Aberriberri bloga

¿Si vis pacem, para bellum?

Eusebio Inzunza, José Ángel Iturriaga

Ahora que nos hallamos sumidos en la vorágine del “Proceso” y hasta el Lehendakari López dice que se reunirá con Sortu en el caso de que sea legalizada, hay noticias que parecen pasar desapercibidas para el público en general. Nos referimos, concretamente, a la información aparecida en el diario El País el 22/02/2011 bajo el siguiente titular “La actividad de ETA en Francia ha crecido desde inicios de año”.

Y es que en lo que vamos de año la Gendarmería francesa atribuye a ETA (por el modus operandi y situación en la que se encuentran) más de una docena de robos de vehículos en territorio galo. Como se destaca en el artículo, equivale a casi la mitad de los sustraídos en 2010, pero existiendo una diferencia cualitativa fundamental entre el presente y el pasado año: la emisión en enero de 2011 de un comunicado de ETA en el que se declara un alto el fuego «permanente y general, que pueda ser verificado por la comunidad internacional». Y es en este punto donde se hace necesario preguntarse por qué y para qué esa frenética actividad de una organización que, según los más avezados analistas, está en una fase agónica y a punto de echar la persiana.

Y la verdad es que las respuestas que se nos ocurren no auguran más que nubarrones en el optimista panorama que nos quieren vender tanto los líderes del MLNV como el resto de formaciones políticas, en mayor o menor grado. Es un claro indicio de que ETA, lejos de prepararse para un desarme, sigue con sus labores de formación, adiestramiento, creación de infraestructuras en Francia, cursos, etc. Evidentemente no mata, no roba material (de momento) y no envía, también de momento, cartas de extorsión. Sigue realizando labores propias de la organización pero solamente aquellas que quedan fuera del campo de visión de la “verificación” tanto internacional como nacional. Y es que, ¿a quién le preocupa el robo de una docena de coches después de todas las fechorías que la banda ha cometido las últimas décadas?.

Pues debería preocuparnos a todos, puesto que se trata de un claro indicio de que la banda tiene intención de seguir con “lo suyo”. Y es que las señales son, más que claras, luminosas y en cinemascope: un comunicado (el de enero) que más que aportar claridad respecto al anterior de cierre de acciones armadas ofensivas, deja todo mucho menos definido. Un robo soportes de documentación y de maquinaria para falsificación al más puro estilo comando especial y el trajín de coches robados en el país vecino ¿no son suficientes indicios para que salten las alarmas?. A pesar de que es una constante “histórica” que ETA aprovecha las treguas para seguir trabajando, nos da la impresión de que nadie ha tomado nota de este extremo, y que incluso el llamado Estado de Derecho está dispuesto a “desarmarse” o tomar decisiones que se pueden calificar de estructurales antes de que ETA haya desaparecido del todo del escenario político.

Sobre lo que no albergamos duda alguna es que si en Francia ETA se está moviendo, también aquí. Mientras los líderes de Batasuna se esmeran en hacernos creer en las bondades del Proceso, en que ellos son la vanguardia, en que “ésta es la buena”, los milikos de ETA siguen haciendo lo suyo para cuando decidan que esta situación no da para más. Está por ver si esos que dicen que se opondrían a un atentado de ETA verdaderamente se oponen. Y si lo hacen, está por ver cuántos son los que se oponen…o si es ETA u otro engendro el que continúa con la estrategia político militar durante otros treinta años, escudándose en la imposibilidad de conseguir absolutamente nada por las “vías políticas”, a pesar de haberse plegado a las exigencias legales del Estado con los estatutos de Sortu.

Exit mobile version