Aberriberri bloga

Ladrillos, cerdos y presupuestos

Read Time:5 Minute, 34 Second

Ion Gaztañaga

No está el horno del orgullo español para bollos. Así nos lo indican los amargos lamentos del diario El Mundo refiriéndose al inmisericorde artículo del Financial Times (ah, la Pérfida Albión…), que en su famosa columna Lex Column (aquella que dicen que establece su agenda) nos deleita con un curioso artículo, “Cerdos en el lodo” (“Pigs in muck”), que reza así:

“Países excitantes adquieren acrónimos excitantes. Acrónimos, al menos en círculos financieros. Brasil, Rusia, India y China, por ejemplo, son denominados BRICS (ladrillos en inglés), las iniciales implican un sólido crecimiento económico. Otros países son menos afortunados. Por ejemplo, Portugal, Italia, Grecia y España, han sido descritos en algunas ocasiones como los PIGS (cerdos, en inglés). Es un mote peyorativo, pero con mucho acierto.”

Y es que a pesar de su gran experiencia en la economía del ladrillo, los compinches de Barbanegra quieren asociar a Spain con lo porcino. ¡Habrase visto! Cerdos sí, pero de jabugo pata negra, diría ZP, con su optimismo antropológico. ¿Por qué un periódico como el Financial Times cree que al cochinillo español le ha llegado su San Martín? Sigamos leyendo:

“Hace ocho años, los cerdos realmente volaban. Sus economías se dispararon tras unirse a la Eurozona. Los tipos de interés cayeron a mínimos históricos –incluso hasta a niveles negativos en términos reales-. A esto le siguió un boom del crédito, como la noche sigue al día. Los salarios subieron, los niveles de deuda se inflaron así como los precios de las viviendas y el consumo. Ahora los cerdos están volviendo a besar el suelo.”

Desde luego uno no sabe si está leyendo el Financial o viendo la penúltima secuela de Porky’s. Cerdos volando, cerdos besando el suelo, menudo comienzo. Y lo que sigue tampoco es muy halagador:

“La profundidad de su caída se puede ver en sus cifras de comercio. Mientras que la Eurozona está en balance en términos generales, a finales de 2007, España y Portugal tenían unos déficits por cuenta corriente equivalentes al 10% del PIB. El de Grecia alcanzaba la friolera del 14%, mientras que el déficit de Italia se mantenía en una respetable tasa de entorno al 3%. La respuesta común a un déficit por cuenta corriente es una devaluación. Pero los PIGS son miembros del euro, así que esa ruta está cerrada.

La siguiente alternativa es simplemente seguir y financiar el déficit. Algo cada vez más difícil en estos tiempos de turbulencias crediticias. Ciertamente, España puede tener un problema particular. En el pasado, sus bancos –particularmente las no cotizadas cajas- han hecho uso de colaterales de baja calidad para hacer acopio de fondos baratos del Banco Central Europeo (BCE). Pero el BCE planea endurecer sus reglas de préstamos.

Lo cual sólo deja la última y más dolorosa solución. La competitividad puede ser restaurada a través de una caída de los salarios reales. En otras palabras: una recesión profunda. El signo más dramático de esto se ve en la creciente tasa de desempleo en España.

Gran Bretaña, que encaró un problema similar a principios de los 90 cuando fue encadenada al mecanismo de cambio europeo, retiró la libra esterlina del ERM y la devaluación salvó su salchicha. Alguno se pregunta ahora si los cerdos, como miembros del euro, corren el riesgo de convertirse en bacon”.

Semejante carga de profundidad, además de mostrarnos que el artículo del Financial Times tiene un tufillo al The Sun en vísperas de un partido de la selección inglesa, es hacerle al orgullo patrio español una auténtica cochinada, valga la redundancia. ¿Tan mal estarán las cosas dentro de poco? La verdad es que la amenaza de una recesión profunda mediante una caída de los salarios reales no es cosa para tomársela a broma.

¿Y qué harán los gobernantes de la piel del toro? Si le hacemos caso a Erkoreka,  intentarán hacer de la necesidad virtud, y aparentar que el apoyo que necesitan desesperadamente del PNV es realmente una disposición del PSOE a apoyar responsablemente los presupuestos vascos.

¿Importan realmente las apariencias del PSOE y los sentidos llamamientos a la responsabilidad del otrora orgulloso Jáuregui? La realidad es que el PSOE no pensaba hace meses que iba a tener que pasar por el aro del PNV, que tampoco podrá usar un aro en llamas (eso estaba pensado para la consulta en las generales y ya sabemos cómo fue el asunto) pero el PNV seguramente podrá agitar el látigo de las inversiones del Estado en Euskadi frente al león (que últimamente parece más bien de la Metro en lugar de la sabana) ZP. Quién sabe si van a pedir alguna transferencia que no nos conviene como la de I+D (no me diréis que no tendría gracia la cosa). Algo así creí entenderle a Iñigo Urkullu en su discurso de Zarautz cuando afirmó que “No sé si cuando nos lo planteen nuestra posición les parecerá un “precio caro o barato”, sí os digo que vamos a ser muy exigentes de manera responsable”.

Una grave crisis española va a afectar negativamente a la economía vasca, pero es que la crisis es mundial y por lo tanto también lo van a notar en otros países europeos a los que exportan nuestras empresas. Y apoyar y generar unos presupuestos del Estado que puedan ayudar a hacer más llevadera la crisis es ciertamente un ejercicio de responsabilidad que un partido de orden como el PNV no va a aprovechar para devolverle algunas bofetadas a ZP que vayan a agujerear los bolsillos de los vascos. Y además un buen presupuesto español no está reñido con una negociación de inversiones estratégicas en Euskadi para poder preparar mejor la economía vasca frente a los nubarrones.

¿No afectará esta necesidad del PNV a la imagen de alternativa de Patxi Lopez? El PSE, en un intento de inversión de papeles ya se ha apresurado a decir que ellos quieren ayudar a aprobar los presupuestos vascos, cuando los presupuestos vascos pueden prorrogarse tranquilamente con las elecciones a la vuelta de la esquina, mientras que ZP necesita desesperadamente dejar de estar aislado en el parlamento español.

Los votos del PNV no son suficientes para la aprobación de los presupuestos y otros partidos como el BNG, CC o NaBai pueden ser clave. Uxue Barkos ya ha hablado al respecto. Y no me resisto a pensar cuál sería la ironía de un PSOE que a los 6 meses de su euforia inicial, se vea en la necesidad de apoyarse en PNV y NaBai para no sufrir una estrepitosa derrota parlamentaria en su primer compromiso importante de esta legislatura. Y para ironía, la del prematuro candidato Patxi Lopez apoyando los presupuestos vascos a regañadientes, incluyendo el presupuesto de la consulta. Cosas de la política.

Salir de la versión móvil