad volvia la cara ante victimas como Joseba.
    Y en esa parte, desde luego incluyo a los españoles, ya que poco calor han demostrado con las victimas del terrorismo que han caido del lado nacionalista.
    No han podido utilizarlas, o no se han dejado utilizar para sus intereses politicos, y eso les ha granjeado un doble olvido…

    Pero volviendo al caso, Imanol ha reducido, con muchisimo acierto el caracter y el ser de Joseba.
    Y en esa reduccion, ha resaltado algo que a los que tuvimos el honor de conocer a Joseba nos sorprendia y maravillaba:
    su humanidad, su falta de odio, su humildad y su valentia.
    Porque hay que ser muy valiente, entre otras cosas, para encarar la vida, y ser un hombre pleno como lo fue Lati, habiendo sufrido semejante trauma.

    Entiendo que a algunos les gustara mas o menos, depende de la ideologia de cada cual, el relato que hace Imanol del ser y de las lecciones vitales que nos dejo Joseba. Tambien politicas.
    Por eso reivindico y aplaudo el cariñoso y fiel recuerdo que ha dejado plasmado Imanol en su escrito.
    Porque mas alla de opiniones, es un escrito que al mismo Joseba le hubiese gustado, y donde se veria reflejado.

    Tambien en lo politico.

  21. Imanol, nik ere Joseba ondo ezagutzen nuen, eta zuk idatzitakoa, egi borobila da.
    Goian Bego


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: