Aberriberri bloga

La apuesta por los aeropuertos distribuidos

Read Time:3 Minute, 25 Second

Ion Gaztañaga

En los últimos tiempos, los aeropuertos vascos han sido noticia en los medios de comunicación. Primero la ampliación del Aeropuerto de Loiu por las previsiones en el crecimiento de viajeros y las correcciones de sus ya conocidas deficiencias en la terminal diseñada por Calatrava. Además el congreso aprobó por unanimidad que se garantizara la operatividad actual del aeropuerto de Hondarribia, bien ampliando la pista o añadiendo mejoras a la actual.

Los aeropuertos disponibles (Foronda, Noain, Loiu, Hondarribi y Biarritz) no ofrecen una calidad acorde con dicha cantidad. Foronda (173.877 pasajeros en 2007) y Noain  (375.309 pasajeros en 2006) están lejos de los territorios más poblados y de mayor afluencia turística (Gipuzkoa y Bizkaia). El aeropuerto de Loiu está teniendo problemas para el aterrizaje debido a las montañas y la turbulencias que se generan en la última parte de la aproximación los días de viento (efecto cizalladura).

El aeropuerto de Hondarribia tiene problemas mucho mayores. La ampliación es muy dificultosa, es necesario entrar por el espacio aéreo francés y existe un convenio de limitación de vuelos con Francia (incumplido sistemáticamente) y con fuerte oposición vecinal tanto en Hondarribi como en Hendaia. Las nuevas medidas de seguridad han originado una polémica por la ampliación de la pista y el futuro del aeropuerto está en duda ya que es difícil encontrar otro emplazamiento en la orografía guipuzcoana. La propia sociedad Ortzibia ha previsto que el aeropuerto de Hondarribia perderá el 60% de los usuarios con el TAV, cifra que irá en aumento según los visto en línea AVE de Sevilla-Madrid (actualmente 81% de los viajes por tren). Sugerir un abandono es políticamente complejo en los difíciles equilibrios entre territorios y la sospecha de la concentración bilbaína. ¿No hay solución posible para un aeropuerto que de servicio a la zona que no puede abarcar el aeropuerto de Loiu (4.277.610 viajeros en 2007 y a más de una hora en coche desde Donostia)?

Existe otro aeropuerto cercano a Hondarribia (466.494 pasajeros en 2007): el aeropuerto de Biarritz (930.000 pasajeros en 2007) que tiene una buena conexión con París y Bruselas (desde donde puede viajarse a casi todos los destinos). La propia sociedad Ortzibia y el aeropuerto de Biarritz, han apostado coordinar la oferta y repartir líneas entre ambos aeropuertos. ¿Podrían ser Hondarribia y Biarritz terminales de un mismo aeropuerto transfronterizo? Para ello es necesaria una comunicación rápida tal y como sucede en los aeropuertos grandes, donde para cambiar de una terminal es necesario el transporte público. Por ejemplo en el Charles de Gaulle de París el tiempo entre terminales en es de 25 min. en autobús y 8 min. en metro.

En nuestro entorno hay empresas suficientemente preparadas como para realizar una infraestructura de suficiente velocidad que pudiera ser construida a cambio de una concesión de la explotación y que muy probablemente sería recibida (y financiada) por numerosos municipios de ambos lados del Bidasoa que llevan reclamando una línea de comunicación de cercanías que de servicio efectivo a este entorno. Otra opción sería aprovechar la línea convencional de cercanías existente y construir los ramales necesarios para unir los aeropuertos.

Pero la situación podría ser todavía más audaz. Es necesario que todos los viajeros  guipuzcoanos tengan que ir a Hondarribi o Biarritz para facturar sus maletas en pleno siglo XXI?  ¿No sería posible que los pasajeros guipuzcoanos pudieran facturar sus maletas en la estación en Donostia, y sentarse en una lanzadera que les llevaría a la terminal que les correspondiera directamente? ¿O que facturaran en Biarritz para luego montarse en el avión en Hondarribi hacia Madrid? Actualmente el tiempo en coche desde Donostia a Biarritz es de unos 35 minutos. Facturar en Donostia y tomar una lanzadera reduciría considerablemtne estos tiempos y podría abrir la puerta a una colaboración interinstitucional transfronteriza que podría ampliarse a otros ámbitos como el turismo de la costa vasca o el turismo rural.

Ideas que nos pudieron parecer descabelladas hace unos pocos años se hacen posibles porque en la era de la red de redes, lo esencial no es el tamaño sino estar bien conectado.

Salir de la versión móvil