Aberriberri bloga

Parasiteo social

Read Time:2 Minute, 21 Second

Iñaki Arratibel

En los últimos meses, mejor dicho, años, hay un municipio en Euskadi que merece la pena ser observado.  Me estoy refiriendo a Ondarroa. En este municipio el MLNV está  llevando a la  práctica una curiosa forma de protesta por la ilegalización de la lista de ANV en las últimas elecciones municipales; el impago de las obligaciones tributarias locales.

Cerca de doscientas familias de este costero municipio vizcaíno se han declarado insumisos al fisco local, eso sí, sin renunciar a los servicios que presta el consistorio. Este debe de ser la última arma revolucionaria inventada por la Izquierda Radical, el parasiteo social. Mientras ellos siguen utilizando los servicios municipales el resto del vecindario ha estado soportando las deudas originadas por estos “progres”, estimadas en 2’3 millones de euros.

Pero no debemos centrar nuestra atención únicamente en la actitud insolidaria de estos vecinos, también lo debemos hacer ante la dejación que ha hecho el Ayuntamiento de sus funciones. A este respecto, la miembro de la Gestora de Ondarroa María Esther Solabarrieta, en declaraciones a Vocento el pasado 15 de agosto,  es así de tajante, “Muchas cosas se han ido dejando y la bola ha crecido. Un ejemplo es la recaudación de impuestos. No se ha hecho en ejecutiva en los últimos 16 años. Tú das unos servicios por los que hay que cobrar”. La dejación institucional demostrada por el Ayuntamiento de Ondarroa en los últimos DIECISEIS AÑOS, que se dice pronto, es realmente llamativo. No será fácil la labor de la Gestora de Ondarroa para poner orden en una institución gobernada en los últimos años años desde la más clamorosa irresponsabilidad. Parece que el problema entrará en vias de solución gracias al acuerdo alcanzado entre la Gestora y la Diputación de Bizkaia, por la que esta última asumirá la recaudación, vía ejecutiva, de las deudas tributarias pendientes de cobro.

Personalmente confío en que la Diputación haga caer sobre estos insolidarios todo el peso de la Hacienda Foral, y que recaude hasta el último céntimo de la deuda. Así, espero que cuando vayan a hacer la declaración de la renta el ordenador les escupa toda las deudas que tienen con la sociedad, y si les hacen una inspección fiscal mejor. En cuanto  a la Gestora de Ondarroa les recomiendo que estudien la posibilidad legal de hacer pública la lista de los morosos porque entre ellos, estoy seguro, estará el típico batasuno de Audi que alardea de no pagar el agua o la basura, mientras sigue disfrutando de esos servicios a cuenta de los demás. A mí si fuese vecino de Ondarroa, me gustaría saber a qué vecino le he estado pagando los servicios municipales.

Finalmente añadir que lo que trascendido de Ondarroa pone de relieve los complejos de ciertos gobernantes ante las actitudes totalitarias, antisociales y antivascas de la Izquierda Radical. ¿O no?

Salir de la versión móvil