Posteado por: aberriberri | septiembre 22, 2021

Sociedad vasca y culpa colectiva

Joxan Rekondo

apostoluakDe principio, hay que advertir que no se puede hablar en términos abstractos del comportamiento que tuvo la sociedad vasca ante las violencias injustas. La abstracción es muy fácilmente manipulable. Por eso, cuando hablamos de evaluar a la sociedad vasca, en primer lugar, deberíamos aludir a las expresiones concretas de esta sociedad, a las personas y fuerzas sociales que actúan de manera organizada en las diferentes dimensiones de la vida social.

Es decir, deberíamos referirnos a la sociedad civil (incluida la política) organizada, que es la representación más genuina de la sociedad en general. Después de evaluar esa dimensión de lo social, si de verdad queremos captar la realidad de las dinámicas resistentes, todavía nos quedaría por examinar la microsociología del conflicto. Como diría Vaclav Havel, nos quedaría por conocer “el vasto campo, no delimitado y difícilmente descriptible, de las pequeñas manifestaciones humanas que en su gran mayoría quedan inmersas en el anonimato”.

¿Culpa generalizada? Esta es una idea que ETA tuvo perfectamente clara cuando intentó provocar un escenario de ‘culpa generalizada’ similar al que organizó el partido nazi alemán ante su inminente derrota. Indudablemente, la acción terrorista ejercía presión sobre la sociedad vasca en abstracto. Pero, no lo suficiente. Estamos hablando de los años 90 del siglo pasado cuando, tras el éxito popular de la campaña del lazo azul impulsada por las organizaciones pacifistas, la izquierda abertzale se sintió acorralada. El conflicto político se expresaba en términos de ‘todos estamos contra el terrorismo’, que seguía actuando y dejaba secuelas trágicas. A partir de las decisiones que ETA y KAS tomaron en el proceso Karramarro, el conjunto del MLNV reprogramó sus planes de actuación (que HB proyectó en la ponencia Oldartzen), buscando provocar una escalada del conflicto con el objetivo principal de ganar la calle al coste que fuera. Utilizó para ello la presión directa a la sociedad civil y a sus entornos de amistad y apoyo, creyendo que así obligaría a toda la gente a colocarse en el interior mismo del foco eruptivo de la confrontación.

La izquierda abertzale teorizó y aplicó la socialización del sufrimiento sobre decenas de miles de vascos de diferente condición. Lo que significaba intimidación y persecución, extorsión y asesinatos. A la nueva fase le llamaron ‘ofensiva’, y su desarrollo se sostuvo en el despliegue de todo tipo de acciones de intimidación y violencia, para evitar que las expectativas de avance quedaran a expensas de la capacidad de golpeo violento de ETA. El objetivo era, como en la Alemania que describe Arendt en su breve ensayo ‘Culpa organizada’, destruir totalmente “la atmósfera de neutralidad en que transcurre la vida cotidiana de la gente”.

Entonces, el partido nazi se valió de sus redes de control social y de todos los resortes del Estado alemán para organizar la culpabilización colectiva, lo que llevó a Arendt a afirmar que “la línea que separa a los criminales de la gente normal se ha borrado con tanta eficacia que mañana nadie sabrá en Alemania si tiene delante a un héroe secreto o a un antiguo asesino de masas”. A pesar de ello, Arendt desmontó la idea de la inculpación colectiva. En Euskadi, la izquierda abertzale no pudo alcanzar su propósito de socializar la culpa del conflicto. Las instituciones se enfrentaron con todos sus recursos, buscando garantizar las libertades públicas ante situaciones muy críticas, pero la campaña de ‘socialización del sufrimiento’ fracasó sobre todo en la base social, por la movilización de la sociedad civil y el extraordinario aguante de los representantes políticos locales.

Singularizar la culpa. Ante esa campaña terrorífica, se puso de manifiesto la actitud heroica de muchos miles de personas. Gesto por la Paz enumeró alrededor de 40.000 perseguidos por el entorno violento de ETA, por formar parte del círculo diario de resistencia ante el terrorismo revolucionario. ¿Qué diríamos de una sociedad de tan pequeño tamaño como la nuestra que es capaz de movilizar a diario tantas personas en un movimiento de oposición al terror? Aun así, en determinados medios, no deja de considerarse que la sociedad vasca ha sido permisiva y que, si una sociedad ha permitido esa violencia, es que está enferma. Muchas veces da la impresión que los que promueven esa acusación buscan ser considerados como la excepción sana, como los únicos justos que lucharon cuando nadie estaba dispuesto a hacerlo, y que pretenden acrecentar el mérito que creen tener con la descalificación al conjunto social en pleno. No todos buscan meritarse, puede que algunos de los acusadores busquen diluir su propia historia en el fallo del conjunto, como dijera la misma Arendt, recurriendo a ese “insoportable elemento de autojustificación”.

Pese a la larga duración de la campaña de presión a los representantes de la sociedad organizada, ETA no consiguió que prendiera su visión maniquea del conflicto en la vida social cotidiana. Si hubiera triunfado esa lógica de razonamiento, todos seríamos culpables de lo que ETA, GAL y otros terrorismos habían hecho y en consecuencia no habría culpables. Tampoco existiría la mayoría social (y electoral) vasca, que nunca ha secundado las violencias y que ha manifestado repetidamente su oposición a las mismas. O habríamos sido cómplices de los crímenes de ETA o lo habríamos sido de los graves abusos del Estado. Un escenario hipotético en el que, además de la exoneración de los auténticamente culpables, se crearían las condiciones idóneas para difuminar todo rastro de mala conciencia de los que sí habrían sido explícitamente cómplices o indiferentes ante la violencia.

No existe la culpa colectiva de la sociedad vasca, ni por colaboración pasiva ni por parcialidad moral. Pero, la culpabilidad de los crímenes debe singularizarse, y asignarse a los agentes que los cometieron. En cuanto al terrorismo se refiere, hay culpables individuales concretos, pero no debemos olvidar que estuvieron encuadrados en agencias colectivas también culpables, ya que estas crearon el marco que legitimó moral y políticamente el crimen político.


Responses

  1. Estupenda reflexión, Joan.
    Tanto, que recién leida, me sugiere una segunda parte referida ya al momento actual desde aquella realidad que tanto nos ha marcado a todos
    Zorionak!
    Gabi Otalora

  2. Joxan, barkatu

  3. Gabi, te agradezco el comentario. Ondo izan

  4. Euskal gizarteak, ogiarekin batera, goizero «etsaiaren» prentsa erosten zuen, eta apaletan pilatuta uzten zuen «lagunen» prentsa.

    Como diría Vaclav Havel, nos quedaría por conocer “el vasto campo, no delimitado y difícilmente descriptible, de las pequeñas manifestaciones humanas que en su gran mayoría quedan inmersas en el anonimato”.

    Bai jauna, hausnarketa bikaina!

  5. Hubo auténticos héroes que asumieron estar en una diana permanente, pero también hubo mucha gente que prefirió mirar para otro lado sin significarse de forma individual, contentándose con votar de forma anónima. Y en número, fueron mayoría. Yo fuí uno de ellos.

    Un ejemplo significativo fue el lazo azul. Yo no lo llevé, porque no fuí lo suficientemente valiente. Así de claro. Yo iba por la calle, y veía cómo había mucha gente que lo llevaba, pero mucha más que no lo llevaba. Sobretodo gente jóven, que era mi edad entonces.

    Y en este punto, eché mucho en falta mayor implicación de ciertas instituciones con gran peso social. Creo que los ejemplos ayudan a contextualizar mejor. Aquí va uno que tengo muy fuertemente grabado: recuerdo cómo antes de un partido de la Real, se planteó entre los jugadores la propuesta de salir al campo con el lazo azul. Decidieron votar, y hubo 2 jugadores que se negaron a ello. Por ese motivo, todos los demás renunciaron a llevarlo. Este hecho tiene muchas lecturas, pero simplemente quisiera llamar la atención sobre las consecuencias que hubiera tenido que la mayoría de jugadores que votaron a favor, hubieran salido con el lazo azul. Dada la influencia que tenía y tiene la Real en la sociedad guipuzcoana, y más entre los jóvenes, yo recuerdo la sensación de pensar que si lo hubieran hecho, yo ese mismo día, me habría decidido también a ponermelo.

    ¿Y qué hubiera pasado si la mayoría de jugadores de Real, Athletic, Osasuna, Alavés, Bidasoa, Baskonia, etc…, hubieran dado un paso al frente? Pues que quizás nos hubiéramos ahorrado algúnos años de sufrimiento. Así de contundente lo escribo. El lazo azul se hubiera vuelto abrumadoramente mayoritario, también entre la juventud, y no simplemente indicativo de un fuerte compromiso por parte de una minoría significativa.

    Estoy de acuerdo en que hubo miles de personas muy comprometidas, pero mi experiencia fue que nunca llegaron a ser mayoría, hasta el punto de inflexión que supuso el asesinato de Miguel Angel Blanco.
    Hasta entonces, hubo una mayoría silenciosa, de la que yo por ejemplo formé parte, que prefirió pasar desapercibida. Por ello, sí considero que hubo una culpa colectiva de la sociedad vasca, tanto a nivel individual como de muchas instituciones. Lo cual no hace sino engrandecer la implicación de tanta gente, como tú, Joxan, que a pesar de ser conscientes de que no tenían en la calle el apoyo abrumador que debían y merecían, nunca renunciaron.

    Os debemos mucho, pero algunos al menos no necesitamos teorías ni explicaciones que nos eximan de culpa o responsabilidad. Cada uno lo lleva en su conciencia.

  6. Errotaxar: me parece bien que hables por tu conciencia, y autoevalúes lo que hiciste y dejaste de hacer de un modo tan crítico. Pero, que tu experiencia la extrapoles al colectivo, hasta el punto de acusar a los vascos de una culpa colectiva, es indecente. Peor incluso que la ‘indiferencia’ que reconoces tuviste ante las acciones terroristas de ETA.

    Si interpreto bien, a perfiles como el tuyo dedica el autor una frase del artículo, que a mí me parece clave: No todos buscan meritarse, puede que algunos de los acusadores busquen diluir su propia historia en el fallo del conjunto, como dijera la misma Arendt, recurriendo a ese “insoportable elemento de autojustificación”.

  7. Onda Vasca es una radio que pertenece al Grupo Noticias, editor del periódico Deia, Diario de Noticias navarro, Noticias de Gipuzkoa y seguro que alguno mas. Esos medios son cercanos al Eaj/pnv, esos medios están para blanquear las bajezas del PNV y para ensuciar a EH Bildu.

  8. Plan de convivencia del GV? Me dicen que lo ha redactado Covite y no me extrañaría lo más mínimo. Otra campaña de EAJ, obviando la violencia del estado y las FFSS y muy lejos de lo q debería ser un plan de convivencia. El PNV tb se ha subido al carro de la venganza, lotsagarria.

  9. A ver Julen, mucha violencia del estado pero los 850 asesinados de ETA se encuentran en la cuneta de Bildu para olvidar o echar más tierra sobre ellos.

  10. JELen agur

    Y dicen que el contador de su corrupción esta en cero.
    Debe ser chino, de esos de pega para los coches de juguete. No se mueve nada.

  11. Ni estos ( EAJ ) ni los macarras de Gogoa y el Melitonium quieren ninguna memoria compartida ni nada. Si su mayor obsesión ahora es criminalizar las reivindicaciones de presos. Por cierto,la única vulneración que se da actualmente.

  12. Sagart, en respuesta a este párrafo tuyo:

    «Si interpreto bien, a perfiles como el tuyo dedica el autor una frase del artículo, que a mí me parece clave: No todos buscan meritarse, puede que algunos de los acusadores busquen diluir su propia historia en el fallo del conjunto, como dijera la misma Arendt, recurriendo a ese “insoportable elemento de autojustificación”.»

    Verás: yo integro mi historia en el comportamiento y el contexto del conjunto porque las acciones de uno no se pueden aislar de sus circunstancias. Y en es relevante situar el contexto de la época y el personal de cada uno Otra cosa muy distinta es buscar con ello evadir responsabilidades. No es mi caso. Debería haber actuado de otra forma y me faltó valentía. Así lo he puesto y lo vuelvo a poner. Pero también incido en que hubo otra mucha gente e instituciones tractoras que tuvieron un comportamiento similar. No lo hago para diluir responsabilidades, sino para argumentar que, contrariamente a lo que sostiene Joxan en su artículo, en mi opinión sí hubo una culpa colectiva de la sociedad vasca.
    Y he querido además incidir en lo importante que hubiera sido que determinadas instituciones (he hablado del ejemplo de la Real y el lazo azul) se hubieran implicado más, porque hubieran provocado una reacción en cadena.
    Ello no me quita culpa a título individual, pero no todos teníamos la misma capacidad de movilización ni mucho menos. Recuerdo a mi aita, que sí llevaba el lazo azul, disgustado y enfadado por ese episodio con la Real. Seguro que a muchos que llevaban el lazo azul con cierta incomodidad, les hubiera ayudado mucho que una institución como la Real, y sus jugadores, se hubieran implicado más en ese tema.
    Para mí, en la veintena y alternando a veces en espacios controlados por la izquierda abertzale, hubiera supuesto el empujoncito final para ponermelo.

    No sé interpretar por qué motivo este razonamiento te parece indecente. Se me ocurren varios motivos pero ni te conozco ni conozco tus circunstancias, así que no me voy a aventurar a proponer ninguno.

  13. Rectifico parte de mi comentario anterior: La Real como institución sí se implicó en su día, he revisado información. Quienes no dieron el paso de lucir el lazo azul fueron los jugadores porque no había unanimidad.

  14. La Real requisó senyeras con ocasión del 1 O en Anoeta en visita de equipos catalanes

    …a buen sitio has ido a pedir coherencia

  15. Errotaxar, yo también viví esos tiempos y tengo que reconocer que como fueron largos años mis niveles de implicación también cambiaron.
    Como militante del PNV que era tuve ocasión de ver que cada vez que se convocaba un batzoki en Gipuzkoa grupos de gente de la izquierda abertzale venía a reventar el acto con lo que la cosa, muchas veces, terminaba a porrazo limpio.
    Me acuerdo también de los desfiles de la salve de Donostia en los que, por cierto, vimos actuar por primera vez a la Ertzaintza. Ahí lo que vi es que parte de la ciudadanía donostiarra plantaba cara a los grupos de gente de la izquierda abertzale, en enfrentamientos saldados con numerosas agresiones y amenazas (a un amigo mío, por participar en ese acto, le llamaron por teléfono para amenazarle de muerte).
    Recuerdo también la gran manifestación que recorrió mi ciudad cuando ETA asesinó al ingeniero Ryan y los duros enfrentamientos que hubo en tal ocasión. Todo esto te digo y no salgo de los años 80. En los que también participé en las manifestaciones a favor del proyecto institucional de la Autovía.
    A fines de esos años Gesto por la Paz y diversos grupos parroquiales empezaron a concentrarse cada vez que ETA mataba o secuestraba. Eso ocurría pueblo a pueblo y barrio a barrio. Algunas veces iba y otras no, pero lo clarísimo era que había una movilización popular. Claro, toda la gente no llevaba lazo azul, pero es que existía miedo, que a veces crecía y otras decrecía. Yo a veces lo llevaba y otras no, que quieres que te diga. Pero desde luego no siento la menor culpabilidad y no hago culpable a mi sociedad por no estar siempre al tanto o no siempre tener las mismas ganas.
    Lo que llamas reacción en cadena ocurrió diversas ocasiones: tras el asesinato de Ryan (mira hemeroteca), con la autovía, tras el asesinato de Gregorio Ordoñez, con la campaña en contra del secuestro de Aldaia, con el secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco, así hasta los últimos años de asesinatos de ETA yl que yo recuerde tras el asesinato del concejal socialista Isaías Carrasco y de un policía de Amorebieta.
    Hay que comprender que es la gente sencilla, que trabaja de sol a sol y luna a luna, la que participó a millares en todos esos actos. No los profesionales, los aficionados. Frente a ellos, bandas fanatizadas de militantes que se alimentaban del odio propalado por los jefes de la izquierda abertzale, al abrigo de los asesinatos de ETA.
    Al pueblo vasco le doy yo un notable, eso que me tocó vivir en Donostia y Gipuzkoa. De verdad, Errotaxar, no proyectes tu propia situación a lo que hizo el pueblo vasco. Es algo profundamente injusto.

  16. Por lo tanto, quedaría mejor que resaltaras, Errotaxar, tu propia responsabilidad a título individual y no te escudaras en una culpabilidad colectiva para la que solo aportas una discusión de vestuario de UN equipo deportivo, del que contradictoriamente admites que su máxima representación (que es la que representa permanentemente a la institución, y no los jugadores que la representan accidentalmente) sí estuvo a la altura de las circunstancias.

  17. Mira Liztor, tus niveles de cinismo es que son tremebundos. Resulta que recibís a asesinos no arrepentidos con flores y aurreskus y resulta y me vienes que te ofende mucho la existencia del cuartel de Intxaurrondo. 200 personas siguen en prisión porque los jefes de la izquierda abertzale no acordaron la paz cuando pudieron hacerlo, soltando a su gente. Es vuestra la responsabilidad, ahora no me llores por los errores de tus mandamases.

    Ya, ETA no existe, pero ni Maddalen Iriarte ni Arnaldo Otegi dicen que matar estuvo mal, con lo que sus asesinatos siguen en el candelero. La izquierda abertzale, tu eres un ejemplo, criminaliza a la Ertzaintza y ayuda a alevines de facciosos juveniles que en mesnadas se dedican a enfrentarse con ellos.

    Deja de dar la murga que a ti los derechos humanos igual que a la izquierda abertzale te importan un rábano. Y una pregunta ¿la sociedad vasca es culpable? ¿culpable de qué?

  18. Zeberio, muy interesante tu comentario, de verdad. Sí, muchos dísteis la cara, y por ello os tengo un gran reconocimiento.

    Eso no quita para que mi situación particular fuera aislada. No lo era. En mi entorno social, y no era en general un entorno cercano a la izquierda abertzale, la mayoría de la gente no se implicaba. Al igual que, por ejemplo, la mayoría de los deportistas u otras personas de relevancia social, que tenían una capacidad de movilización superior a la media.

    En general, la gente se iba implicando según le iba tocando más de cerca. ¿Ataques al PNV? Reacción del PNV, de sus militantes y de la clase política. ¿Ataques a la ertzaina? Todos los ertzainas comprometidos en hacer frente. ¿Secuestros a empresarios? reacción contundente de ellos. Sin embargo, cuando ETA asesinaba principalmente a militares y guardias civiles, la mayoría de la gente miraba a otro lado. Es una constatación.
    A medida que ETA fue socializando la violencia, la respuesta de la población fue cada vez mayor. Pero más bien porque tocaba más de cerca, no únicamente como fruto de una reflexión ética.

    Y repito que esta reflexión no busca diluir mi responsabilidad, sino argumentar en relación a la existencia o no de culpa colectiva. Yo creo que hay argumentos para sostenerlo. Lo que sí me parece un intento de diluir responsabilidades es dar una puntuación de «notable alto» al comportamiento de la sociedad vasca. Yo no tuve un comportamiento de notable alto, agradezco de corazón la actitud de la gente que tuvo comportamientos heróicos, pero no caeré en la trampa de diluir mi responsabilidad detrás de una nota colectiva. Y sé que mi comportamiento no fue aislado, ni mucho menos. Fue el más corriente. Hablas de manifestaciones multitudinarios, y yo estuve en alguna también (pocas). Pero ¿cuanta gente no iba? Mucha más de la que iba. Las concentraciones de multitudes tienen ese peligro. No se ve a los que se han quedado en casa.

  19. Errotaxar, no conviertas la terapia que necesitas en una terapia colectiva.

    Se suele decir que donde todos son culpables, nadie lo es. Tu tesis absuelve a ETA.

  20. Según la tesis de Errotaxar la política de cantera de la Real es un fiasco, solo una minoría de jugadores que pasan por sus manos llegan a jugar en primera división.

    ¿Quién dice que todos tienen que hacer de todo?

    ¿Cuántas manifestaciones MULTITUDINARIAS, para reparar los desaguisados de Franco, para denunciar al GAL, para denunciar la tortura etc., se han realizado en España?, ¿de qué color era el lazo que se pusieron?

    Me gusta el comentario que traduzco:

    La sociedad vasca, junto con el pan, compraba cada mañana la prensa del «enemigo» y dejaba amontonada en las estanterías la prensa de los «amigos».

    Está claro que cada uno actuaba contra ETA como podía y mejor le parecía. Ponerse el lazo azul no era obligatorio. ETA nunca mató por EUSKADI.

  21. Egunon!
    Es la primera vez que escribo en este blog.
    Soy una persona actualmente en la treintena que se ha criado políticamente en la izquierda abertzale (aunque sin militar afortunadamente). Con el tiempo fruto de mi librepensamiento y al ver las cosas buenas que desde el nacionalismo histórico se han ido haciendo en este país me fui alejando de la izquierda abertzale al ver el sectarismo que habitaba en sus filas (incapaces de reconocer nada positivo realizado por alguien que no fueran ellos).

    También las cuestiones éticas fueron claves. Me di cuenta que la lucha armada o terrorismo que practicaba ETA además de algo injusto, era una lucha supremacista, si digo bien supremacista. Para ETA y la izquierda abertzale sus muertos aunque fueran en una explosión del coche bomba que transportaban (algo lamentable), familiares yendo ha visitar a presos ha cientos de km (algo injusto) era terrible, cuando grupos fascistas apaleaban a militantes suyos (eso también alguna vez ha ocurrido) era propio de fascistas…pero cuando la violencia la ejercían sus militantes entonces la condena era estéril y propia de curas y los fascistas eran los que la condenaban y no ellos. Es decir la vida de los míos vale más que la de los que no piensan como yo, puro supremacismo. No un supremacismo racial,religioso,economico,sexual…si no IDEOLOGICO-MORAL.

    Actualmente también discrepo del PNV pero por otros motivos su corrección política, globalismo… pero sean los errores que haya podido cometer o comete el PNV incluido algún que otro caso de corrupción nunca (salvo alguna acción más que cuestionable de la ertzaintza) ha practicado o teorizado la ruptura de la convivencia.

    Yendo al hilo del debate que nos trae joxan: Es culpable la sociedad vasca? En mi opinión en parte si porque podía haber actuado de forma más valiente (por supuesto me incluyo porque en aquella época justificaba lo injustificable, aunque yo nunca amenacé a nadie ni me impidió tener buena relación con gente que no penaba como yo porque era dogmático pero no sectario. También tenia algo de humanidad ya que no celebré ningún asesinato.) Ahora bien de valientes esta lleno el cementerio(y nunca mejor dicho en este caso) y aunque en parte coincido con errotaxar, también comprendo y comparto lo que dicen sagart y kung fun ditsen, porque no es lo mismo vivir en una zona plural y abierta (soy de un municipìo del Bilbao metropolitano, probablemente la zona más abierta a nivel vasco) que en un municipio gipuzkoano donde la izquierda abertzale no solo tiene mucha fuerza sino que incluso es hegemónica.
    Eso si no coincido con el símil de la cantera de la real, aplicable también a la del Athletic porque ahí hay competencia que impide a la mayoría llegar al primer equipo, no así en el tema de las manifestaciones que lo único que te impide ir es el miedo, la apatía o simpatizar con la causa contraria.

    Por último decir que si queremos construir un futuro convivencial para las nuevas generaciones en mi opinión será necesario que la izquierda abertzale admita que ninguna ideología esta por encima de la dignidad humana. También aplicable claro está a la violencia del estado.
    Ondo izan.

  22. Vamos a ver:
    Una cuestion coincidente en quienes no dejan de repetir q hasta Miguel Angel Blanco no hubo reaccion popular vasca a los crimenes anteriores de ETA es que ELLOS NO ESTUVIERON en esa reaccion. O estarian de copas o en el futbol, o en el caso de uno de los q mas subraya el silencio vasco, Fdez Soldevilla, no habia nacido. O sea q sabe lo q le han contado. Los q estuvimos desde los primeros de los 80, a lomos de nuestros padres, bien q lo sabemos. Resulta llamativo q uno de esos, en este foro intente convencernos de q la gente no salio a la calle porque el no lo hizo. Es muy sencillo. No hay mas q acudir a la hemeroteca. Eso si, con rigor cientifico y dejando el prejuicio ideologico de lado.

  23. Sagart, yo no necesito ninguna terapia. Ya he reconocido que debía haber actuado con más valentía. Pero voy a poner otro ejemplo concreto. Porque con ejemplos, las cosas se entienden mejor.

    Las 6 horas de Euskadi. Seguro que os acordaréis. De mediados de los 80 a mediados de los 90, lleno absoluto cada año en el velódromo de Anoeta. Unas 6.000 personas.
    Se convisrtió en tradición que en alguno de los descansos entre pruebas, hubiera una manifestación en apoyo a los presos de ETA. Incluso creo recordar que se escuchaban algunos GORA ETA. Alguno igual lo recuerda mejor.
    ¿Cómo reaccionaba el público? Una parte, unos 1000, se levantaba y aplaudía. Los otros 5000, en silencio total. Yo entre ellos. Con ganas de oponerme a eso, pero sin la valentía suficiente para significarme. Recuerdo una ocasión en la que uno de los que venía en grupo con nosotros se puso también en pie a aplaudir. Yo al lado de él, callado, deseando que todo pasara cuanto antes. Años más tarde ETA mató a un familiar suyo, y su historia cambió.
    No recuerdo en ninguna de esas ediciones a nadie que se atreviera a gritar «ETA KANPORA» o algo así, para que el resto le secundara. Éramos muchos más, sí, pero callados.

    A este tipo de situaciones me refiero para argumentar lo de la culpa colectiva. Si Sagart o alguno de los demás estuvo en algún momento en las 6 horas de Euskadi, estaría bien que relate cómo vivió esas situaciones.

  24. Errotaxar lo tienes crudo sino les sigues la corriente a los Hamaikas del grupo.
    La historia es tal y como la cuentan ellos y el que discrepe ya sabe lo que le espera, descenso a los infiernos y calificaciones de todo tipo.
    Aunque bastante condescendiente están siendo ( por ahora) contigo.

  25. El ‘Itsasadarra’ que insinúa que los que no son de Bilbao o cercanos son unos cobardes. Errotaxar que sigue autojustificándose en episodios de competiciones deportivas. Está claro que no hay argumentos de nivel para asignar la ‘culpa colectiva’. Esperaba argumentos abrumadores: complicidad masiva en cesión de infraestructuras o medios, protección de militantes, ayudas económicas voluntarias… Es decir, algo materialmente visible que implicara al colectivo al que se acusa de haber formado parte de la base de apoyo de ETA. Es imposible. Los aparatos del Estado están jodidos. Nunca jamás van a poder extender su relato de la implicación con ETA de la sociedad vasca en pleno. Que es de lo que se trata de hacer con la idea de ‘culpa colectiva’. Un relato, por otra parte, que gusta a los seguidores de ETA que no dejan de decir que representaron a ‘todo el pueblo’. Qué curioso! La inteligencia del Estado y la de ETA compartiendo el diagnóstico, junto a los ‘presuntos inocentes’ que quieren darnos lecciones de valentía y dignidad a todos los demás.

    Más que una presencia en una manifestación o un lazo azul o un grito en las 6 horas en contra de los que llevan la pancarta de amnistía, me vale una trayectoria vital completa de transmisión en valores en la familia, que han contribuido como los que más al cese de la cadena de reproducción cultural de la violencia. Hay muchos más ejemplos de ‘héroes secretos’, una calificación maravillosa que Rekondo pone en boca de Arendt. Cuanto me encantaría leer ese trabajo de la filósofa alemana!

    Seguid buscando ‘culpables colectivos’ en quienes han hecho lo que han podido o han querido, pero no han contribuido para nada a la tragedia etarra. De esta manera, seguiréis difuminando la culpabilidad de ETA. De eso os acusamos. No de ser cobardes hasta la muerte de MA Blanco o de ir a pocas manifestaciones o de no protestar al paso de la manifestación en favor de los presos en las 6 horas. Os acusamos de hacer el juego a ETA, de participar de su relato del conflicto, de encubrir a los verdaderos criminales…

  26. Te lo advirtieron Errotaxar

  27. Sagart no he dicho que seáis cobardes, precisamente he comprendido actitudes como la tuya pero no me negaras que enfrentarte a la izquierda abertzale en un lugar mas abierto y donde hay menos prejuicios, más pluralismo y además menos fuerza de la izquierda abertzale es mas fácil posicionarse en contra que en un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce.
    Yendo a nivel de Gipuzkoa es mas fácil posicionarse en Donostia que en Tolosa. y en Tolosa que en Itsasondo.
    Esto pasa no solo aquí si no en cualquier lugar del mundo, con una situación similar.

  28. En respuesta a Oganesian:

    Yo sí participé en alguna manifestación anterior a la de Miguel Angel Blanco, pero pocas, es la verdad.

    Y en privado, cara a cara, tuve mis discusiones. No tuve la valentía suficiente para significarme públicamente, eso sí.

    Recuerdo entre otros un episodio de una discusión con un chico que, no sé bien cómo, estuvo un tiempo con nuestra cuadrilla. Hbo una época en la que alternaba muy poco, y me encontré con un chico entre nosotros, identificado con la izquierda abertzale. En mi cuadrilla, nadie simpatizaba con la izquierda abertzale, salvo uno que simpatizaba ligeramente, sin llegar nunca a militar.
    Este chico era muy juerguista, muy artista organizando comidas y cenas, y a algunos de mi cuadrilla, les cayó enseguida en gracia. A mí no me entusiasmaba su presencia, pero tampoco iba a ser la nota discordante, teniendo en cuenta, como digo, que yo salía más bien poco.
    Era la época del secuestro de Jose Mari Aldaya. En una de seas cenas, él ya con el morro un poco caliente, soltó eso de «¡Aldaya paga y calla!». Me enfrenté a él, estuvimos bastante tiempo discutiendo, pero nadie más intervino. Al tiempo, dejó de venir con nosotros. Siempre he tenido la duda de si el hecho de que aterrizara entre nosotros no era como parte de una estrategia organizada desde la izquierda abertzale. Igual alguien más puede aclarar si hubo algún tipo de estrategia en ese sentido.

    En definitiva, todos sabemos que el tema fue muy complicado, las circunstancias de cada uno también distintas, pero creo que, tal y como defendió Joseba Arregi, cada uno debería preguntarse dónde estaba, qué hizo cuando ETA mataba, etc… Un examen de conciencia sincero. Agradezco mucho en ese sentido el comentario de Itsasadarra.

  29. Mila esker Errotaxar.
    Y créeme dejar la fe política es mucho mas difícil que dejar de fumar (aunque yo no haya sido fumador, se lo que les cuesta dejarlo),pero merece la pena porque la dignidad humana y la convivencia están por encima de todo ello.

  30. Sagart, tú interpretas que yo me estoy autojustificando, cuando lo que intento hacer es argumentar en favor de la existencia de una culpa colectiva de la sociedad vasca, dejando claro que ello no implica que yo eluda mi responsabilidad.

    Y sí, creo que los ejemplos en relación con los eventos deportivos son muy significativos, porque se trata de eventos de masas muy útiles para valorar comportamientos sociales. Lo vemos a menudo con los jugadores echando rodilla a tierra en algunos campos de fútbol, las reacciones del público,… Analizar los comportamientos de las masas en eventos deportivos da mucha información. Otro ejemplo puede ser la condescendencia en España con los jugadores del equipo propio que simulan, en contraste con lo mal que eso está visto, por ejemplo, en Inglaterra. Es una manera de ver lo implantada que puede estar la cultura de la trampa en una sociedad, y por ende la corrupción. Y la correlación funciona.

    Así que sí, en efecto, recordar esos episodios en las 6 horas de Euskadi, o en otros muchos actos deportivos y sociales en los que la izquierda abertzale se hacía presente de una u otra forma, sin encontrar oposición alguna más allá de un incómodo silencio, me parece una forma útil de argumentar en favor de una culpa colectiva de la sociedad vasca, excluyendo por supuesto a muchos valientes (una numerosa minoría) que dieron la cara arriesgando sus vidas.

  31. Errotaxahar, tu mismo te contradices, efectivamente, en aquella época la izquierda abertzale practicaba el entrismo en todas partes, pues lo que quería era controlar a una sociedad que se le resistía una y otra vez.
    Me acuerdo yo una vez que unos de la izquierda abertzale nos empezaron a cantar «nun ago Aldaia» con la música de Lete de la canción de Xalbador. A lo que contestamos «nun daude ETAko presoak». Se callaron inmediatamente.
    Vuelvo a decirlo, en los pueblos más pequeños, en los más conflictivos, hubo concentraciones y protestas contra las acciones de ETA y hubo abundante violencia de persecución.
    Lo de incómodo silencio, Errotaxahar, yo he sido testigo en múltiples ocasiones como a la menor de cambio los fanáticos de la izquierda abertzale amenazaban o agredían el menor rastro de protesta. Y a pesar de todo eso ocurría. A pesar de eso ETA no sojuzgó a la sociedad vasca que derrotó por goleada esa estrategia, y la izquierda abertzale tuvo que disolver ETA. ¿Por qué? Por qué la sociedad vasca repudiaba su sigla y el recuerdo que traía. Eso no ha pasado en Irlanda, por ejemplo. Y eso es gracias al notable alto de la sociedad vasca frente a la violencia y los violentos.

  32. Observo en Errotaxar la linea de pensamiento de «Patria». Mientras había violencia de persecución, los vascos, callaron. Un pueblo de cobardes.
    Bueno pues en esa teoría se encuentran:
    -Los que atribuyen al «nacionalismo», así, en general, la responsabilidad de la violencia. El españolismo
    -Los que eran partidarios de ETA y despues, por causas varias, se bajaron del caballo y ahora pretenden acusar a la sociedad vasca de su entonces anorexia moral
    -Los polimilis. Que estaban en contra de matar a todo tipo de colectivos, pero si, de ejecutar a industriales autoctonos (alguna vez alguien hablará del racismo antivasco de los polimilis).
    Todos estos han construido una gran mentira acorde a sus intereses. Y es una mentira, como ocurre muchas veces, que parece verdad, a fuerza de repetirla. También aquí se ver su totalitarismo.
    Tenemos a Hanna Arendt para detectarlos.

  33. Por qué se borra Sr. Rekondo ? Miedo al debate…o no interesa al Marketing Goebelssiano ?

    Maneras de pervertir la palabra convivencia
    La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, presentó ayer el Plan de Convivencia, Derechos Humanos y Diversidad. El documento contiene elementos y actuaciones de interés, necesarios para avanzar en una agenda inclusiva en materias diversas. Sin embargo, cae en el sectarismo habitual al hacer el repaso del contexto actual.

    De dicho repaso cabe concluir que la única violencia relevante que en las últimas cinco décadas ha existido en Euskal Herria ha sido la ejercida por ETA. Claro que se menciona a todas las víctimas de la violencia, pero se obvia el trato desigual que reciben y lo que más las diferencia: la impunidad total de una parte. Se le pide «a ETA y a su universo político» una reflexión «crítica con el pasado», ignorando que ETA no existe y que tanto la organización armada al anunciar su disolución, como lo que el Plan llama «su universo político», han reconocido en más de una ocasión el daño causado. Nunca es suficiente porque lo que se busca no es un reconocimiento que, por otra parte, no han hecho ni el PSOE con la guerra sucia y los miles de torturados, ni Lakua con los casos de tortura atribuidos a la Ertzaintza en un espeluznante informe del propio Gobierno de Gasteiz. Por último, el plan muestra su preocupación por los ataques a la Ertzaintza y los ongi etorri como elementos perturbadores de la convivencia. No contempla cómo afectan a la sociedad vasca el sectarismo manifiesto de una parte de la su Policía –así quedó patente en la muerte de Iñigo Cabacas–. Tampoco valora que casi 200 personas sigan en prisión y con medidas de excepción diez años después de que ETA abandonase la actividad armada. Ni imaginan el insulto a las víctimas que supone el cuartel de Intxaurrondo, por ejemplo.

    En su afán por marcar y atacar a la izquierda abertzale, PNV y PSE compran sin reparos el discurso de la derecha española, sin calibrar en ningún momento las consecuencias para el futuro de este país y para su convivencia real.

  34. Corto pego mi correo igual que tu.

    Mira Liztor, tus niveles de cinismo es que son tremebundos. Resulta que recibís a asesinos no arrepentidos con flores y aurreskus y resulta y me vienes que te ofende mucho la existencia del cuartel de Intxaurrondo. 200 personas siguen en prisión porque los jefes de la izquierda abertzale no acordaron la paz cuando pudieron hacerlo, soltando a su gente. Es vuestra la responsabilidad, ahora no me llores por los errores de tus mandamases.

    Ya, ETA no existe, pero ni Maddalen Iriarte ni Arnaldo Otegi dicen que matar estuvo mal, con lo que sus asesinatos siguen en el candelero. La izquierda abertzale, tu eres un ejemplo, criminaliza a la Ertzaintza y ayuda a alevines de facciosos juveniles que en mesnadas se dedican a enfrentarse con ellos.

    Deja de dar la murga que a ti los derechos humanos igual que a la izquierda abertzale te importan un rábano. Y una pregunta ¿la sociedad vasca es culpable? ¿culpable de qué?

    A lo que añado:

    Oye tío el informe del tal Paco Etxeberria son «denuncias» de una parte y allí hay mentiras que son realmente espeluznantes.

  35. En respuesta a Oganesian y sus conclusiones, que copio y pego:

    «Bueno pues en esa teoría se encuentran:
    -Los que atribuyen al “nacionalismo”, así, en general, la responsabilidad de la violencia. El españolismo
    -Los que eran partidarios de ETA y despues, por causas varias, se bajaron del caballo y ahora pretenden acusar a la sociedad vasca de su entonces anorexia moral
    -Los polimilis. Que estaban en contra de matar a todo tipo de colectivos, pero si, de ejecutar a industriales autoctonos (alguna vez alguien hablará del racismo antivasco de los polimilis).»

    Respondo:
    1) No he leído ni visto Patria. Me lo han recomendado muchas veces, y a todos he respondido que no me hace falta una novela de ficción. Yo viví en primera persona aquello, y toda serie de ficción tiene un sesgo. Supongo que empatizaría con la novela, pero las ficciones sobre hechos controvertidos tienen sus limitaciones, precisamente porque son ficciones. Ya resultan controvertidos muchos documentales en función del punto de vista de quien los realiza, pues mucho más ocurre con series de ficción.
    2) No formo parte de ninguna de esas categorías que describes. Supongo que te sentirías más cómodo si pudieras ponerme una etiqueta, pero falas totalmente. Entre la gente que no hizo lo sificiente (entre los cuales me incluyo yo), había bastante transversalidad ideológica. Y vuelvo al ejemplo de las 6 horas de Euskadi. Ahí ibas sobretodo porque te gustaba el ciclismo y el deporte rural. Eso gusta a gente de todas las ideologías. Pero ninguno osamos nunca levantar la voz.
    Vuelvo a hacer un llamamiento a los que estén leyendo esto y asistieron alguna vez a unas 6 horas de Euskadi. Que cuenten cómo eran esas situaciones que yo he descrito.

  36. En respuesta a «Se borra…Allas cuidaus» y su frase final:

    «En su afán por marcar y atacar a la izquierda abertzale, PNV y PSE compran sin reparos el discurso de la derecha española, sin calibrar en ningún momento las consecuencias para el futuro de este país y para su convivencia real.»

    te diré que lo primordial para el futuro de este país es una regeneración moral de toda la sociedad, empezando por quienes aún no admiten que la violencia de ETA estuvo mal. Creo que eres tú quien no calibras la importancia que tiene el hecho de que una sociedad tenga un criterio moral firme en el que los derechos humanos prevalezcan sobre cualquier otra consideración.
    He oído a Otegi varias veces decir que condenar lo que pasó no sirve para nada, porque lo hecho, hecho está y no se puede cambiar. Incluso que ellos hicieron «lo que tenían que hacer». La indigencia moral de ese tipo de razonamientos, y de quienes los defienden, es el verdadero peligro para el futuro y la convivencia en este país.
    Hay aún mucha gente en la izquierda abertzale que ha renunciado a la violencia, no por haber entendido que estaba mal, sino por haberse dado cuenta de que no iban a ganar. Y algunos se empeñan aún en sacarles la cara. Es un poco como si algunos alemanes se empeñaran en ensalzar la figura de Wilhem Keitel como la de un pacifista, ya que fue él quien firmó la capitulación alemana en 1945. Pues no. Firmó porque la guerra estaba perdida.

    Y sí, es necesario poner el acento en la violencia de ETA, por una parte porque fue mucha, y por otra porque gozó de un respaldo social explícito que ninguna de las otras violencias tuvo. No recuerdo ninguna manifestación en favor de los presos del GAL ni de los torturadores de Intxaurrondo, por ejemplo.
    No se trata de un tema de ideologías, como pretendes transmitir, sino del sentido de la dignidad humana.

  37. Entiendo a Errotaxar pero me parece que su generalización es excesiva al atribuir a la gran masa de la población un discernimiento que sus referentes no predicaban. ¿Cómo no recordar a un afamado y prestigiado ‘goalkeeper’ participando en las candidaturas de HB ?… ¡ Cómo no seguir la estela !.. Tiempos confusos.

  38. Errotaxar.
    No te he encuadrado en ninguna categoría. Lo único que he dicho es que la tesis de que el pueblo vasco no respondió a la violencia de ETA es una tesis que se ha querido vender, y ahí Patria ha tenido un gran peso. Además es una idea que es defendida fuera de euskadi mayoritariamente. Y a la que tambien se abonan todos aquellos que estuvieron en ETA.
    Le das mucha importancia a lo de las 6 horas de Euskadi. Ahi, y en otros tantos sitios, donde las huestes del MLNV iban con la guardia de korps, era imposible hacerles frente. La sociedad civil no está preparada para combatir cuerpo a cuerpo con un movimiento que se conecta en su genealogía con los bolcheviques de Lenin o las SS de Rommel. Lo que el artículo de Rekondo señala es toda esa gama de lugares donde la disidencia al totalitarismo fue posible. Te pongo ejemplos, donde yo si (y otro muchos también) participaron:
    -Manifestaciones tras atentados
    -Huelgas por asesinatos de ETA. (Participé en ikastola e Instituto público respectivamente).
    -Discusiones de amigos
    -Guardar silencio cuando se espera de ti un apoyo al MLNV
    En la cotidianiedad existen mil instantes, como dice Arendt, donde uno puede servir a su libre conciencia, y no a la rueda totalitaria
    Si lo que demandas es justicia, Errotaxar, entonces, menciona o di algo, que si ocurrió en Euskadi. Que la contestación a la violencia fue masiva en las capitales y claramente perceptible en los pueblos. Y mucho más meritoria en los pueblos pequeños donde las calles son estrechas y el control de los totalitarios mucho más sencillo y evidente.
    Es fue la realidad.
    Desde aquí un abrazo y homenaje a todos los disidentes de ETA desde hace décadas. Y a los que solamente se sumaron en 1997, bienvenidos. Pero lecciones, pocas por favor.

  39. https://aberriberri.com/2013/10/02/la-socializacion-de-la-culpa/amp/?__twitter_impression=true

    ‘implantar el principio de la ‘socialización de la culpa’ (por el que casi todos los vascos estaríamos ahora implicados en una violencia que sobre todo nos ha tocado sufrir).»

  40. Gizarte arduratsua eta etikoki sendoa nahi dugu. Besteak beste, onartuko ez duena erru partikularrak gainerako auzokideen artean desegitea.

  41. Interesante comentario, Oganesian. Quizás nuestras discrepancias se basen en que hemos colocado ahora el listón a distintas alturas.

    De los ejemplos que citas, yo sí participé en algunas manifestaciones (un par de ellas antes de 1997, no más). Sí discutí cara a cara con amigos y conocidos. No participé en huelgas, aunque aún no estaba trabajando. Por supuesto que guardé silencio cuando se esperaba de mí un apoyo a ETA y su entorno (no me gusta llamarlo MLNV), y ocurrió unas cuantas veces.

    Pero no tuve la valentía de ponerme el lazo azul, ni de participar en todas las movilizaciones, ni de implicarme en algún movimiento organizado para deslegitimar a ETA y su entorno. Ni de no limitarme al silencio en algunas ocasiones.

    En ese sentido, explicas muy bien el contexto del ejemplo de las 6 horas de Euskadi, y me parece muy interesante para valorar cómo actuamos cada uno en esa situación: Yo permanecía en silencio, e interpreto hoy día que me faltó valentía, y que como sociedad también, nos faltó valentía en esos momentos. Éramos más y lo sabíamos, pero optamos por el silencio.

    Tú opinas que, teniendo en cuenta el contexto (comparto totalmente su descripción), permanecer en silencio y no aplaudir no debería de ser considerado un gesto cobarde, pues «la sociedad civil no está preparada para combatir cuerpo a cuerpo con un movimiento que se conecta en su genealogía con los bolcheviques de Lenin o las SS de Rommel». Ahí puede estar nuestra discrepancia. Yo no pienso en combatir, sino en que se podría haber manifestado una oposición más clara, pues todos sabíamos que eran menos. En ese sentido, la comparación con los bolqueviques de Lenin o las SS se sostiene poco, porque en esos casos, aún sin ser mayoría numérica, detentaban el poder político. Ahí sí que era mucho más difícil. Pero en Euskadi, la izquierda abertzale, por fortuna, nunca tuvo el poder en tiempos de la actividad de ETA.

    Algunos preferís centrar la atención en los muchos movimientos que se opusieron a ETA y su entorno, y yo también reconozco su valía. Más teniendo en cuenta que fuí a rebufo, y sólo algunas veces. Os basáis en ello para rechazar la culpa colectiva de la sociedad vasca.
    Pero yo quiero llamar la atención sobre otras muchas situaciones sociales en las que, a pesar de saber que éramos mayoría, optamos por guardar silencio. Y me baso en ellas para argumentar que sí hubo una culpa colectiva en una parte importante de la sociedad vasca, más allá de la numerosa minoría que apoyó de forma más o menos clara a ETA.

  42. Errotaxar, veo que después de echarte la culpa a tí mismo y luego al resto de la sociedad por no ser activa contra ETA no dejas de ponerte medallas pero, al contrario, a la sociedad vasca se las quitas de la charretera sin plantear ningún tipo de razonamiento. Bueno, veo que bajas el pistón y ahora dices «se podía haber manifestado una oposición más clara».
    ¿Más clara que las manifestaciones masivas tras el asesinato de Miguel Angel Blanco?
    ¿Más claras que cuando Ardanza sacó a la calle a la sociedad vasca para protestar contra la ruptura de la tregua de ETA en 1989?
    ¿Más clara que en las manifestaciones en contra del secuestro de Aldaia?
    ¿Más clara que cada vez que la gente salía a la calle sabiendo que luego podía ser víctima de la «violencia de persecución»?
    Algunos preferís poneros medallas mientras vais de humildes y quitárselas a la sociedad sin aportar datos empíricos más que impresiones y juicios de valor salidos de madre.
    La culpa colectiva de la sociedad vasca, hay que decirlo, y en eso coincido con Oganesian, responde a gente muy precisa que, por diversas razones, pretende achacarla.
    -Los ex de ETA y sobre todo los ex de ETApm y de Euskadiko Ezkerra. Estos son unos especialistas en poner a parir a la sociedad vasca, tratando de así de ser más papistas que el papa cuando (con estos hojitos que la tierra va a enterrar) yo vi como defendían la lucha armada y sus asesinatos y nos llamaban reformistas.
    -Los de la extrema izquierda, que al principio apoyaban a ETA por ser «violencia revolucionaria» y luego la condenan por ser «violencia nacionalista».
    -Los españolistas talibanes. Para estos es un insulto que la sociedad vasca rechace a ETA y no rechace al nacionalismo. Yo te veo en esta última corriente, aunque vayas de moderado.
    Ya está bien de atacar a la sociedad vasca por que no apoya tus objetivos políticos, Errotaxar. Hubo silencio cuando hubo silencio y se gritó contra ETA cuando se gritó.
    El precio de romper ese silencio lo han tenido que pagar decenas de miles de vascos con establecimientos atacados, propiedades vulneradas, agresiones físicas, amenazas varias, etc etc. Un poco de respeto por el pueblo vasco que hizo lo que no tuviste arrestos de hacer y derrotó a ETA que se ha tenido que disolver por vergüenza torera.

  43. En respuesta a Gepeto. Me llama la atención ese afán por colocarme en una categoría. «Yo te veo en esta última corriente». Pues tampoco en ésa. Quizás te reconfortaría poder situarme en una categoría, pero no insistas.

    «El precio de romper ese silencio lo han tenido que pagar decenas de miles de vascos con establecimientos atacados, propiedades vulneradas, agresiones físicas, amenazas varias, etc etc. «. Totalmente de acuerdo.

    Pero a continuación añades: «Un poco de respeto por el pueblo vasco que hizo lo que no tuviste arrestos de hacer y derrotó a ETA «. Yo no tengo un poco, sino un enorme respeto y eterno agradecimiento con los que, como bien dices, hicieron lo que yo no tuve arrestos de hacer. Pero meter ahí a todo el pueblo vasco, pues no. Fueron muchos, pero fuimos más los que no tuvimos esos arrestos en circunstancias varias, como dices. No en todas las circunstancias (ya he descrito algunas), pero sí en otras que también he descrito.

    Tampoco entiendo que me achaques que no deje de ponerme medallas. He dejado claro desde el principio que debí hacer más de lo que hice, aunque también he dado detalles de situaciones en las que no callé. Menos de las que debieran haber sido. Eso se llama simplemente autocrítica. Que tú veas un intento de ponerme medallas me hace pensar en que más bien te molesta que haya personas concretas que reconozcan su culpa y contradigan con su testimonio personal la opinión que quieres transmitir a toda costa de que «el pueblo vasco» hizo lo que tenía que hacer. Yo te pido expresamente que no me metas ahí, porque no hice todo lo que debería haber hecho, y también afirmo que en mi entorno, hubo mayoría de gente que actuó parecido a como lo hice yo. Y no soy de un pueblo pequeño.

    Entiendes mi razonamiento como una «forma de atacar a la sociedad vasca» cuando mi intención es argumentar en favor de un mayor grado de autocrítica. Que algunos lo interpretéis como negativo es otro tema.

  44. Errotaxar, al pueblo vasco hay que medirlo en función de cual era el objetivo a conseguir por parte de la izquierda abertzale mediante la estrategia de la «socialización del sufrimiento». Estos eran los objetivos:

    1) Que los vascos asumiéramos como bueno y admisible el asesinato político.
    2) Que los vascos votáramos a favor de su alternativa.
    3) Que los vascos, por miedo, no reaccionaran de ninguna manera frente a la socialización de la violencia que se estaba dando.
    4) Que entre los vascos se diera una polarización que llevase al enfrentamiento civil.
    5) Que los comisarios políticos de la izquierda abertzale regulasen la vida cultural, deportiva y cotidiana de nuestros pueblos y ciudades.

    Pues bien, esos objetivos, dirigidos desde la izquierda abertzale, a la sociedad vasca, no se consiguieron. La sociedad vasca no dio su brazo a torcer.
    Hubo empresarios que pagaron el impuesto revolucionario, pero siguieron dando trabajo en Euskadi (un 15%). La mayoría no pagó el impuesto revolucionario.
    Hubo gente que cedió al miedo y que luego no cedió. Gente que se movilizó a veces y otras no se movilizó.

    En lo de las medallas, léete tu mismo. Empiezas diciendo que das pena pero que luego hiciste lo uno y lo otro… No me tomes el pelo, por favor.
    Lo que pasa es que tu aparente autocrítica tiene un fin, condenar la actitud de la sociedad vasca.
    A mi no me irrita que reconozcas «tu» culpa. Lo que me parece indignante es que la pretendas endiñar a la «sociedad vasca» como conjunto.

    Cuando atacas a la sociedad vasca no te autocriticas, atribuyes a la sociedad tu comportamiento que tu consideras indigno.

    La izquierda abertzale pretendió normalizar sus actitudes de la «socialización del sufrimiento», que sus tribus urbanas destructoras de nuestras calles y apaleadoras de ciudadanos fueran el paisaje habitual y que nada cambiase hasta el fin de los días, con una clase política-democrática dividida y a la gresca.
    Eso no sucedió. ETA fue derrotada y Bildu tuvo que disolverla ¿Por qué? Por qué su historia, trayectoria y demás eran invendibles ante la sociedad vasca, que tu condenas por tus propias faltas.

  45. Errotaxar, y mira que te lo han avisado, no vale sino te agachas y dices y haces lo que ellos te piden.
    Que no sirve de nada que no seas de Bildu ni disientas de ellos en bastantes temas, no en todos por supuesto, lo que exigen es que firmes punto por punto lo que los Aberriberri’s boys proclaman y les adores en el altar donde se auto sitúan.

    Eso sí, la facción política que representan, que no deja de ser una escisión de otra escisión y tiro por que me toca, si se presentara a unas elecciones estaría a años luz de los ultrafascistas de Vox en EH y mira que esta es escasa.

    Un consejo déjalo estar, nunca te darán un mínimo de reconocimiento ni mostrarán la más mínima empatía exigible en todo debate político que se precie.

    Es lo que hay, no hay más cera.

  46. JELen agur

    No entiendo lo de la facción política.
    Yo siempre he estado al lado del PNV y no me he movido ni un milímetro de mi posición junto a este partido de 126 años.
    El MLNV lleva bastantes menos autodestruyéndose en apariencia para resurgir como ave fénix para aparentar un cambio sin que cambie nada (porque para eso esta el politburo del movimiento).
    Quiso ser el señor de la guerra y ahora quiere ser el señor de La Paz, el que diga como tiene que vivir la sociedad en la fase de posguerra.

    Aquí escriben unos cuantos, pero debate hay poco. Se argumenta poco. Porque los que discrepan de aberriberri, habitualmente agentes del MLNV ya solo se limitan a copias-pega de textos sacados de sus medios afines. Y a tragar.
    Porque en el fondo, el discurso de los aberriberris esta lo suficientemente elaborado como para ser poco rebatible. Y os limitáis al menosprecio, al insulto o la etiqueta.
    Pero la sociedad es mas vulnerable para la manipulación del relato en el que esta volcado el MLNV. Y aberriberri tiene esa tarea de reconducir el relato desde la visión del nacionalismo vasco, tenga muchos o pocos seguidores.

  47. JELen agur

    Y leo hoy en Deia: “La coalición de la izquierda abertzale mantiene su disposición a facilitar las cuentas a Sánchez, pese a mantener incumplido su acuerdo para derogar la reforma laboral. En Euskadi, es el único partido que no ha apoyado las cuentas de Urkullu ni una sola vez desde 2012”.

    Y todavía darán lecciones a los vascos.
    Será, en todo caso, de cómo ser servil al españolismo cavernícola del Frente Popular, ninguneando a las instituciones vascas.

    Apoyo al PSOE del Gal gratis, sin ninguna concesión a la gobernabilidad vasca.

    Creo que después de todo lo que han ladrado en su historia, se niegan a sí mismos y se rehacen para parecer más guapos, cuando no pasan de ser patéticos. ¡Y las hordas de gente que les aplauden con las orejas!

    Nunca dejaré de sorprenderme del ser humano.

  48. Pero bueno, hay que tener face para soltar esto : » Apoyo al PSOE del Gal gratis, sin ninguna concesión a la gobernabilidad vasca.»

    Y lo hace el que se auto atribuye no ser ninguna facción sino la autenticidad en persona, el del partido madre que lleva…17 añazos cogobernando con los promotores del GAL.

    Tantas horas de escribir en las redes afecta seriamente a la salud, hay que concluir como explicación

  49. JELen agur

    Nosotros no hemos llamado al PSOE lo que le habéis llamado vosotros. Por eso, es un escándalo mayúsculo la pleitesía con que os movéis ahora.
    De aquellos polvos son ahora estos lodos.
    Lo que habéis ladrado y lo que hacéis ahora.
    No hay ningún partido que se haya deslizado tanto de un extremo purista Vasco a la pleitesía hispana de ahora. Y gratis.
    Pero es chocante que sois peores que Vox en Euskadi.
    Para que necesitamos a Vox si ya os tenemos a vosotros?

    El PNV ha mantenido una coherencia, un respeto, incluso en los peores momentos, lo que no ha sido excusa para una crítica contundente.

    Lo que habéis piado, pollitos!
    Y lo que hacéis ahora!

    Comienza un nuevo curso político. Los nacionalistas tomamos nota de lo que hacéis, y lo que dejáis de hacer.

  50. […] En este agitprop estructurado (militante y/o financiado) de identificar el uso de la violencia de ET…. Una vez afianzada esta idea del nacionalismo como humus e ideología sustento de la violencia de ETA, el salto cualitativo que da el académico exvicerrector de la UPV, exanarquista y exparlamentario del PSE-PSOE Antonio Rivera ya no nos permite distinguir quién es “el ciclista de Goebbels” de su relato, si el nacionalismo democrático o la propia mayoría social vasca , en el nuevo escenario sobre el que alerta y llama a combatir que dibuja que hay que combatir: […]

  51. […] En este agitprop estructurado (militante y/o financiado) de identificar el uso de la violencia de ET…. Una vez afianzada esta idea del nacionalismo como humus e ideología sustento de la violencia de ETA, el salto cualitativo que da el académico exvicerrector de la UPV, exanarquista y exparlamentario del PSE-PSOE Antonio Rivera ya no nos permite distinguir quién es “el ciclista de Goebbels” de su relato, si el nacionalismo democrático o la propia mayoría social vasca , en el nuevo escenario sobre el que alerta y llama a combatir que dibuja que hay que combatir: […]

  52. Semanas después de haber participado en este debate, leo este artículo de Jorge Jiménez, que comparto aquí y que creo que expresa muy bien, de otra forma, lo que he querido transmitir.
    https://www.elcorreo.com/opinion/nunca-debio-amparar-20211031200526-nt.html


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: