Posteado por: aberriberri | enero 21, 2010

Partidos, militantes y votantes. ¿Separación o divorcio? (y 2)

Ion Gaztañaga, Iñigo Lizari

Comentábamos en el anterior capítulo la separación entre votantes, militantes y partidos, y esta separación aparece claramente en el ámbito de la gestión de las “identidades” nacionales. La larga campaña socialista de acabar con la preponderancia del “debate identitario” para luego en el gobierno dedicarse más al efectismo de cambiar simbología que a los problemas reales es el mejor ejemplo del divorcio ciudadanía-gobierno.

En el ámbito del nacionalismo, si se quiere saber qué es lo que realmente opinan los votantes sobre las prioridades políticas, tienen en los datos del euskobarómetro información suficiente para el análisis. Resulta por ello necesario destacar que el último Euskobarometro recoge además del rechazo mayoritario 71% del Gobierno de Patxi Lopez, el siguiente dato:

La compatibilidad de identidades vasca y española refuerza su mayoría, con un claro acento vasquista

Con una incremento semestral de seis puntos, una mayoría de casi dos de cada tres vascos (64 %) mantienen la compatibilidad de identidades vasca y española, si bien con el ya conocido predominio del sentimiento vasquista (24 %), muy superior, en todo caso, al españolista (3 %). Por otra parte, el españolismo extremo se mantiene en un reducido 4 %, mientras que el exclusivismo vasquista es la identidad expresada por algo más de uno de cada cuatro vascos (29 %), después de un ligero retroceso semestral de cinco puntos (ver Gráfico 19 ).

No nos debemos dejar llevar por el lenguaje del titular (“refuerza su mayoría”), pues aunque los datos son los datos, la redacción refleja la ideología del redactor del estudio, que todos sabemos cuál es. Tampoco una variación semestral aislada, pues siempre hay oscilaciones, lo importante es ver las magnitudes del sentimiento identitario. Vemos que una mayoría (sea del 64% o menor) mantiene una identidad española, aunque sea minoritaria frente a la vasca (más vasco que español 24%, tan vasco como español 37%). De lo que cabe deducir que debe haber muchas personas con identidad española entre los votantes de los partidos nacionalistas. Prosigamos:

La compatibilidad de identidades de los que se sienten vascos y españoles oscila entre el 8 % de los votantes de la izquierda abertzale y el 87% de los socialistas (pasando por el 45 % de EA, el 33 % de Aralar, el 60 % del PNV, el 60 % del PP y el 76 % de EB), si bien con acento claramente vasquista entre los nacionalistas y españolista entre los votantes del PP. El exclusivismo de los que se sienten solo vascos homogeneiza al electorado de la izquierda abertzale (89 %) y es mayoritario entre los votantes de EA (50 %), Aralar (61 %) y, en menor medida, del PNV (38 %), en tanto que el exclusivismo españolista aglutina a sectores muy minoritarios, tanto del PP (39 %) como del PSE-EE (7 %). Lo más significativo, con todo, sigue siendo la fragmentación identitaria de los electorados nacionalistas y, muy especialmente, del PNV.

Aunque el Euskobarómetro no puede perder la ocasión de meterle alguna dentellada al PNV, es evidente que la homogeneidad ideológica es mucho más fácil de conseguir en los partidos pequeños o situados en los extremos (MLNV-PP). En el caso del PNV, la compatibilidad vasco-española del 60% se reparte entre el 34% “más vasco que español” y el 26% “tan vasco como español”. Una realidad que sorprenderá especialmente a los militantes más aguerridos. Aunque no existen datos sobre los militantes del nacionalismo, es de esperar que la militancia ofrezca cifras de compatibilidad vasco-española mucho menores. El cuestión es, ¿qué política sería conveniente que los militantes pidieran a su partido si sociológicamente su electorado es mucho más heterogéneo del que le gustaría?

Desde el punto de vista del nacionalismo histórico, negar el principio de realidad sociológica no puede conseguir ningún avance del proyecto nacionalista. Una amplia base electoral vota nacionalismo simplemente porque “son más de fiar”, “gestionan mejor”, porque es el único que “defiende los intereses vascos”. Nos puede parecer bien o mal, pero simplemente es así y hay que saber gestionarlo, y el que crea que todos los votantes del PNV van a votar que sí a la independencia pasado mañana si no hay argumentos más sólidos que el de la agitación identitaria, tiene el fracaso a la vuelta de la esquina.

Tampoco es que esta situación sea nueva; desde que el nacionalismo dejó de ser el partido marginal y minoritario de sus comienzos y consiguió sus primeros grandes éxitos electorales (allá por 1917), su plural base de votantes no ha impedido que en pocos años fue capaz de crear un proyecto común más allá de todos ellos, para todo el País, culminando el hito de crear “Euzkadi” como realidad política en 1936. Ya pocos dudan de que aquella apuesta, muy discutida internamente por quienes se erigían como guardianes de la ortodoxia,  por la primera piedra de la nación política vasca fue la clave para que hoy tengamos un autogobierno ampliamente aceptado por todos los ciudadanos vascos, independientemente de su identidad nacional. La pregunta es, aquí y ahora, ¿cuál puede el siguiente paso para la “nación política vasca compartida” que satisfaga a la heterogeneidad de los votantes del PNV y a todo el País?

¿Es en estas circunstancias el polo soberanista lo que va movilizar a los votantes del PNV? Porque el polo soberanista, tarde o temprano, de una manera u otra, se va a configurar y esto será positivo para el País, como bueno es que no se haya invitado a formar parte de él al nacionalismo histórico. Es positivo que el espacio electoral atomizado se vaya cohesionando 4 grandes grupos: PNV-H1, PP, PSOE  y finalmente una “izquierda abertzale”, que no lo va liderar EA aunque sirva inicialmente de cascarón, ni la formación de “abertzales de izquierda” que representaría Aralar.

Vistos los datos sobre las identidades nacionales resultaría una aventura mortal pretender competir en la “radicalidad” con dicho polo. El nacionalismo histórico se ha caracterizado siempre por agrupar a una masa heterogenea de gentes con un denominador común: la creencia en la necesidad de articular una nación política vasca que goce de las mayores cotas de autogobierno para que se traduzca en mayor bienestar. Y frente a esta masa heterogenea de gentes ha sabido adoptar la siguiente estrategia común: la exploración del posibilismo en todas su vertientes  para poder ofrecerles un modelo de gobernanza desde las instituciones que garantice ese bienestar social y prosperidad económica. Una prosperidad que provoque la adhesión voluntaria a los símbolos que representan a Euskadi, para que la sientan aún más como su patria sin entrar explícitamente en el tema de las incompatibilidades.

La seña del nacionalismo histórico es el posibilismo, su mejor aval es poder presumir de haber conseguido multitud de logros en el pasado lejano y reciente. El nacionalismo es un movimiento conseguidor porque lo palpable no es ilusión para hoy y desilusión para mañana, es un campamento base sólido. Ante el incumplimiento estatutario, el proyecto del nacionalismo debe obligar a su cumplimiento primero, para seguidamente hacer una nueva apuesta-pacto con garantías jurídicas de cumplimiento. Y debe volver a acertar porque las naciones pequeñas no tienen el lujo de poder equivocarse. Las naciones pequeñas que se equivocan, simplemente, desaparecen.

Hay volver a incrementar nuestro autogobierno hasta una nueva cota que sea respaldada por una amplia mayoría social, siempre desde la visión de ser un autogobierno positivo para todos, independientemente de la adscripción nacional, para que los que hoy no estén convencidos de ello, mañana sean los primeros en defenderlo, igual que con el Estatuto del 36 y el del 78. Y es posible que ese nuevo nivel autogobierno compartido por todos los vascos, esa “relación amable entre Euskadi y España para una nueva generación” en palabras de Ibarretxe, pueda situarse en una situación donde la bilateralidad del ámbito económico se traslade al ámbito político, donde el sujeto “Euskadi” pase de la autonomía a la cosoberanía. Por supuesto, dejando claro como lo hemos hecho desde el primer estatuto, el de 1931, en nuestra tradición de Pactismo Mayor:  “este Estatuto no supone renuncia a la integración foral plena”.

Renunciar al autogobierno pleno, como pretenden algunos desde instancias españolas con el argumento de “civilizarnos”, no sólo sería un tremendo error, sería dejar de ser el nacionalismo histórico, máxime cuando desde instancias españolas no han renunciado a incumplir pacto tras pacto. Pero sería también otro tremendo error afirmarse en una única estrategia que tuviera solo eso como objetivo a corto plazo, porque el nacionalismo institucional no debe alejarse del gobierno de las instituciones. Para la acción anti-sistema ya está el polo y para gobernar las instituciones lo que hace falta son número de votos, siendo la tarea de los militantes ejercer de enlaces, de antenas de las inquietudes de la sociedad y ayudar a convencer a los votantes sobre la conveniencia del proyecto del nacionalismo.

Es evidente que visto el desapego de la ciudadanía por los partidos y la política en general, vistos los tiempos del individualismo, de la política a base de propaganda de los mass-media y de los problemas económicos, hace tiempo que las preocupaciones de los militantes no se corresponden fielmente con las de los votantes. Se equivoca quien piensa que debe elegir entre unos u otros, pues sólo un trabajo activo militante de convencimiento, en permanente contacto con la sociedad, puede llevar a  apoyos electorales que posibiliten ir incrementando el autogobierno hacia los objetivos de plena capacidad de decisión.

Ante las evidencias de desapego político se hace necesaria una reflexión estratégica y un decidido liderazgo, electoral tanto en ámbitos rurales como urbanos, e ideológico en el ámbito interno y externo, pues el reto 2011-2013 está a la vuelta de la esquina y desde la centralidad debe comenzar la trayectoria ascendente que nos devuelva al gobierno. Que es desde donde los grandes partidos realizan aún mayores logros.


Responses

  1. Interesante artículo, zorionak a Ion Gaztañaga e Iñigo Lizari.

  2. Tengo un pariente que vive junto al mar cerca de los Alpes y aunque su nacionalidad es la del país donde vive ella se siente un poco española pues su madre es española de castilla, le enseñó el idioma y veranea en castilla. Si hicieran una encuesta sobre si se siente más francesa que española, es posible que estubiera en ese “65%” que compatibiliza sentirse una cosa y la otra, pero donde vive no hay “conflicto” a pesar de Niza o el valle de Aosta.
    ¿Porqué mi caso va a ser diferente en lo que a sentimientos se refiere? ¿No se sentirá Arnold Schwarsenegger algo austriaco? ¿No se sienten en otros paises “vascos y Argentinos” “Vascos y norteamericanos”?
    Otra cosa es la “fidelidad patriótica”, así el “austriaco” Arnold es “fiel” a los EUA, otros “vascos” son fieles a Argentina o a EUA. Y otros “españoles” podemos ser fieles a la nación vasca, aunque la falta de estado propio y la exigencia de fidelidad patriótica hacia españa (el españolismo político) hace “problemática” esta cuestión.

  3. Plantear la cuestión de las identidades desde la incompatbilidad de ellas es suicida para el nacionalismo vasco. Queramos o no, hay mucha gente con vínculos emocionales y familiares con España en Euskadi, que se considera vasca y hasta cierto punto nacionalista.

    Los españolistas señalan la compatibilidad y luego la vulneran desde sus instancias políticas. El ciudadano puede, en su intimidad, considerarse solamente vasco. Pero el tribunal constitucional plantea que la única nación política es la española. Y que es esta la que decide políticamente.

    Es de señalar que el euskobarómetro dice que la mayoría de los vascos se consideran primero vascos. El orden identitario es evidente, lo primero es lo local y luego vienen otras identidades, como la española o la europea.

  4. Lo que está meridianamente claro es que hay una pluralidad de sentimientos nacionales que, para unos son compatibles y para otros no.
    Creo que la única forma de que eso se defina es dejándonos opinar libremente y acatando lo que la sociedad decida mayoritariamente.
    Vamos, digo yo.
    Dicho sea de paso, el actual gobierno es una excepcional fábrica de independentistas

  5. Discrepo arabarra, las identidades no se pueden someter a la decisión de la mayoría. Esa es una concepción jacobina inaceptable. Yo soy lo que soy y la mayoría no me puede imponer otra identidad.

    Debemos construir una sociedad donde las identidades se estén agredidas por la mayoría.

  6. ¿Y agredidas por la minoría? Trumoi. Cuando hablo de mayorías me refiero al marco jurídico político. Un andaluz emigrado a Euskadi, empadronado en Euskadi, viviendo, tabajando y votando en Euskadi puede sentirse andaluz toda la vida, pero su marco jurídico político no es Andalucía.
    No se si me explico. Yo no diré nuinca a nadie lo que se tiene que sentir, simplemente reclamo que el marco jurídico político sea el que quiera la mayoría de la sociedad vasca.
    Sin más.
    Y eso me parece democrático, si patra ti es inaceptable…..ya me dirás que alternativa das

  7. Pero Arabarra pero es que claro es que el marco jurídico-político es el que quiere la mayoría de los vascos, es el marco estatutario, al que por cierto el euskobarómetro le da los parabienes de la mayoría de la población. Es un marco incumplido, ese es el problema. Hay que hacerlo cumplir sin mirar boniatamente a las naranajas de la china.

  8. ARABARRA, y tu te crees que un navarro que vota sanz, se va a ibarrtxeizar, Y uNo de bayona que vota a sarkozy, y uno de portugaklete que vota al psoe y uno de gasteiz que vota al pp, OSEA LO QUE ES DIFERENTE PLURAL, TU LO KIERE PONAR A kobijo de ibarretxe.

    espera y verás.

  9. Pero cómo se puede decir tanta tontería!!!
    Insistir hasta el infinito en que lo que quiere la mayoría es el estatuto es dar muchas cosas por supuestas porque:
    a) En los comicios autonómicos los partidos que cuestionan el estatuto son mayoría social absoluta
    b) Nunca se ha puesto en igualdad de condiciones una serie de opciones para que los ciudadanos elijan (autonomía, centralismo, federalismo, independencia etc..) Por tanto no sabemos qué respaldo tendrían esas otras fórmulas porque nunca se ha consultado a la ciudadanía sobre ellas, salvo en encuestas de credibilidad relativa
    (Por cierto recordar que una parte muy importante de la sociedad vasca no pudo votar el estatuto simplemente por cuestion de edad y que, cuando se votó, se salía de una dictadura, con lo cual, todo lo que supusiese algo de autogobierno era bienvenido.

    En cuanto a euskalarrano. Yo no quiero que se ibarretxice nadie, porque yo mismo no vote a Ibarretxe. Simplemente quiero que yo, que soy independentista, tenga las mismas opciones que esa persona de Portugalete que vota PSE de que mi proyecto político se pueda realizar y votar en igualdad de condiciones. Yo no tengo ningún problema en aceptar lo que decida la mayoría de la sociedad.
    En cuanto a Navarra….enfin….recordar que es la única comunidad en la que los ciudadanos no han respaldado en referendum su actual estatus.
    E insisto, no quiero poner a nadie a cobijo de nadie. Simplemente quiero que, entre todos, podamos elegir. Cada uno con sus ideas. Simplemente. ¿Tan difícil es de entender?

  10. Arabarra tienes un cacao que no te aclaras. No se puede confundir la identidad con el marco jurídico.

    Mejor dicho se puede confundir pero no se debe. En esa confusión los jacobinos espeñoles son unos expertos. Dicen ellos que sólo existe la nación española por que lo dice la constitución. Pues no. La identidad, pertenencia a un pueblo-nación, no puede depender de la mayoria ni del marco jurídico-político.

    Es la suma de voluntades la que hace nación, la que nos hace Pueblo. No el marco jurídico político.

    Si asumimos el discurso jacobino estamos perdidos, ¿no te parece?.

  11. Arabarra, tu planteamiento está cuajado de trampas.

    1) el euskobarómetro dice que la mayor parte de la población está a favor del estatuto de gernika. Eso es tan cierto como que el 71 por ciento de la gente no traga el gobierno de Pachilo.

    2) el PNV es favorable al estatuto y por cierto ha realizado ya varias iniciativas para que se cumpla, alguna con Ibarretxe. Sumarlo a tu frente anti-marcojurídico me parece Arabarra un exceso.

    3) lo de poner en igualdad a todas las opciones es el típico argumento batasuno. Hemos tenido elecciones democráticas a punta pala y la representación electoral es la que hay. No hemos propuesto a los navarros que voten su incorporación a la CAV pero la mayoría de ellos votan a UPN y PSOE. Eso lo ve un niño, pero tu pasas.

    Lo de que tu proyecto no puede constituirse es un cuento. Consigue una mayoría suficiente, pero una mayoría, no un dibujo en la cabecera de la cama para que tengas dulces sueños.

  12. Merrywether si yo hago trampos no sé como calificarás tu último comentario.
    El euskobarómetro es simplemente una encuesta. Si tu quieres darle valor ¿qué tal si nos olvidamos de hacer elecciones y hacemos sólo encuestas?
    Dices que el PNV es favorable al estatuto….¿¿?? Claro, es que es lo que tiene que el PNV es favorable al estatuto pero a la vez dice que está muerto. Que pide que se cumpla pero, a la vez presenta un nuevo estatuto. Que defiende el estautto y a la vez reclama el derecho a decidir.
    Es la ventaja que tiene jugar a todas las partidas al mismo tiempo (en una u otra se acbaa gananado, ¿verdad?)
    Y por supuesto que ha habido elecciones democráticas ¿y? También en el estado se hicieron elecciones y, estrapolando los resultados, parecía que la mayoría estaba en contra de la OTAn y, sin embargo, ganó el SI.
    Una cosa es votar a partidos y otra cosa son los referendums en los que se preguntan cosas concretas.
    Y, efectivamente, mi proyecto no puede constituirse. ¿Acaso podríamos ser independientes si un partido independentista sacase en las próximas elecciones autonómicas el 75% de los votos? Sabes igual que yo que no.
    Y en cuanto a Trumoi. Vale. Yo tengo cacao. ¿cual es tu alternativa respecto al marco jurídico? EL que tenemos ahora gusta a unos y a otros no. ¿Lo mantenemos o lo cambiamos? Pues digo yo que lo mejor será preguntar y hacer lo que decida la mayoría ¿no? Espero conocer tu propuesta al respecto, ya que parece que tienes una mente más preclara que yo

  13. El euskobarómetro es una encuesta pero es muy creíble, figúrate como manchan los pantalones los del PSOE viendo sus resultados. Que tu quieras pasar del hecho evidente de que la mayoría de la población vasca, nacionalista o españolista, considera que el estatuto es positivo, ha creado instituciones y tal, pues claro es que simplemente quieres creerte lo que quieres.
    El PNV habrá jugado a todas las cartas que quieras pero es coherente pedir el cumplimiento del estatuto y pedir su reforma. Lo que es incoherente es que por que no se cumple el estatuto pedir la independencia. Eso no es sólo ser incoherente, es no tener dos dedos de frente, que es un poco lo que le pasa a Ea.
    Si un partido independentista saca el 75 por ciento de los votos somos independientes mañana. Lo que pasa es que estamos muy pero que muy lejos de eso, y eso es lo que tu te quieres saltar.
    La alternativa al marco jurídico empieza por la recuperación para los abertzales del gobierno vasco, por el cumplimiento del actual marco y por la petición de uno nuevo vía reforma estautaria. El resto es humo y demagogia y ganas de engordar la línea maximalista y rupturista del MLNV.

  14. Aclarada la diferencia entre identidad y marco, yo soy partidario que el marco sea aprobado por consenso.

  15. Lo siento merrywether pero no comparto tus tesis en absoluto y no es coherente defender el estatuto y decir que está muerto y a la vez reclamar el derecho a decidir que NO ESTA RECOGIDO EN EL ESTATUTO QUE DECÍS DEFENDER. Lo siento pero no.

  16. Es coherente pedir el cumplimiento del estatuto y pedir su reforma. El pueblo vasco decide en cada elección democrática, otra cosa que te saltas. Y por cierto ese estatuto que tu desprecias recoge el derecho a decidir pues recoge los derechos históricos que son la constatación histórica del derecho a decidir que los vascos llevamos haciendo desde siempre.

  17. Insisto, no comparto tus tesis. Ya veo cómo se recoge el derecho a decidir que su prohibio hasta una consulta sin efecto legal ninguno. (punto 1)

    No es coherente defender un estatuto que NO RECOGE EL DERECHO A DECIDIR y a la vez reclamar tal derecho.
    Y el pueblo vasco en cada eleccion democrática elige a unos representantes sin más,

  18. del mismo modo que el conjunto del estado elige representantes cada 4 años pero nunca s ele ha preguntado si quiere seguir siendo una monarquía.

  19. Lo que me dices, Arabarra, no tiene ningún sentido. No se hizo consulta por que ibarretxe no quiso, y por que EA tampoco quiso. Por que en Cataluña están haciendo referendums pueblo a pueblo con cajas de cartón y al margen de la ley.
    El pueblo vasco elige sus representantes y eso no es una cosa sin más sino que es una cosa que muestra la representatividad política. Y claro querer saltarse la representatividad política con la excusa del derecho a decidir es tontaina. Primero tenemos que recuperar las instituciones que hemos perdido, por ejemplo el Gobierno Vasco. Hablar de autodeterminación o de independencia sin haber hecho los deberes previos pues es que es ir al desastre.
    Que cosa tan terrible monarquía o república. Pues ahí también se ve que los españoles se las suda ese debate.
    Nosotros no podemos inventarnos razones y en función de ellas hacer el ridi diciendo que tenemos razón. Con esa política EA se ha ido al guano.

  20. Komparto kon Arabarra k este gobierno hace independentistas, komo nacionalistas hizo Aznar (no se si os akordais, 1 d bigotes k ahora se dedika a hacer abdominales).

    La kuestion de la independencia, xa ganarla, hay k konseguir mayoria d votos y yo no veo esa mayoria independentista x ning1 lado. Asi k si la mayoria kiere avanzar a mitad d kamino ahora, yo me apunto, k siempre sera mejor avanzar ahora, afianzar eta gero gerokoak, k nos pasamos la vida hablando d imposibles. El polo soberanista, si tan bueno es, k lleve la independencia en el programa elektoral a ver k saka, k son los mismos d siempre kon otro disfraz, esta vez d aristokracia venida a menos. Y komo dijo el sabio, “independentzia hemen, sozialismoa Kuban”.

  21. Al euskobarometro o euskopakometro nunca se le ha dado tanta importancia como esta ultima vez, mejor que relativicemos sus resultados porque la próxima vez no serán tan buenos, el PPSOE no se lo puede permitir y teniendo en cuenta que Llera es afiliado del PSOE y miembro del foro de Ermua yo tengo claro que así será.

  22. Hace tiempo que no estudio un análisis (presentado en dos capítulos) que con pelos y señales y lo mas sintetizada posible recoge la situación a mi modo de ver REAL de la situación en la que nos encontramos hoy en la sociedad vasca.

    En efecto de todas las contradicciones, está quedando claro que la “identitaria” no es la mas importante. Mas diré, como lo dicen también los autores del escrito, ni siquiera se trata de una contradicción, la clave está en la complementariedad, en la dependencia voluntaria de unos con otros y vice versa, trabajando codo a codo para, tener muy claro las inquietudes de la inmensa mayoría de la sociedad, resolver sus inquietudes lo mejor posible y…como no, el envoltorio también es importante. COMUNICACION.

    El aldeano dice, que además de ser hay que pareser.

    La sociedad DEBE captar los logros, la simbiosis que se pueda ir generando entre personas mas vasquistas que españolistas y vice versa.

    Ibarretxe en su momento resaltó cifras económicas que eran ezpelunantemente positivas, no solamente en comparación al Estado de las Autonomías sino y sobre todo a nivel de Europa.

    De ahí que BURUJABETZA y su desarrollo va como anillo al dedo con lo que los autores de éste escrito han magistralmente explicado.

    Debemos y podemos, sobre todo pensando en las futuras generaciones, estar y sentirnos libres de manera que podamos trabajar desde la solidaridad y en equipo y lograr crecimiento sostenido con las consecuencias positivas que se derivan para la sociedad que, sin pretender excluir nada, entre otras: bienestar, trabajo, ilusión, sentido de pertenencia a un proyecto común, humanidad (muy en barrena en estos momentos), educación, respeto, religiosidad universal, tolerancia. etc.

    Se me antoja que los ayuntamientos y diputaciones son los mas cercanos a la ciudadanía y ahí es donde se DEBE desarrollar el proyecto con ahínco, el resto vendrá por añadidura como bien sugieren los autores de éste ilustre artículo.

    Zorionak benetan, JELen !

  23. Merrywether, me dices textualmente: “Primero tenemos que recuperar las instituciones que hemos perdido, por ejemplo el Gobierno Vasco. Hablar de autodeterminación o de independencia sin haber hecho los deberes previos pues es que es ir al desastre”.

    Vale. Pero es que el partido que reclama como fin inmediato recuperar ese poder perdido ha estado en ese gobierno de forma ininterrmpida durante 30 años siendo siempre el partido mayoritario de diferentes gobiernos de coalición.

    En esos 30 años hemos visto como:
    No sólo no se ha avanzado ni un milímietro en el derecho a decidir. (Por cierto, ya que te gustan las encuestas también una mayoría aplastante de vascos cree que somos los propios vascos los que debemos decidir nuestor marco jurídico-político) sino que en el tema del autogobierno hemos visto como ese acuerdo que algunos siguen defendiendo (estatuto de autonomía) se ha incumplido sistemáticamente y el propio acuerdo (un acuerdo entre el estado y la sociedad vasca) ha pasado a ser objeto de negociaciones entre el partido gobernante en Madrid y un único partido: El EAJ-PNV. Las negociaciones para transferencias nunca han sido entre gobiernos, sino que el partido ha robado (habilmente para sus propios intereses electorales) la representatividad al Parlamento-Gobierno Vasco y la ha absorbido en solitario.

    Hemos visto cómo se aprobaban leyes que laminaban el autogobierno y el espíritu del estatuto.
    Hemos visto como nacía la UE y se trasladaban allí ámbitos importantes de decisión en los que Euskadi, pese a tener competencias, perdía todo su poder de actuación-representación-participación en esos centros de poder.

    Este es el balance de 30 años en relación con el autogobierno (por eso digo que el estatuto no me sirve) en los que el avance hacia el derecho a decidir ha sido cero.

    Aun que no se, creo que entendemos cosas diferentes por derecho a decidir

  24. Tu me dirás lo que quieras pero el nacionalista-abertzale tiene que defender sus instituciones y su autogobierno por encima de cualquier quimera futurible que no tiene concreción.
    Parece que te preocupa que un partido nacionalista haya estado en el poder durante 30 años. Es el argumento españolazo me imagino que ahora puesto al servicio de los componentes del pololo soberanista, que parece que nunca han estado en el poder. El caso de EA no es ese, osease que tu argumentación es que no se sostiene. Pero claro para mí hay una diferencia que el españolazo de Pachilo esté ahí o alguien del PNV. Y esa diferencia, para un abertzale, tiene que ser esencial.
    A mi es que me entra la risa cuando me dices cuanto ha avanzado “el dereco a decidir” durante estos años. El “derecho a decidir” ha retrocedido porque los abertzales hemos perdido el gobierno vasco y no avanzará hasta que no se recuperé. De donde te piensas que caerá el “derecho a decidir” si no viene del voto mayoritario de la gente?

  25. Existe un divorcio entre la militancia del PNV y sus votantes.

    El PNV ha podido eligir entre mantner más unidos a us votantes o mantner más unidos a sus militantes, y ha preferido sacrificar su unión con los votantes a ceunta de no causar heridas en la militancia.

    Esto es un erro el voto de un militante vale los mismo que el de un simple votante.

    Son los votos los que nos permiten acceder a las instituciones no los militantes.

    Retener a 5.000 militantes no puede merecer la perdida de 100.000 votos.

    Tenemos que dar con el discurso que nos conecte con los votantes para optener mayoría absoluto, y esto será a costa de poner en su sitio a los militantes más beligerantes y si espreciso de señalarles el camino hacia al polo, que no lo tomarán al final porque en el polo hace mucho frío.

  26. Por supuesto que EA ha estado en el Gobierno y por supuesto que hay diferencias enormes entre que esté EAJ en el Gobierno Vasco o esté el PSOE. Y por supuesto que el derecho a decidir no va a venir reclamado por el PSOE o el PP creo que esas cuestiones, entre abertzales, las deberíamos dar por sobreentendidas. No soy jeltzale, pero prefiero a EAJ que al PSOE. La duda, ofende

  27. En un lugar donde existe el terrorismo y la presión mafiosa de quiénes no han entendido lo que significa la convivencia democrática, las encuestas y las consultas no tienen mucho valor.

    El día que ETA desaparezca de nuestras vidas entonces volvemos a hablar de lo que la gente piensa de verdad, sin el miedo de saber que lo que se conteste en una pregunta pueda ser utilizado en su contra.

  28. Leí el otro día un artículo de Gómez Gorriarán donde decía que lo mejor, como táctica política, era no hablar de los resultados el euskobarómetro. Citaba también a Lakoff. Esa es la táctica en la que quieres que caigamos, Davichu.

    A mí no me parece que la gente tenga más miedo de responder a una encuesta, llevada además por un socialista como Francisco Llera. Le gente no tiene miedo a responder a las encuestas como tampoco de votar.

    Pienso que la mayoría de la gente expresa realmente su opinión en esa encuesta llevada por el socialista aunque los resultados son decepcionantes para el gobierno socialista.

  29. Azkonar, ¿Cree usted que en Euskadi la gente no tiene miedo?

    Creo que usted no vive aqui.

  30. ¿He dicho yo que la gente no tiene miedo? No lo he dicho. He dicho que no tiene miedo para responder a una encuesta de esas características o para votar a un partido o a otro.

  31. Arabarra,

    Parece que te resulta muy fácil decir que el estatuto no te sirve.

    Me da escalofríos solamente pensar como estaría la sociedad vasca estos últiomos 30 años sin los logros que espero no tanga nombrarlos ya que todos sabemos de que estamos hablando.

    Por cierto ni te cuento si los canallas responsables del tandem P.E. + P.P. nos soltaran de una maldita 37 transferencias que son NUESTRAS y de NADIE MAS.

    un beso,

  32. “identidades vasca y española refuerza su mayoría”

    ¿Que características tiene la supuesta identidad vasca y la supuesta identidad española?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: