Aberriberri bloga

Como anillo al dedo

Read Time:2 Minute, 43 Second

Eusebio Inzunza

La decisión del Gobierno español de reformar la ley electoral al objeto de cerrar toda posibilidad de presentación a la izquierda revolucionaria en elecciones venideras, constituye un nuevo ejercicio de retorcimiento del sistema y, a la postre, puede acabar beneficiando a la estrategia del MLNV.

No se puede olvidar que, tal como se aclaraba en Mugarri Txostena, uno de los objetivos para esta etapa era evidenciar la “voluntad de solución” de la izquierda contra-sistema y trasmitir a la sociedad la foto trucada de que el Estado es el verdugo y el MLNV la víctima. No cabe duda de que este nuevo impulso ilegalizador puede ser la guinda que remate la estrategia perfectamente diseñada en el documento aludido y posibilite el desarrollo sin complejos de la estrategia político-militar reivindicada y validada en Mugarri.

Un desarrollo político militar que, por otra parte, se sigue dando, puesto que las acciones de sabotaje y kale borroka no han desaparecido del campo de juego y ETA sigue preparando operaciones militares –robo de vehículos, petición del impuesto revolucionario, inserción de liberados en Hegoalde, asesinato de personas-, sin que los adalides de la cantinela de “sin violencias ni injerencias de ningún tipo” hayan puesto ningún pero a estas actividades. Y no, no se “ha jodido nada” (por usar la expresión de Otegi) cuando ETA ha asesinado a un policía francés, el proceso sigue su curso.

Más aún, la reacción de Eusko Alkartasuna a la posición de la izquierda abertzale oficial respecto a ese asesinato, expresada por la Secretaria de Comunicación del citado partido,  Ikerne Badiola, deja lugar para pocas dudas:

“Nunca hemos dicho que el camino iba a ser sencillo (…) “estamos en un escenario objetivamente mejor que el de hace unos meses, ya que existe un consenso absoluto en los partidos soberanistas sobre el hecho de que todo avance en materia de reconocimiento del ejercicio del derecho de autodeterminación, debe venir por vías civiles y democráticas, y que éstas son las únicas vías a utilizar para conseguir objetivos políticos”.

Efectivamente, el escenario sí que es “objetivamente mejor que el de hace unos meses”, puesto que ETA ha asesinado una persona y uno de los agentes llamados a conformar el “polo soberanista” valora la actual situación como “mejor”. Y esa llamada a recordar las dificultades del camino, induce a pensar que en los contactos existentes entre EA y la izquierda revolucionaria se ha tenido en cuenta la posibilidad de que en el desarrollo del proceso ETA intervenga.

Y es precisamente fruto de esa posibilidad contemplada por ambos sectores políticos donde encaja, como anillo al dedo, la nueva vuelta de tuerca del Gobierno español en materia de ilegalizaciones. Porque, por una parte, servirá de alimento al discurso victimista  del MLNV, que podrá vender a la sociedad y a sus bases que “ellos han hecho todo lo que estaba en su mano” y, por otra, dotará de argumentos a la casta intelectual del MLNV para seguir con otro ciclo de lucha con la estrategia político-militar. Y si ETA hace las cosas eficazmente, esto es, no provocar muchas víctimas hasta las próximas elecciones, sin que EA reniegue de la estrategia de colaboración, puesto que habría que entender esas acciones como las “dificultades del camino” que nadie puede soslayar.

Salir de la versión móvil