Aberriberri bloga

Carta abierta a Txentxo Jiménez: ¿Colaborar con la otra sensibilidad de la izquierda abertzale?

Read Time:4 Minute, 57 Second

Ander Muruzabal en Nafar Herria y Nabaizaleok

A estas alturas de la película creía que Txentxo Jiménez difícilmente podría llegar a sorprenderme. Craso error. Una vez más el complicado ejercicio de equilibrismo político al que se ve obligado para dar un giro de 180 grados en la actuación de su partido forzado por las circunstancias electorales le lleva a un ejercicio de “autosugestión” como el notable “Elecciones 20N, un nuevo avance en la dirección correcta” (DNN 13/09/2011).

Estimado Txentxo:

No soy yo el que va a poner en duda la apuesta valiente de Aralar tras el fracaso de Lizarra-Garazi, ni su condición inequívoca de partido de izquierdas, ni su capacidad para hacer apuestas arriesgadas al margen del rendimiento electoral que estas hayan podido tener para su organización, por otra parte aportando pingües beneficios para la misma en la mayor parte de los casos, ni siquiera el que vaya a dudar de la necesaria colaboración que se va a tener que dar entre Bildu y Nafarroa Bai dada la incapacidad ideológica demostrada por el PSN para articular esa otra Navarra que nos hurtaron a la vez que la transición democrática.

No soy yo el que va a poner en duda la dureza del debate ideológico y el desgaste que ha supuesto para Aralar el permanente acoso de la otra “sensibilidad de la izquierda abertzale” pero eso, Txentxo, no son motivos para destruir la única oportunidad de cambio real que ha tenido Nafarroa en los últimos treinta años, porque esa otra representación que reclamas de la “Navarra abertzale, de izquierdas y progresista que UPN y PSN siempre han intentado ocultar” está ya presente en el Congreso de los Diputados, y magníficamente representada, por cierto.

Lo que reclama Bildu no es esa colaboración que proclamas entre Nafarroa Bai y Bildu, algo que solo Aralar ha llegado a plantear y con poco éxito por cierto, es simple y llanamente la desaparición de Na Bai y su sustitución por la izquierda abertzale tradicional, la sustitución del discurso transversal, multiidentitario y dialogante de Na Bai por el discurso de enfrentamiento identitario que plantea la IA. El “fulminar a Aralar y sustituir a Na Bai” que aparecía en los documentos de ETA como objetivo de la nueva política de la IAO que debiera surgir del parón armado.

Llamas, por otra parte, a participar en “el camino abierto para la desaparición de las violencias, la vulneración de Derechos Humanos, el uso exclusivo de vías políticas, el respeto a la pluralidad, y para que la convivencia sea una realidad definitiva en Euskal Herria”, pero ese es un camino que los demás ya hemos recorrido, incluido Aralar, y en el que nadie puede ayudar a la IA porque necesita de su propio convencimiento de que ese es el camino y ese camino hubiera tenido credibilidad de haberse hecho en sentido contrario. Vosotros, y no ellos, habéis sido los ganadores del debate ético de la izquierda abertzale aunque hayáis perdido el político, algo que por otra parte en navarra no ha ocurrido.

Yo si dudo de que “el conjunto de la sociedad navarra y vasca percibe la importancia y fuerza de este nuevo paso, y que éste ofrece una opción fuerte, generosa y ganadora”. No se que es lo que pueda aportar Aralar a la apuesta de la IA en la CAPV, pero se lo que puede aportar Aralar a esa apuesta en Nafarroa; el “cadáver” de Nafarroa Bai que parece ser que es lo que, además, va a aportar como bien nos anuncias. Algo que se corresponde poco con una opción fuerte, que necesita de la desaparición de otros, ganadora, a costa de una importante pérdida de apoyo electoral del conjunto de los que en esta tierra apostamos por el cambio, y “generosa”, ¿Con quién? Os deseo que sea con vosotros aunque tenga mis dudas.

Tienes razón Txentxo cuando dices que “UPN y PP sí han sabido leer este acuerdo y han reaccionado con rapidez”, lástima es que tú no hayas sabido leer el suyo que ha sido el de recomponer el estado natural de las cosas una vez dinamitada desde dentro la única opción real de cambio para Navarra y volver a la senda de la tranquilidad que les ha otorgado el poder durante los últimos treinta años. Y más en las horas bajas del PSN que bien pudieran haber proporcionado a una opción como la de Na Bai 2007 un importante aporte electoral de desencantados con el cambio socialista y que jamás optaran por una opción de confrontación identitaria como la que representa Bildu.

Pero insistes en el error cuando dices que esa “propuesta de Aralar de concurrir juntos Na Bai y Bildu no ha gustado a PNV y Zabaltzen” puesto que por la misma regla de tres podrías decir que no ha gustado a Bildu que ni siquiera la ha tenido en cuenta por lo que lo sorprendente no es la negativa de los primeros sino la prisa que ha tenido Aralar en liquidar Na Bai. Quizá esta prisa pueda tener más que ver con haber trastocado planes de futuro que algunos pudiesen haber hecho para NaBai contabilizando a Na Bai, pero frente a lo que representa Na Bai.

Resulta curioso, sin embargo, que insistas en la “negativa a colaborar con la otra sensibilidad de la izquierda abertzale” cuando es esa otra sensibilidad la que se ha negado a colaborar con Na Bai y ha sido a Aralar y al PNV a quienes se ha dirigido en busca de colaboración ninguneando a Na Bai, y, por supuesto, a vuestra propuesta, por mucho que proclamas como las que haces intenten correr una cortina de humo sobre la operación “liquidar Na Bai”.

Como tu, creo que para llevar adelante los compromisos de la Na Bai de 2011 sobran descalificaciones o llamadas al transfuguismo pero estoy convencido de que estas no van a faltar puesto que están en los genes de la “otra sensibilidad de la izquierda abertzale”.

Salir de la versión móvil