Aberriberri bloga

El espejo catalán, la Catalunya gris

Mikel García Maiza

Siempre he sentido una sana envidia de los catalanes a nivel político, en algunas cuestiones siempre están por delante. Algo parecido ocurría en los años ochenta y noventa a nivel informático con los americanos y Europa, siempre un paso por delante. Ahora ya no tanto, la globalización ha conseguido que esa diferencia casi desaparezca, por cierto, este es un ejemplo de que la globalización no siempre es mala.

Bueno como decía, a nivel político en determinadas cuestiones los catalanes siempre han ido un tiempo por delante con respecto al País Vasco. Un claro ejemplo es la utilización de la violencia como vía para alcanzar objetivos políticos, algo que los catalanes desestimaron hace tiempo y que en Euskadi se continua utilizando. Otro claro ejemplo es ERC y la representación que obtienen en el mapa político catalán, han pasado de no ser prácticamente nada a una gran representación, entre otras razones por olvidarse en su discurso político de la matraca del nacionalismo. Aunque posteriormente la utilización de un discurso excesivamente nacional y el desgaste en la gestión institucional les haya hecho perder votos.

Hoy me vuelve a dar envidia Catalunya con el tema de los referéndums independentistas, se pueden hacer muchas reflexiones sobre los mismos, oportunidad, modelo de consulta, participación y un largo etc, Yo solo quiero hacer una reflexión sobre lo que me da envidia sana y que tiene relación con una reflexión que habitualmente he oído a mi amigo Ricardo Ibarra.

La reflexión que hace mi amigo es bien sencilla, la población tanto de Catalunya como de Euskadi no es “blanca” y “negra”, es sobre todo “gris”. La inmensa mayoría de la población catalana al igual que la de Euskadi es “gris”, ni es blanca- nacionalista, ni negra- no nacionalista.

Una muestra de que la población de Catalunya es “gris” es el referéndum por la independencia y que dicho referéndum tenga tantos apoyos, tanto mediáticos como sociales, por cierto, algo que no hubiese ocurrido en el caso de haber sido una propuesta realizada por los partidos políticos catalanes.

En Euskadi, ocurre prácticamente lo mismo, entre la población no existen tantas diferencias como los partidos políticos con sus mensajes de confrontación nos quieren trasladar, basta que un partido “blanco” haga una propuesta para que los partidos “negros” declaren barbaridades de dicha propuesta, y a la inversa sucede otro tanto de los mismo, basta que un líder “negro” haga una propuesta para que los partidos “blancos” hablen totalmente en contra de la misma. Pero no realizando una valoración cuantitativa o cualitativa o incluso de oportunidad, sino en términos de: propuesta mala para el País, mala para los vascos etc.

El nacionalismo institucional tiene que realizar una gran reflexión y determinar sin quiere enquistarse en el discurso del “blanco” y el “negro” o por el contrario quiere liderar una Euskadi que por mucho que se empeñen tanto los nacionalistas como los no nacionalistas no es ni “blanca” ni “negra” es al igual que la catalana de color “gris”.

Salir de la versión móvil