Posteado por: aberriberri | febrero 26, 2009

Cuatro partidos viables y un pacto necesario (1)

Iñigo Lizari

Existe una fragmentación política absolutamente desbordante. Cada matiz ideológico, cuando no personalista, se ve multiplicado por los diferentes matices respecto del factor nacional, y a ellos se añade el factor de la violencia que lo adultera todo y multiplica aún más la complejidad de nuestro mapa político. Esta situación ha producido un número absolutamente desproporcionado de partidos políticos. Esto es la prueba más palpable de nuestra anormalidad política.

En consecuencia, el número de partidos es tal que se hace necesaria la búsqueda constante de coaliciones con lo que los partidos no pueden ni tan siquiera comprometerse a ejecutar ningún programa frente a la ciudadanía, ya que ningún partido puede gobernar por sí sólo, y es esa necesidad de pactos que involucran a tantos partidos la que genera después un gran desengaño en el electorado que ve como su voto se diluye.

Es obvio, a tenor de la sistematicidad con la que la sociedad vasca ha sufrido la violencia, que no es explicable una normalización política sin la paz, pero la normalización política es una situación de un calado mucho más profundo que el de la paz. Prueba de que la normalización política y violencia son cuestiones totalmente distintas reside en el hecho de que podría haber una rendición unilateral de las armas y que la sociedad vasca siga dividida en las mismas cuestiones que forman parte del problema vasco. Es más, puede que en un escenario de no violencia arreciaran las tensiones soberanistas y asistiríamos a otra multiplicación de sus artículos de opinión en un sentido y en otro.

En este sentido, como paso intermedio para alcanzar un día esa futura normalización política es necesario reducir el sistema vasco de partidos a un esquema cuatro. Esta reflexión última fue la defendida en aquella intervención del Diputado General de Bizkaia, José Luis Bilbao en la conferencia sobre la LTH. Aquí, en un futuro muy próximo el espacio se reducirá a la representación de las cuatro corrientes de fondo que tomarán el cauce que puedan representar una IA Democrática, un PNV, un PSE y un PP.

Por ello, es posible que se delimite la Derecha conservadora españolista a un partido, para lo cual ya existe el PP. También se hace necesario recuperar el espacio abertzale de centro y centro-derecha como partido de ley y de orden que puede presumir de una raíz humanista demócrata-cristiana. Un partido que tiene en su haber haber sido siempre un partido interclasista y cuyos planteamientos ideológicos hoy lo hacen compatible con un liberalismo social y una socialdemocracia. Un espacio para el cual ya está EAJ-PNV.

Para el espacio de un Centro Izquierda que con esa cultura de clase obrera española en origen, que hoy afortunadamente se va abriendo a otras adhesiones, y que ha servido de refugio y reconversión de otros grupos de izquierda antaño muy doctrinarios, ya está el PSE-PSOE-EE que tiene aún pendiente la realización de un comprometido giro vasquista. Y para una izquierda que aspira a seguir siendo vanguardía en la renovacón de los valores de la izquierda y en la actualización de las expresiones de la cultura vasca y su constante defensa, es imprescindible contar con izquierda abertzale democrática homologable y coaligada en torno a un proyecto común o cuando menos, comunidad de intereses.

Este país necesita una Izquierda Abertzale Democrática unida o coaligada que se ajuste a los estándares de los movimientos de nueva izquierda vinculados a movimientos ecologistas y antimaterialistas que apuestan por un desarrollo sin crecimiento y que se dan en las sociedades avanzadas como la nuestra, y que los podemos encontrar tanto en Australia, Nueva Zelanda, como en Alemania, los Paises Nórdicos o en las Islas Británicas o el Canada, con gente implicada en ecobarrios urbanos, comunidades urbanas de trueque, en la defensa de la educación no competitiva y de la interculturalidad, la defensa de la biodiversidad y permacultura,  etc…

Es necesario una fuerza que desde el planteamiento vanguardista y actual que se establece en el wellbeing-manifesto unido con las propias raíces de la idiosincrasia euskaldun, de la cosmogonía vasca y de la relación de los vascos con su tierra, encuentre un lenguaje nuevo en los propios valores. Una fuerza que abandone por completo el nefasto discurso de la lucha de clases, el marxismo-leninismo que de vasco no tiene nada y huya del paradigma de la penuria y de los oprimidos que en absoluta responde a la complejidad de una sociedad opulenta como la nuestra, y por supuesto reniegue de la justificación impresentable de la violencia con fines políticos en una situación como la actual.

Sin embargo estamos muy lejos de esta situación, y lejos de la situación que propició un cambio del Gobierno en Catalunya con el relevo de CiU por una coalición “natural” por afinidad ideológica como la del PSC+ERC+ICV. Estamos lejos porque en Catalunya no existe el estigma de la violencia, no existe un equivalente vasco en representanción a ERC como fuerza democrática independentista de izquierdas, ni el PSE de aquí es equivalente al PSC de allí, cuyo Catalanismo es defendido hasta por un Montilla que, afirma quere mucho a Zapatero pero no más que a Catalunya.

Un pacto PSOE+PP que tuviera en contra al PNV, aunque permitiera la gobernabilidad en solitario del PSOE, seria un pacto antinatura y que generaría una enorme crispación por más que se alcanzasen los 38 diputados. Esta crispación se vería acrecentada además por la marginación por primera vez en la historia vasca de reciente de la concurrencia parlamentaria de una fuerza política con la representación como la que ha tenido la izquierda abertzale radical tradicional. Situación que le restaría una enorme falta de legitimidad a ese gobierno que contaría además de la amenaza de una eventual Sentencia condenatoria al Estado Español por parte del TEDH. Algunas voces afirmaban hace meses cuando la euforia estaba desbordada, que debería ser más lógico que si el PSOE ganase al PNV, debería ser el PNV quien debiera apoyar al PSOE y exigir las contrapartidas adecuadas, ya sea en las Diputaciones, o en los Ayuntamientos.

Siguiendo ese razonamiento debería ser también evidente para los mismos en un país desarrollado como el nuestro, que si el PNV ganara al PSE-PSOE, debería ser el PSE quien debiera apoyar al PNV exigiendo para ello las contrapartidas que estimase oportunas. Una opción que es vista con simpatía por el electorado vasco y que representa la centralidad de la sociedad. Durante estos meses se han apuntado diversas formulas en muchos foros y ámbitos, incluso en boca de los líderes políticos. Algunos, del mismo modo de lo que sucedió en su día con la designación de Izaskun Bilbao frente Atutxa, consecuencia de las exigencias de EHAK, ponen sobre el tapete el “riesgo” o “necesidad” (según a quién se le pregunte) de un gobierno de coalición con un lehendakari de consenso, que personalmente dudo que fuera un precedente menos honroso que en el caso anterior. Otros han sugerido gobiernos en solitario con apoyos recíprocos en el parlamento y el congreso e incluso gobiernos de concentración.

Bien es cierto que estos acuerdos amplios (tan legítimas como las formulas ensayadas durante estos últimos años) serían condición necesaria pero no suficiente para una normalización  política. Para caminar hacia la normalización política los acuerdos deben ser verdaderamente de calado porque en mi opinión existe normalización política cuando en una sociedad existe un consenso sobre una serie de aspecto estructurantes de la misma. Saber cuáles son y trabajar sobre estos aspectos estructurantes compartidos es una tarea a la que debieran dedicarse no solo los políticos sino la sociedad en general. Aspectos que intentaré desgranar en el próximo capítulo de este artículo.

(Continuará…)


Responses

  1. EA kon el tiempo se dividira entre el PNV y el polo soberanista. Si el MLNV se konviert en 1 izkierda demokratika Aralar y la nueva izkierda abertzale formaran dicho polo. El PNV va a rekuperar to2 los votos k se fuera a EA kon la escision. Kedaran el PSOE y el PP. Bueno y Madrazo seguira dando la murga kon su izkierda “antikapitalista” (kasi me parto d risa ayer en el dbat kuando le eskuche decir esto) xo no kontara mucho.

  2. Mi formula es la siguiente:

    Si gana el PNV entonces que el PSE apoye al PNV y exija otro Lehendakari para un nuevo tiempo.

    Si gana el PSE que el PNV apoye a la Patxi Lopez y que el PNV tenga todo el apoayo del PSe para repartirse el papel de las diputaciones.

    La consigna tiene que ser nada de nada con aquellos que no entienden de trasnversalidad 8lo que incluye al PP entre otros) y pitufos fuera, EA EB que decidan donde quieren estar poruqe no hay bosque para tanto gnomo.

  3. Andoni tu peinsa lo que queiras, pero la transversalidad del PSE es de mera conveniencia, no tiene nada de sincera, y si algún día logran la mayoría se demostrará. Esta gente se comportará como uno autentixcos chulos.

    Yo puede compartir el analisi de que tal vez hemos ido demasiado lejos con Ibarretxe y que nos ha pillado con la gente cansado, pero Patxi lopez va a traer 0 soluciones.

    Estate seguro que si ellos pierden pero con el PP suman 38 gobernarán sin ningún rubor.

    Atentos porque el emplazamiento de Iñigo Urkullu está hecho ya hace bastantes horas!

    Por lo demás, estoy de acuerdo en que existen demasiados pitufos, el numero excesivo debe ser un problema pero la partitocracia de un bipartidismo como el español no se si es la solución, el problema no está en el numero de partidos, si no en la falta de democracia interna en los mismos y la tendencia de estos a dividirse a la más mínima diferencia.

  4. Y una mierda, si el PNV tiene k apoyar al PSE, k exijan a otro. Patxi es 1 inutil k va a arruinar el pais.

  5. Ya estamos otra vez con el traverso-gobierno.

    ¿de donde sacais que es la opcion preferida del electorado?

    Segun las encuestas publicadas la semana pasada, la opcion preferida es el tripartito y el cuatripartito, pero bueno, imagino que hay que dar la tabarra para que Imaz y cia se puedan abrazar a Arregi y Guevara. Muy traverso.

    ¡¡Que cruz!!

  6. A ver listillo, en algunas enkuestas aparecia PNV-PSE komo la + valorada y en otras el kuatripartito (k no tripartito). A ver si te lees todas las enkuestas. No nos hac falta kruz, xk ya t tenemos a ti y a tus kandidatos Ziarreto y Tarzan, k aunk la mona se vista de seda…

  7. Dale jeroglificos, dale.

    Por lo menos reconoces que desde luego que la opcion PNV+PSOE no es la preferida en todas las encuestas, asi que lo de que el gobierno traverso es la opcion de la mayoria , esta muy en solfa , pichon.

    Ya se que el abrazo IMAZ- ARREGUI es tu sueño, y segun tu es el cauce central y no se cuantas chorradas mas, pero por si acaso, el judas escondidito y clandestino y ante el electorado el que da la cara es Ibarretxe, ese al que no querias ponerle de candidato, pero que es el que conecta y tiene el apoyo del nacionalismo, no como los traversos españoloides.

  8. Es un atropello mezclar a Arregui con Imaz.

    Ni como persona, ni como trayectoria tienen nada que ver. lo de Arregui es una deriva sin nombre, o mejor dicho una deriva sólo por su nombre, y es que la vanidad del Sr Arregui no tiene limites.

    Por lo demás os recuerdo a todos la última frase del Josu Jon imaz en el Aldedi eguna de 2007:

    “Lo de si si somos transversalenos o no no es la cuestión, aquí lo que es si esa transversalidad la gestiones el PSE o la gestionamos nostros el PNV”

    Pues lo increible de esto es que hay todavía gente en el nacionalismo vasco que después de la que ha caido sigue sin querar darse cuenta de esto.

  9. La hemos cagado desde el puto pacto de Lizarra.

    Tovimos la posibilidad de reponernos de todo esto con la figura de josu jon imazz, y sencillamente el partido lo dejo marchar.

    Prefería la paz interna con sus militantes que la paz con los votantes de siempre, y el resultado fue la perdida de votos de 2008 de la generales. Los peores de la historia.

    Alguién o algunos tendrán que responder. no es cuestión de esperar al 1 de Marzo, ya tocamos fondo hace tiempo.

  10. Bueno, yo creo que Imaz también cometió errores … no recuerdo ni una sola exigencia pública hecha al PSOE durante su mandato con la contundencia necesaria.

    Arzalluz (que en paz nos deje) no dejaba de dar cera el PSOE ni gobernando en coalición …

    Hay que marcar los límites del terreno e Imaz no lo hizo. Luego pasó lo que pasó, que nuestra participación en Loiola sólo sirvió para mejorar la imagen pública de ZP en Euskadi mientras que nosotros no sacamos nada de aquél esfuerzo que por otra parte fue generoso.

    Yo comparto su visión de país y creo que es de lo mejorcito que hay en el partido, pero hay que reconocer que cometió errores, si no reconocemos los errores del pasado (como hay que reconocer el cagadón de Lizarra) volveremos a cometerlos.

  11. La única crítica que recuerdo de Imaz a ZP fue el artículo de la encuesta del desayuno, que fue una crítica de guante blanco que no pegó muy fuerte.

    Hay que meter más caña que sino te pasan por encima, anda que no había cosas que criticar/exigir/aclarar con Zapatero en aquella época sin dejar de ser leales al proceso de “paz” …

  12. De acuerdo con Bor-Bor

    Imaz quiso ir demasiado deprisa y no por mucho madrugar amanece más temprano

    Quien va piano va sano y va lontano, Imaz se quedó en el camino.

    Lo importante en política es saber llegar. alcanzar una realidad. el se quedó en el discurso.

    Le falto paciencia, la falto tino, le falto sutileza y le falto gallardía, pues echo la toalla y dejo tirados a muchos que se dejaron la piel por lo que el representaba.

    Imaz era bueno, pero no estuvo todo lo bien que podía haber estado.

    Por otro lado ZP le elogió, pero no le dió ni una sola transferencia, e Imaz le echo un capote tremendo en Loiola al PSE. Imaz no encontró reciprocidad, y esto tampoco se puede dar por bueno. Esto también conviene tenerlo en cuenta,

  13. Como bien comenta Paskurrion Imaz le echo un capote tremendo en Loiola al PSOE pero Imaz no encontró reciprocidad. Por eso es necesario ganar las elecciones este domingo y que el PNV no necesite de los votos del psoe para gobernar, porque ZP sí necesita de los votos del PNV en Madrid, aunque podría buscar alianzas por otro lado, claro que si el pp se hace con el gobierno de Galicia entoncés se le acabará su buena estrella. El escándalo que salpica al pp no ha podido surgir (o hacerlo surgir) en mejor momento para zapatero.
    EL mejor escenario es que Ibarretxe pueda elegir pactar con los socialistas del psoe y/o con los socios que estuvieron en el proceso de la consulta. El peor escenario, los del psoe gobernando en Galicia, gobernando en Euskadi, sosteniendo el gobierno de Navarra, y la oposición española de derechas desaparecida entre corruptelas, navajazos entre ellos y obispos ultramontanos

  14. Según parece ya vamos despertando. La realidad siempre supera a la ficción. Y de ficción ha sido toda la última legislatura de nuestra CAPV. Te doy tres votos para…; te niego tres votos por… ¿Que seriedad ha sido esa?. Y el Lehendakari de “kamikaze” por la vida (política) y orgulloso de su empecinamiento. Ha elevado a la categoría de virtud una torpeza.

    Pues bien…, todo apunta a que nos la damos. Yo votaré junto con toda mi familia a EAJ-PNV. Siete (7) votos; dos de ellos votos nuevos. Ahí queda el dato y no me consuela nada; pues me pica la nariz…, y de que manera.

    Me ha llegado un soplo que lo aireo. Se está haciendo “cocina” para después de las elecciones, independientemente de los resultados. La principal hipótesis que se maneja es que Ibarretxe pueda seguir siendo Lehendakari, inclusive con los votos del PSE y su correspondiente reparto de carteras. Pero Ibarretxe como Lehendakari. Después los “chefs” (Otegi,R.Díez,Egibar,Gerenabarrena y alguno más, con el VºBº de Arzalluz y el placet del Lehendakari), prepararían el aterrizaje de la “nueva” Izquierda Abertzale, previo alto al fuego indefinido (se comenta de un proceso a diez años vista) de ETA. Y para ello el Lehendakari adelantaría las siguientes elecciones, pues potestad para ello tiene.

    En fín…¡que Dios nos coja confesados!

  15. Kojones, si dcimos d Imaz komo chef, k no diremos d Egibar, Gerena y Juan de Etxeano.

    Kojones, ahora a ganar, k kon este diskurso del lenda no hubieramos tenido las elekciones k hemos tenido. Y luego, joder, ya hay trabajo xa poner la kasa en orden, k esta hecha 1s zorros. Seria d traka paktar kon el PSOE y eskuchar las justifikaciones de los chefs.

    Asi k kepa, kon chefs komo los k has citado lo uniko ke pued pasar es k kememos la kocina. No me fio 1 pelo, asi k estaremos atentos al polo, a euskadi bai y alg1 otra okurrencia kalimotxera d nafarroa oinez.

  16. Como el PSOE empate no hay Lehendakari del PNV ni de coña.

    Así que lo de la independecia del resultado no lo veo.

    Para que tengamos lehendakari del PNV tenemos que sacer diferencia de escaños.

    A mi cual sea el lehendakari me da igual mientras sea del PNV y juré su cargo con el juramento de J.A. Agirre.

  17. […] Cuatro partidos viables y un pacto necesario (y 2) Iñigo Lizari (Continuación de “Cuatro partidos viables y un pacto necesario (1)”) […]

  18. […] una situación más normalizada, tan bien descrita por Iñigo Lizari en su serie “Cuatro partidos viables y un acuerdo necesario” la imposibilidad de reeditar el Multipartito no tendría otra consecuencia para un PNV-EA situado […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: