Aberriberri bloga

Cuatro posibles fases para el Nuevo Estatus Político para 2015

Read Time:8 Minute, 3 Second

Iñigo Lizari

Lo mejor que tiene Euskadi es el Concierto Económico. La ley 12/1981 y la posterior Ley 12/2002, de 23 de mayo, por la que se aprueba el Concierto Económico con la Comunidad Autónoma del País Vasco fue de “artículo único” y dice así: “Se aprueba el Concierto Económico con la Comunidad Autónoma del País Vasco a que se refiere el artículo cuarenta y uno de la Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre, de Estatuto de Autonomía para el País Vasco en los términos establecidos en el anejo a la presente Ley. Si se quiere volver a acertar, es este mismo ejemplo y no otro el que habrán de seguir los sucesivos ensayos con los se va a poder ir incrementado nuestro autogobierno.

Sin duda, a la vista de lo sucedido con Estatuto de Cataluña, debemos sentirnos aliviados por el hecho de que se negaran en redondo a discutir aquel texto del nuevo Estatuto Político para Euskadi, ya que el eventual cepillado de las Cortes Generales y el posterior recepillado del TC hubiera reducido el texto de aquel proyecto Estatutario a un instrumento que garantizaría una cota de autogobierno menor de la garantizada hoy por el vigente Estatuto de Gernika de 1979. Por ello si pretendemos elevar el estatus político de Euskadi en mi opinión debemos cambiar la estrategia seguida en el Nuevo Estatuto Político: Ni podemos actuar de las misma manera socialmente (se requiere otra socialización y otra pedagogía), ni podemos actuar de la misma manera políticamente (se requiere de otro consenso entre diferentes), y sobre todo ni podemos actuar de las misma manera jurídicamente (un texto de un nuevo Estatuto con un texto articulado integro sería en mi opinión un error).

El presente post trata de hacer un resumen de conjunto de las distintas 4 fases que desde un punto de vista jurídico se podrían acometer para alcanzar este objetivo. En futuros post se desarrollaran cada una de estas fases por separado. Las cuatros fases son las siguientes:

FASE.- Reforma simplemente Formal del Autogobierno: Integrar todo el autogobierno en la Foralidad bajo el paraguas del la Disposición Adicional Primera de Constitución al modo en que lo hizo en su día la Comunidad Foral Navarra. Transitar e la Comunidad Autónoma del País Vasco a la Confederación o Unión Foral de Euskadi.

Para propuesta bastaría con tramitar una reforma Estatutaria que desembocase en una Ley Orgánica de Parcial Reintegración y Actualización de los Fueros de Bizkaia, Alava y Gipuzkoa (LOPRAFBAG) que como el Concierto Económico contuviera un “artículo único”, sometida al mismo proceso de aprobación de reforma estatutaria referéndum incluido (cosa que tristemente la LORAFNA no tuvo), que podría rezar así:

“La totalidad de las competencias que el Estatuto de Gernika de 1979 atribuye a la CAPV se entienden atribuidos a los Órganos Forales como reintegración y actualización parcial de sus fueros, en virtud de la cual la Comunidad Autónoma de Euskadi se conforma en Unión (o Confederación) Foral de Euskadi.

Tanto la forma en que la que estos órganos forales de los TTHH determinen la creación de órganos comunes para el ejercicio de competencias atribuidas en su día a la CAPV, como su naturaleza y competencia,s así como la relaciones de los órganos forales con los municipios, cuyo régimen se incardina en el “BLOQUE DE LA FORALIDAD” por ser fundamento consustancial del mismo, se rigen en su integridad por el principio de “AUTOTUTELA ORGANIZATIVA” de los Órganos Forales. Cuantas normas se dicten por los diversos parlamentos forales, tanto si son comunes como privativos de cada territorio, por las que se regulen competencias en su día atribuidas estatutariamente a la CAPV tendrán a todos los efectos fuerza de Ley pudiendo incluso usar esta denominación. Cualquier modificación de las facultades reconocidas a los Órganos Forales de la Unión Foral con relación al Estado Central, requerirá la aprobación bilateral de los órganos de la Unión Foral de Euskadi y los órganos del Estado Central.

Transitoriamente, hasta tanto no se produzca el correspondiente acuerdo entre los TTHH para la reorganización foral del actual entramado institucional de la CAPV, que requerirá la aprobación por mayoría absoluta de cada una de las Juntas Generales de cada Territorio, los Órganos Comunes de la CAPV y las competencias correspondientes a éstos  serán las que vienen definidas en la Ley 27/1983, de 25 de noviembre, de Relaciones entre las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma y los Órganos Forales de sus Territorios Históricos

Finalizada este reorganización serán los órganos comunes que se determine en este proceso interno a quiénes corresponderá la negociación con los órganos centrales del Reino de España de aquellas devoluciones que, como una forma de reintegración actualizada del régimen foral, se plasmaran en los respectos conciertos (convenios) económicos y políticos que serán objeto de sanción por ley en ambos parlamentos ”

En resumen: Tenemos que matar 3 pájaros de un tiro:

Es decir, se trata mediante una “reforma técnica o formal” de generar una plataforma con la que incrementar a futuro las competencias a cuenta de ir reintegrando paulatinamente el autogobierno perdido y poder incluso ir más allá del autogobierno perdido en virtud del derecho a decidir.

 

2ª FASE.- Reforma material del Autogobierno: Mejora del concierto Económico e incorporación del Concierto Político. Incorporación del mecanismo de la bilateralidad y de mecanismo de salvaguarda que prioricen la aplicación del derecho emanado de Euskadi ante eventuales vulneraciones invirtiendo el actual mecanismo de suspensión de forma que dicha suspensión opere siempre de forma automática en favor de las leyes forales de Euskadi. (Se trata de lograr una proximidad al pase foral, y digo proximidad, porque el pase foral es un mecanismo unilateral, nunca diremos que es lo mismo). La Confederación o Unión Foral de Euskadi, en tanto dejaría de ser una comunidad Autónoma vinculada por el título VIII, trataría de quedar excluido del arbitrio del TC para cuestiones competenciales siendo un órgano nombrado bilateralmente de forma paritaria el que se encargaría de dirimirlas.

 

3ª FASE.- El reconocimiento como Nación Europea: Amejoramiento de la Disposición Adicional Primera de la Constitución Española. Redoblamiento de la garantía del autogobierno

En esta fase entraría Cataluña para la cual se daría una ampliación de la misma al cumplirse 300 años de Decreto de Nueva Planta. Euskadi a través de las anteriores fases habría allanado el camino y el Estado buscaría solventar dos problemas de dos naciones en una sola operación que supondría un término medio entre las pretensiones secesionista y la pretensiones de mantener el actual Statu Quo. A través de la misma se produciría un reconocimiento Indirecto del derecho a decidir desde el momento en que se reconoce expresamente a Cataluña y a Euskadi como naciones diferenciadas de la nación española,  ya que la indivisibilidad consagrada en los Art. 2 y 8 afectaría únicamente a los territorios que estaría dentro de esta nación española, y por el contrario no afectaría a los territorios que estuvieran fuera de dicha nación, por más que estos territorios estuvieran vinculados por pactos con el Reino de España que sería un Estado plurinacional (se buscaría reformular la idea del pacto con la Corona que se procuró en el periodo constituyente de la transición ).

En la práctica el Reino de España tendría el siguiente modelo:

A).- El modelo de autonomía regional para la regiones y nacionalidades del estado unitario de la nación Española (nacionalidades serían regiones con lengua propia como Valencia o Galicia) que se regularía a través del título VIII.

B).- Un modelo confederal para Euskadi (y en su caso Navarra) y Cataluña que se conectaría con la Disposición Adicional Primera. Es de esperar que el estado español aprovecharía la ocasión para sustituir la actual Disposición Transitoria Cuarta por otra que permitiese un periodo de adaptación de 10 años a la Hacienda Española respecto a la perdida de ingresos que vendrían de Cataluña al asumir un sistema similar al concierto. Lo de Navarra no sería un problema, el Titulo VIII prohíbe la federación de Comunidades autónomas nada dice de las Comunidades forales que no se regulan en dicho título.

 

4ª FASE.- La consecución del nuevo Estatus Político para Euskadi: Esta fase se tramitaría casi al unísono de la reforma constitucional se trataría de realizar una completo amejoramiento de los conciertos políticos económicos mediante una nueva ley de reintegración y actualización (que añade a lo que ya hay) en donde se abordaría cuestiones sensibles y de calado y de hondura simbólica, como las relativas a la transferencia de la organización integral de la justicia de modo independiente, la posibilidad por lo tanto de nombramiento de jueces, aprobación de leyes jurisdiccionales (Escocia lo tiene), aprobación de leyes penales, leyes laborales etc….la relativas a la  representación de Euskadi en los organismo internacionales, las relativas a las selecciones deportivas, todo lo necesario para completar las actuales estructuras de estado de las que estamos dotados, de forma que podamos ser un auténticos estado vasco con un estatus reconocido de nación. Es decir un Estado-Nación, La Confederación o Unión Foral o los Territorios Bascos Unidos de Euskadi (como se quiera que se llamen), que estaría unido mediante pacto a otro Estado-Nación mayor, el Reino de España.

Salir de la versión móvil