Aberriberri bloga

Hamaikabat y Nafarroa

Read Time:8 Minute, 40 Second

Joxemari Aierdi (Promotor de Hamaikabat Nafarroa)

Hace unos días tomaba el compromiso de escribir un artículo para explicar la posición de Hamaikabat en la política Navarra. Sea el inicio de un debate al que concurriré en cuantas cuestiones sean planteadas en clave de “crítica política”.

Lo que representa NaBai .

Vivimos en un Territorio donde la pluralidad es probablemente su rasgo más diferencial. Una sociedad plural, de mayoría progresista, gobernada sin pluralismo por una gran minoría – de derecha y derecha extrema –  que extranjeriza a una parte de su propia tierra. Desde su nacimiento NaBai es el referente indiscutible para aquella parte de la sociedad navarra que más excluida se sentía. Cuando se habla de NaBai, sobre todo desde fuera, se hace hincapié fundamentalmente en el continente, en su carácter de “coalición de partidos”, olvidando el contenido que es lo que realmente ha ilusionado al vasquismo progresita navarro.

Lo que quiere aportar Hamaikabat al País

La CAV también es una Comunidad compleja y plural, con una construcción interna cuasifederal y realidades electorales diferenciadas. Los vascos y el nacionalismo vivimos una triple crisis: una global (la económica), otra endémica (la violencia) y otra nueva, la pérdida del Gobierno y la “navarristización” de Euskadi.

En la CAV el nacionalismo vasco ha liderado las instituciones desde el “cauce central”, construyendo país para todos y con todos; un ADN pluralista e integrador que se hereda desde los tiempos de Agirre. Frente a un nacionalismo español que lo ha intentado todo “legalmente” para devolver lo vasco a la España Uniforme, y frente a un movimiento totalitario que envilece la vida a diario y que desprestigia el problema vasco en el ámbito internacional. Sin embargo, desde el Gobierno Aznar y desde el Lizarra-Garazi, una parte del nacionalismo vasco y del español han ido saliendo del “cauce central” y de las visiones pluralistas para ir conformando los dos discursos soberanistas que han ido desplazando en parte a los discursos más integradores.

Efectivamente, en la CAV a través del pacto antinatura PP-PSE, están “navarristizando” la política llevando al Gobierno Vasco a un polo soberanista español, para llevarnos a la España Uniforme. Esta navarristización es interpretada de forma diferente por las diferentes organizaciones nacionalistas:

Lo cierto es que no hay más ciego que el que no quiere ver. ¿No es cierto que en 2005, con la misma ley de partidos, Ibarretxe y el tripartito habrían tenido mayoría absoluta? ¿Es cierto p.e. que “Donostia es una ciudad nacionalista en la que gana el PSOE cuando se presenta Odón”? ¿No es más cierto que el 1-M Patxi López –no Odón– sacó más votos que Ibarretxe + EA juntos en Donostia? ¿No es cierto que desde 2001 el nacionalismo vasco va perdiendo apoyo en la CAV? En H1! pensamos que hay que escuchar a más de 200.000 nacionalistas vascos que se han ido a casa desde el 2001 y preguntarse qué parte de responsabilidad tenemos. Que mientras se han mantenido los nacionalistas españoles y los totalitarios del MLNV, hemos ido adelgazando nuestra presencia en nuestro espacio, el “cauce central”. Que no hemos bajado sólo por razones de “continente” (romper la coalición), sino porque hemos eliminado parte del “contenido” integrador que ha ido llevando nacionalistas a casa. Que hemos perdido parte de nuestro ADN. Frente a la navarristización de la política vasca, los navarros de Hamaikabat proponemos la Nabairrización de la política nacionalista. Es decir, recuperar el “contenido” pluralista para construir el “continente” con partidos e independientes que quieran hacer nación desde “el cauce central”. Hamaikabat nace con el objetivo de construir nación para todos los vascos (nacionalistas o no) y, por qué no, con todos los vascos (nacionalistas o no).

Con este esquema, H1! no pretende inventar nada, sino Recuperar, Escuchar y Regenerar. Recuperar los mejores referentes del nacionalismo histórico, como Agirre o Irujo, que, guardando lo esencial del nacionalismo, supieron hacer nación contando con vascos no nacionalistas. Escuchar a la sociedad vasca, en especial a esa parte del nacionalismo que se ha ido a su casa en los últimos años. Regenerar el discurso nacionalista desde un espíritu crítico; criticando leyes injustas que trucan resultados electorales, pero preguntándonos qué tenemos que hacer para liderar la sociedad incluso con esta injusta ley.

No nacemos con la tensión de ganar elecciones desde H1!, sino para ayudar a que el nacionalismo integrador vuelva a liderar a la sociedad vasca. No nacemos para dividir al nacionalismo institucional, sino para unirlo en torno a la visión pluralista e integradora, para hacer en el resto del País el ejercicio que ha hecho NaBai desde su proyecto fundacional. Para reformular la Territorialidad, para que sea posible que vascos no abertzales sean capaces de reconocer el liderazgo del nacionalismo, e incluso votarle como ha sucedido antes (sobre todo en Alava). Acabar con determinados vicios que han ido alejando a los partidos de la gente, y devolverle la palabra y la confianza es uno de los retos fundamentales de Hamaikabat.

Lo que quiere aportar  Hamaikabat a NaBai

Hamaikabat, en clave de unión para el pluralismo, incorpora la concepción de “sujeto político” y de “territorialidad” del proyecto Político-Institucional de Nabai a su proyecto nacional:

“El nacimiento de Nafarroa Bai ha aportado formulaciones propias, constituyendo la única organización política que proclama a la ciudadanía navarra como sujeto político pleno, que posee una capacidad constituyente incondicionada y el derecho a establecer libremente su propio régimen político, así como el derecho de negociación con el Estado español para la creación de instituciones comunes de igual a igual. Es lo que NaBai define como ‘pactismo mayor’ o derecho originario, frente al ‘pactismo menor’ o negociación a la baja inspirador del Amejoramiento. Hamaikabat asume y defiende como propias estas formulaciones de Nafarroa Bai” (Ponencia Política de Hamaikabat)

Para H1! hay amenazas y oportunidades en NaBai que no podemos perder de vista:

  • Un discurso común propio de NaBai, más allá dede de los partidos.
  • Una estructura común, pues NaBai no puede seguir siendo una UTE de partidos. Debe ser un movimiento que, aunque mantenga la forma jurídica de Coalición, combine lo mejor de los partidos y la frescura de los no afiliados.
  • Una estructura con niveles suficientes de información y participación. Los nabaigunes han de ser permeables entre nabaizales (afiliados o no)
  • Defender el fortalecimiento de las estructuras comunes de NaBai fomentando los niveles de participación de todos los nabaizales, una de las asignaturas pendientes de la coalición.
  • Por ser máximos defensores del espíritu fundacional y colaborar en la construcción de discurso común y propio de NaBai.
  • Por servir de “argamasa” entre los partidos, ayudando a relajar tensiones, siendo percibidos como un apoyo y no como una amenaza.

Para nosotros, en Navarra, un militante de Aralar, de EA, del PNV o de Batzarre es un compañero nabaizale. Así actuamos y así vamos a seguir actuando.

Además de ser nabaizales, los nabaizales de H1! somos abertzales. Hamaikabat aspira a ser el referente del proyecto nacional de los abertzales de NaBai.  Por eso, cada vez que haya que opinar sobre temas de “ámbito nacional”, Hamaikabat Nafarroa opinará e intervendrá.

Entre las amenazas a NaBai no podemos ocultar nuestra oposición a “propuestas frentistas de acumulación de fuerzas” que, diseñadas desde una concepción extranavarra, liquidarían el carácter pluralista y de “cauce central” del ADN de NaBai. Propuestas que seguramente estarán en la agenda política de los próximos meses.

Consideramos que la concepción que H1! hace de la Territorialidad, la proclamación de la sociedad navarra como sujeto político, la defensa del Pactismo Mayor con el Estado, el “hacer nación con todos” como expresión del pluralismo (ciudadanía universal y nacionalidad a la carta), entroncan con lo esencial del pensamiento del nacionalismo institucional de Aranzadi, Irujo o Agirre.

Salir de la versión móvil