Mal de muchos, consuelo…

Ion Gaztañaga Siguiendo con el anterior post económico, que que intentaba arrancar alguna sonrisa que otra, lo cierto es que ver las vergüenzas del vecino...