Posteado por: aberriberri | noviembre 16, 2021

Memoria egunak

Jexux Artetxe

memoria_eguna_2021Elkarrekin bizitzeko, gure arteko kidetza berrindartzeko, guztiz lagungarria da oroimena partekatzea. Iraganetik behar diren irakaspenak geureganatzea, bizi dugun orainaren eta etorkizunaren orientagarri gisa. Memoriak jarraitutasun historikoa ematen dio bizitako esperientziei. Eta kontakizun modura eratu ezkero, bizi ez dituztenei transmititzeko errazago egingo zaigula deritzot. Oroimenaren bitartez, gure bizipen eta eskarmentu aipagarrienak gure balio-sisteman errotuta ikasgai ahaztezin bezala barneratuko ditugu.

Erakundeen eta ekimen herritarren eskutik, azken mende erdian pairatu dugun indarkeriaren memoria justuaren aldeko ekimenak ugaritzen ari dira, han eta hemen. Erkidegoan, asteazkenean ospatu zen aurtengo Memoria Eguna. Lasarte-Orian, aldiz, hilabete osoa emango diogu Oroimena lantzeari. Erakusketa eta solasaldiak bertako testigantzetara joz, aipatu aro luzean gure herrian bizi izan duguna azaltzeko. Memoria elkarbizitzarako. Presarik gabe, baina etengabean landu behar den betekizuna da. Oker daude memoria bide lasterretik, eta ekitaldi bakar baten ondoren, errotuko dela uste dutenak.  Bortxakeriaren deslegitimazioa nahi badugu, onartu beharko dugu arbuio hori ongi sustraitzeko prozesuak luzaroan jarraituko duela. Denak dira Oroimena lantzeko egun aproposak.

Bitartean, aste honetako ekintzek, eta azaro osoan izango direnak, etorkizuneko bidea markatzen ari diren mugarriak dira. Asteleheneko proiekzio eta lekukotasun samingarriak utzitako arrastoa ezin dugu desagertzen utzi. Horrek ez du esan nahi orain biktima direnak betirako biktima izatera lotu behar ditugunik. Alderantziz, Manoli Urritegik esan bezala, biktimaren bergizarteratzea lor daiteke bere ahalegin propioari gizartearen laguntza sendoa gehitzen bazaio.


Responses

  1. Bitartean TXORIAK eta LOREAK , Artetxe jauna .

    El preso político vasco Gregorio Vicario Setién fue ingresado ayer en el hospital de León, procedente de la prisión de Burgos, donde se encuentra recluido, para ser intervenido quirúrgicamente para la colocación de un bypass coronario.

    Según ha informado Etxerat, el preso de Durango ya venía padeciendo episodios de dolores en el tórax y «el primer aviso» relacionado con su dolencia cardíaca tuvo lugar en mayo de 2020, cuando se encontraba en la cárcel de Topas. Entonces, tras una revisión hospitalaria, fue de nuevo devuelto a prisión. Una vez que fue trasladado a la cárcel de Burgos, fue llevado a Urgencias por dolores y mareos en enero y febrero de 2021. El pasado mes de marzo tuvo una consulta de cardiología, toda vez que el 17 de junio le confirmaron que estaba en la lista de espera para la realización de una prueba de esfuerzo.
    PUBLICIDAD

    Etxerat explica que Gregorio Vicario fue sometido a la citada prueba el pasado 26 de octubre en el Departamento de Medicina Nuclear del Hospital de Burgos, donde le detectaron una isquemia severa de gran extensión. Dada la gravedad de su estado, el pasado 3 de noviembre le realizaron un cateterismo y le colocaron un stent.

    Además de la dolencia cardíaca recientemente detectada, Etxerat recuerda que el preso durangarra tiene prácticamente perdida la visión del ojo derecho, debido a una oclusión de la vena central de dicho ojo, y que «su estado es irreversible».

    Vicario ha pedido varias veces ser trasladado a una prisión de Euskal Herria, pero siempre han rechazado su petición. La última vez, en julio pasado, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias decidió mantenerlo en Burgos, contra el criterio de la cárcel castellana. Ante su delicado estado de salud, el preso de Durango ha solicitado que se adelante la reunión de la junta de tratamiento que debe analizar su situación.

    Se suma a la lista de 19 presos con enfermedades graves

    Gregorio Vicario, de 64 años, no estaba incluido en la lista de presos gravemente enfermos, que con él suma ya 20 nombres. Fue detenido en el Estado francés en 2001 y entregado provisionalmente al Estado español para ser juzgado; en 2016 fue entregado definitivamente. Lleva 20 años en prisión. Forma parte del grupo de más de 50 presos y presas vascas a quienes el Estado español no les computa el tiempo de condena cumplido en el Estado francés, por lo que le resta por cumplir aún alrededor de 22 años de cárcel.

    «Es momento de poner fin a las dobles penas», ha reclamado Etxerat, que ha denunciado que «como a muchos otros presos vascos, la larga estancia en prisión en condiciones muy adversas, sumada a la edad, acarrea al preso de Durango un deterioro progresivo de su salud».

    Tras enviar «un abrazo y todo nuestro apoyo a Gregorio Vicario y toda su familia en este momento delicado», ha instado a la administración penitenciaria a que «adopte soluciones humanitarias inmediatas y tendentes a la excarcelación o la prisión atenuada para Gregorio Vicario, así como a los otros 19 presos vascos que padecen enfermedades graves».


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: